Enfermedad periodontal dificulta embarazarse

Uno de los problemas de salud complicados es el de encías. No sólo por el aliento desagradable que es una verdadera tortura para quienes lo tienen y para quienes lo deben soportar.

No. Ese no es el asunto. No hace mucho se ligó el problema de encías a la enfermedad del corazón: unas bacterias de la boca pueden incidir en un problema del vital órgano.

La enfermedad periodontal también ha sido asociada a otras condiciones que uno no creería.

Bien, otra pata que le nace al cojo: los problemas de encías inciden en el embarazo. ¿Cómo así? Tal parece que las mujeres que tienen esa enfermedad demoran más en quedar embarazadas, reportó el profesor Roger Hart en el encuentro anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología.

El efecto negativo es de la misma magnitud que el que proporciona la obesidad.

Esta enfermedad es una situación crónica e inflamatoria de las encías y el tejido de apoyo que es provocada por una bacteria común a todas las bocas y que si se deja sin control origina inflamación alrededor del diente, la encía comienza a separarse de este dejando espacio (sacos periodontales) que se infectan.

La inflamación desencadena una cascada de eventos destructores del tejido que pueden pasar al sistema circulatorio. Por eso ha sido asociada, además de los problemas del corazón, a la diabetes tipo 2, enfermedad respiratoria y renal, y a problemas en el embarazo tales como el aborto y el parto prematuro.

Se cree que alrededor del 10 por ciento de la población tiene la enfermedad periodontal, que se puede prevenir con una buena cepillada varias veces al día y con el uso regular de la seda dental.

En el estudio el profesor Hart siguió un grupo de 3.737 mujeres preñadas y encontraron que aquellas con enfermedad periodontal tardaban unos 7 meses en embarazarse, frente a 7 de las demás. Las mujeres no caucásicas tardaban hasta un año.

Hallazgos curiosos de la ciencia

Incendios y pubertad. Investigadores reportaron una posible explicación para la reducción de la edad de pubertad en Estados Unidos: ciertos antirretardantes de llamas usados ampliamente e introducidos en los años 70. En animales (y en los genitales de los niños varones) se ha mostrado que algunos retardantes del grupo PBDE (éteres difenilos polibrominados) tienen efectos feminizantes. Ahora, un nuevo estudio del colegio de medicina de la Universidad de Cincinnati comparó cuándo llega el primer periodo de las niñas con los niveles de los PBDE en la sangre: a mayor concentración, más alta probabilidad de que la primera menstruación llegue temprano, antes de los 12 años. El hallazgo aparece en Environmental Research. Curiosa la relación.

Las toxinas llegan a casa. El pescado y el agua traída de los lagos puede contener cantidades altas de venenos bacteriales conocidos como microcistinas, halló un estudio publicado en Environmental Science & Technology. La cianobacteria, a menudo llamada alga azul, libera esas toxinas en aguas ricas en nutrientes. Un grupo midió los niveles de la toxina en Uganda y Estados Unidos y encontró que en 9 de 10 los niveles en el agua para consumo y en los peces –en especial depredadores y peces de pesca deportiva, excedían los niveles recomendados.

Autogobierno pancreático. El páncreas humano no necesita del cerebro para decir qué hacer. Las células pancreáticas elaboran su propio químico cerebral. En la mayoría de animales, los nervios simpáticos –como los que controlan la respiración, el latir del corazón y otros procesos inconscientes- liberan un químico cerebral llamado acetilclolino para decirla a las células del páncreas cuándo producir insulina. Pero los humanos tienen relativamente pocos de esos nervios conectados a las células beta productoras de insulina informaron investigadores de la Universidad de Miami en Nature Medicine. Cuando los niveles de azúcar bajan, las células alfa en el páncreas producen acetilclolinos, que induce a las beta a liberar la insulina, según el grupo. El resultado sugiere nuevas formas de regular los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes. Curioso.

Huesos luminosos. Tomando las ventajas que ofrece una proteína para adherirse a los huesos, científicos crearon una fluorescente que se une u revela las estructuras del esqueleto en gran detalle, según experimentos con ratones. El logro, presentado en ChemBioChem, se vale de la proteína osteocalcina, que busca y se fija a la hidroxipatita, el principal componente de los huesos. El desarrollo podría ayudar a los científicos a detectar calcificaciones en las arterias y en el tejido del seno y rastrear la progresión de enfermedades óseas. Curioso.

De 6 a.m. a 12 m.: hora mortal para el corazón

Téngales miedo a las mañanas. Las personas que sufren un ataque cardiaco en la mañana resultan más afectadas, revela un estudio que aparecerá en el journal Heart.

Los ataques que ocurren entre las 6 a.m. y mediodía es más probable que dejen un 20 por ciento más de área de tejido del corazón muerta, que aquellos que se presentan a otra hora.

Está bien establecido que el reloj personal de 24 horas influencia varios procesos cardiovasculares fisiológicos incluyendo la incidencia de ataques, que tienen a presentarse más alrededor de la hora cuando la persona se está despertando, pero lo que no es tan conocido es la extensión del daño que esto provoca.

Esto fue medido por científicos en Madrid. De 811 pacientes, el mayor número, 269 tuvieron el ataque de 6 a.m. a mediodía, seguidos por 240 que lo tuvieron de 6 p.m. a medianoche y 140entre medianoche y las 6 a.m.

Los que presentaban el mayor daño fueron aquellos que lo padecieron en la transición del periodo de oscuridad al de la luz del día.

El estudio debe ser corroborado por otros, pero sus revelaciones pueden derivar en medidas médicas para cierto tipo de pacientes.

Una inyección contra infartos y derrames

Qué tal: usted sufre un infarto o un derrame y, táquete, le ponen una inyección y… se recupera.

Esta historia podría ser verdad un día. Un nuevo estudio revela que una simple inyección podría limitar las devastadoras consecuencias de un ataque al corazón o un derrame.

El desarrollo comenzó a ser trasladado a novedosas terapias clínicas.

El logro fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, luego de un trabajo internacional liderado por la Universidad de Leicester (Reino Unido).

El profesor Wilhelm Schwaeble y colaboradores identificaron una enzima, llamada Mannan Binding Lectin-Associated Serine Proteasa-2 (Masp-2) se encuentra en la sangre y es un componente clave de la conexión de la lectina, un componente del sistema inmune innato.

Esa conexión es responsable de la respuesta inflamatoria del tejido potencialmente desastrosa que puede presentarse cuando un tejido corporal u órgano es reconectado al suministro de sangre tras una isquemia (una pérdida temporal del suministro de sangre y del oxígeno que transporta). Esa respuesta inflamatoria excesiva es responsable por la morbilidad y mortalidad asociada con el infarto del miocardio y los accidentes cerebrovasculares.

El estudio halló una manera de neutralizar la enzima incrementando los anticuerpos terapéuticos contra ella. Una simple inyección de esos anticuerpos en animales ha demostrado ser suficiente para interrumpir el proceso molecular que deriva en la destrucción de órganos y tejidos tras un evento isquémico, lo que deja menores daños y mejores perspectivas de recuperación.

“Es un logro fascinante en la búsqueda de tratamientos novedosos para reducir significativamente el daño de tejidos y la afectación en el funcionamiento de órganos que ocurre tras una isquemia en muchas situaciones serias como infartos y derrames”, dijo el profesor Schwaeble.

Los estudios en pacientes serán conducidos en el hospital de la universidad.

Desarrollan en laboratorio un hígado humano

A quien le falle al hígado… muerto. Es un órgano vital, como muchos otros. El cáncer en él es letal. En ocasiones, el trasplanta funciona, pero no hay hígado pa’ tanta gente.

Bien, científicos del Institute for Regenerative Medicine en Wake Forest University Baptist Medical Center lograron un avance importante en el camino hacia el desarrollo de hígados en laboratorio: son los primeros en emplear células humanas de hígado para hacer crecer hígados en miniatura que funcionan, al menos en laboratorio.

Ahora, el próximo paso es verificar si continúan funcionando luego de que sean trasplantados a un modelo animal.

El estudio fue presentado el pasado domingo en el encuentro de la American Association for the Study of Liver Diseases en Boston.

De esta manera mejoran las perspectivas para quienes en el futuro necesiten un trasplante. O incluso servirán para probar la eficacia y seguridad de nuevas medicinas.

“Estamos muy entusiasmados por el logro, pero debemos enfatizar que estamos en las primeras y muy tempranas etapas y varios obstáculos deben ser resueltos antes que puedan beneficiar a pacientes”, expresó Shay Soker, profesor de medicina regenerativa y director del proyecto.

“No sólo debemos aprender cómo hacer crecer miles de millones de células de hígado a la vez para diseñar hígados del tamaño requerido para pacientes, sino que debemos determinar si esos órganos son seguros para usar en personas”, agregó.

Pedro Baptista, director de la investigación, dijo que el proyecto es la primera vez que emplea células humanas del hígado para desarrollar esos órganos en laboratorio.

Para desarrollar los hígados, los científicos empelaron hígados de animales que fueron tratados con un detergente para remover todas las células, un proceso llamado descelularización, dejando sólo el esqueleto de colágeno, por llamarlo así, para soportar la estructura. Luego remplazaron las células originales con dos tipos de células humanas: células inmaduras del hígado conocidas como progenitoras y células de endotelio que trazan los vasos sanguíneos.

Las células fueron introducidas dentro de ese esqueleto a través de grandes vasos que alimentan un sistema de vasos menores en el hígado. Esta red de vasos permanece intacta tras la descelularización. Luego el hígado fue colocado en un biorreactor, un equipo especial que suministra un flujo continuo de nutrientes y oxígeno a través del órgano.

Tras una semana en ese sistema, los científicos documentaron la progresiva formación de tejido humano de hígado, así como funciones asociadas al órgano. Observaron la diseminación del crecimiento celular dentro del órgano.

La capacidad para desarrollar un hígado se había demostrado ya, pero la posibilidad de generar uno que funcionara era aún objeto de dudas.

La cucaracha tiene algo interesante

En vez de ser un problema de salud, la cucaracha podría contribuir con el bienestar de las personas.
En el cerebro de estos insectos se encontrarían potentes antibióticos, de acuerdo con un estudio de investigadores de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Nottingham.
Encontraron que los tejidos cerebrales y nerviosos eran capaces de eliminar más del 90 por ciento del Staphylococcus resistente a la meticilina y al patógeno Escherichia coli, sin dañar las células humanas.
El trabajo de Simon Lee es presentado esta semana en el encuentro de la Sociedad de Microbiología General.
Para el investigador, algún día esto podría traducirse en medicinas más potentes para combatir esos microbios.
Naveed Kahn, profesor de Microbiología Molecular y quien supervisa el trabajo de Lee, recordó que hay una necesidad continua de encontrar nuevas fuentes de antibióticos que no generen resistencia en las llamadas superbacterias.

Los primeros hilos que el hombre fabricó

Que encontraron un tejido en una cueva, no parece nada extraño. Pero si se agrega que fue hecho hace 34.000 años, vaya que se torna interesante. E impresionante.
Un equipo de arqueólogos y paleobiólogos descubrió hilos tejidos hace cerca de 34.000 años en lo que es hoy la República de Georgia, se informó en la revista Science que comenzó a circular ayer.
El hilo o lino fue extraído por esos primitivos pobladores de una planta de lino que seguramente crecía silvestre y constituye la fibra más antigua usada por humanos. Las fibras habrían sido usadas para trenzar hilos y hacer teles, que se habrían empleado para cubrirse del frío, o también para unir pedazos de cuero.
Las excavaciones en una caverna fueron encabezadas por Ofer Bar-Yosef, George Grant y Janet G. B. MacCurdy.
Para el hallazgo se hizo análisis microscópico del suelo en el que se hallaron numerosas fibras.
“Este fue un invento crítico para esos humanos, que pudieron emplear las fibras para sus vestidos o elaborar canastos para sus actividades domésticas”, expresó Bar-Yosef.
Los artículos creados con estas fibras incrementaron las oportunidades de supervivencia y su movilidad en las difíciles condiciones de esa montañosa región.
Algunas de ellas estaban trenzadas, sugiriendo su empleo en al fabricación de cuerdas y cadenas. Otras estaban teñidas, tarea en la cual utilizaron las plantas de la zona.
La foto es cortesía de Science.

123