Mente mueve brazo robótico y choca esos cinco

Ya van como cinco casos reportados, aunque pueden ser más: cuadripléjicos que mueven con su pensamiento un brazo robótico y realizan una tarea que por años no han podido: tomar una bebida o, ahora, hasta tocar otra persona.

El último reporte acaba de aparecer en Plos One. Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y el UPMC describieron cómo una red de electrodos conectados al cerebro le permitieron a un hombre paralizado de 30 años de edad controlar el movimiento de un carácter en una pantalla de computador en tres dimensiones solo con su pensamiento. El hombre pudo mover también un brazo robótico para tocar la mano de un amigo por primera vez en 7 años luego de un accidente en motocicleta.

Mediante una interfaz cerebro-computador, los pensamientos de Tim Hemmes, quien tiene una lesión de la médula que le dejó incapaz de mover su cuerpo de los hombros para abajo son interpretados por algoritmos de computador y traducidos en intenciones de movimiento de un cursor de computador y luego un brazo robótico, explicó Wei Wang, profesor del Departamento de Medicina Física y Rehabilitacio´n del Pitt School of Medicine

“Cuando Tim logró chocar esos cinco con el brazo robótico, supimos que la tecnología tenía el potencial de ayudar a la gente que no podía mover sus propios brazos para ganar independencia”, agregó Wang.

Seis semanas antes de la cirugía de implante, el equipo procedió con imágenes de resonancia magnética funcional del cerebro de Hemmes mientras él veía videos del movimiento del brazo. La información fue luego usada para colocar un marco de electrocortigrafía con una red de 28 electrodos del tamaño de una estampilla de correo sobre la superficie de la región cerebral que las imágenes mostraron que controlaban el movimiento del brazo y la mano derechos.

Los alambres del dispositivo fueron conducidos bajo la piel de su cuello para emerger en el pecho, donde se podían conectar a los cables de un computador. Pronto fue capaz de moverlo.

¿En cuánto estarán disponible estas tecnologías? Aunque han demostrado su utilidad y funcionalidad, falta superar problemas como la red de alambres que se debe disponer entre el cerebro y los aparatos.

Pero se ha avanzado.

En la foto de Plos One, sitio donde se colocó la red de electrodos.

Hormonas influirían en escogencia de carrera

Si usted es piloto, enfermera, profesor o ingeniero podría deberse a sus hormonas, que influyen en los intereses de las personas de acuerdo con un nuevo estudio.

“Nuestros resultados entregan apoyo fuerte sobre las influencias hormonales en el interés en las ocupaciones caracterizadas por el trabajo con cosas versus la gente”, dijo Adriene M. Beltz, estudiante graduado de psicología que trabaja con Sheri Berenhaum, profesora de Psicología en Penn State University.

Los investigadores analizaron los intereses de las personas en ocupaciones que exhiben diferencias entre los sexos y la población general y que son relevantes para las carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Estudiaron jóvenes y adultos jóvenes con hiperplasia adrenal congénita –una condición genética- y sus mellizos que no tenían HAC.

Las personas con esa condición están expuestas a más andrógenos –una clase de hormona masculina- de lo que es normal mientras están en el útero. Las hembras sin HAC son genéticamente mujeres y tratadas como tales, pero sus intereses tienden a ser más similares a los estereotipados para hombres.

Los investigadores reportaron en Homones and Behavior que las mujeres con HAC estaban más interesadas que las hembras sin HAC en carreras relacionadas con cosas en comparación con carreras relacionadas con la gente. También encontraron que los intereses en las carreras correspondían directamente a la cantidad de andrógeno a las que estaban expuestas aquellas con HAC, así que aquellas expuestas a más cantidad en el útero mostraban más interés en cosas que en las personas.

Las hembras sin HAC tenían menos intereses que los machos en ocupaciones relacionadas con cosas, tales como ingeniería o cirugía, y más interesadas en carreras enfocadas con las personas, como trabajadora social o profesora. No hubo diferencia significativa entre hombres con HAC y aquellos sin esa condición.

“Encontramos una influencia biológica en el interés biológico hacia cosas, así que quizás las mujeres no escogen esas carreras por lo que están interesadas en las personas no es consistente con un interés en carreras técnicas, según Beltz.

Los inteligentes hacen crecer la economía

Con frecuencia se hace uno esa pregunta, cuando mira el avance de países desarrollados. ¿Es más inteligente o más lista la gente que vive allí? No es sencillo, pero hay un estudio reciente publicado en Psychological Science. Investigadores analizaron datos de 90 países y encontraron que la inteligencia de las personas, en especial del 5 por ciento más inteligente, contribuía mucho a la fortaleza de sus economías.

Hace años los economistas hablan de lo que llaman el valor del capital humano, que significa todas las cualidades de las personas que constituyen la fuerza laboral. Heiner Rindermann, de Chemnitz University of Technology quería mirar de cerca ese capital, en especial ese factor que los psicólogos llaman capacidad cognitiva. “En otras palabras, la capacidad de una persona de solucionar un problema de la manera más eficiente, no con violencia sino pensando”, dijo el investigador. El estudio lo escribió con James Thompson, del University College London.

Recogieron información de 90 países, incluyendo de Estados Unidos a Nueva Zelanda y de Colombia a Kazajistán . Además recogieron datos de la excelencia en ciencia y tecnología, el número de patentes por persona y cuántas personas habían ganado el Nóbel, por ejemplo.

¿Qué encontraron? Que la inteligencia sí hace una diferencia en el Producto Interno Bruto. Por cada punto de incremento en el promedio de cociente intelectual nacional, el producto interno era 229 dólares más alto. Eso hace una gran diferencia si el 5 por ciento más listo de la población se hacía más listo: por cada punto adicional del CI en ese grupo, el PIB per cápita era 468 dólares más alto.

“Dentro de una sociedad, el nivel de las personas más inteligentes es importante para la productividad económica”, dijo Rindermann. Cree que se debe a que “son relevantes para el progreso tecnológico, la innovación, para dirigir la nación, liderar organizaciones como emprendedores y así por el estilo”.

Para el investigador, para la libre economía hoy es más importante el capital humano y la capacidad cognitiva, no un gobierno que se mantenga al margen como se proclamaba desde Adam Smith.

Témale al Sol que está rugiendo

Téngale miedo a un gigante que despierte. El Sol, nuestra estrella, está saliendo de un prolongado letargo, por lo que se espera un aumento de la actividad solar, indicó Richard Fisher, científico de la división de Heliofísica de la Nasa.
¿Y a mi qué? No es tan fácil de decirlo. O decirlo sí, pero soportando las consecuencias.
La sociedad tecnológica actual ha desarrollado una sensibilidad sin precedentes a las tormentas solares. Eso es lo que preocupa a los científicos, que se reunieron hace dos semanas en la cuarta sesión anual del The Space Weather Enterprise Forum.
Hace dos años, la Academia de Ciencias de Estados Unidos publicó un reporte titulado Eventos Severos del Clima Espacial-Impactos Económicos y Sociales, en el que se hacía caer en cuenta cómo las personas en el siglo XXI dependen de sistemas de alta tecnología para la vida diaria, tales como GPS, viajes aéreos, servicios financieros y comunicaciones de emergencia, todos los cuales pueden ser noqueados.
Una gran tormenta solar de esas que ocurren cada siglo, provocaría, sólo en Estados Unidos, un daño económico 20 veces mayor que el dejado por el huracán Katrina en ese país.
En 1859 se presentó, según Wikipedia, una enorme tormenta solar, con auroras que llegaban hasta el sur del Caribe. Hoy se especula que en 2011 o 2013 podría haber alguna de consecuencias impredecibles.
Mucha parte del daño podría ser mitigado, si los expertos logran saber que hay una tormenta en curso, para lo cual se requiere una gran observación del Sol.
Tres satélites de la Nasa, Stereo, SDO y ACE cumplen esa misión.
“Los pronósticos del clima espacial están aún en su infancia, pero estamos haciendo progresos rápidos”, opinó Thomas Bogdan, director del centro de predicción de ese clima en Boulder Colorado.
La situación será más seria en los próximos años. Para Fisher, estamos entrando en una nueva era en la que el clima espacial puede ser tan influyente en nuestra vida diaria como el clima terrestre.
Aunque no lo crea. La foto es cortesía de la Nasa