Cómo perder peso y no ganarlo de nuevo: sencillo

Que la dieta del pollo y del pan, que la de perucho, que algodones en las orejas, que no coma esto, que tampoco aquello. En cuestión de dietas, de todo se ve, aunque la fórmula es sencilla: coma saludable y haga ejercicio.

Esa combinación reduce la grasa corporal y preserva los músculos en los adultos mejor que cualquier dieta sola, según un estudio publicado online en Obesity y conducido por National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), de Estados Unidos.

Claro: como la pereza reina, se recurre a todo tipo de dietas, muchas de ellas con consecuencias serias.

Kevin Hall, investigador, analizó los efectos individuales del ejercicio vigoroso y una dieta restringida examinando los datos de 11 participantes del reality de televisión El perdedor más grande. El programa muestra adultos obesos perdiendo grandes cantidades de peso durante varios meses. Los participantes eran aislados en un rancho y seguidos por mucho tiempo en casa.

Los investigadores midieron la grasa corporal, el gasto de energía total y la tasa metabólica en descanso –la energía quemada durante inactividad- tres veces: al comienzo del programa, en la semana 6 y en la 30, que fue al menos 17 semanas luego de que regresaran a casa los participantes.

La participación en el programa llevó a una pérdida promedio de 128 libras, con cerca del 82% proveniente de la grasa y el resto de tejido magro como músculo. La preservación de ese tejido, aún durante la pérdida rápida y sustancial de pérdida de peso ayuda a mantener la fortaleza y la movilidad y reduce el riesgo de lesiones, entre otros beneficios.

Al final de la competencia se estableció que la dieta sola fue la responsable de más pérdida de peso que el ejercicio, 65% de grasa y 35 de músculo. El ejercicio solo llevó a que se perdiera grasa solamente, incluso con un ligero incremento en la masa magra a pesar de la pérdida total de peso.

Los análisis mostraron que los participantes podrían mantener la pérdida de peso con cambios moderados en el estilo de vida: 20 minutos diarios de ejercicio vigoroso y 20% de restricción calórica.

La increíble recarga de energía en los pájaros

Los corredores de maratón se empacan su buena dosis de pastas los días previos a la competencia. ¿Qué hacen los pequeños pájaros que realizan las grandes migraciones de un continente a otro? No son recorridos tan cortos como para cubrirlas con las reservas energéticas adquiridas antes de la travesía.
¿Cómo hacen entonces? Michał Wojciechowski y Berry Pinshow explican que la mayoría de pájaros hacen escalas para reaprovisionarse y recuperar la energía antes de partir de nuevo.
Pero hay un detalle a considerar: los pájaros gastan dos veces más energía durante la escala que la que emplean en su viaje. ¿Cómo pueden reanudar vuelo?
Los científicos estudiaron los pájaros euroasiáticos de corona negra, que se detienen en la región de Midreshet Ben-Gurion, en Israel, a recargar baterías, y en Toron, en Polonia..
En el estudio, publicado en The Journal of Experimental Biology, los investigadores pesaron estas pequeñas aves y monitorearon sus temperaturas corporales, las tasas metabólicas mientras se alimentaban de frutas y gusanos.
En el día, la temperatura subía a 42,5 grados centígrados, pero cuando llegaba la noche, comenzaba a descender. En la noche era de 38 grados promedio, mientras que en algunos pájaros alcanzaba 33 grados. Al considerar sus masas corporales contra las temperaturas nocturnas, las temperaturas de los más pequeños estaban correlacionadas con su masa corporal
Por último, los científicos establecieron la relación entre la temperatura de los pájaros y sus tasas metabólicas y encontraron que los más pesados eran los que menos reducían esa tasa, mientras los más ligeros la bajaban más. Algunos conservaban un increíble 30 por ciento de su energía volviéndose hipotérmicos.