Se abre esperanza para células madre

Células madre de ratón

Nueva esperanza para las células madre. Si bien no son la panacea y aún algunos estudios les encuentran problemas, pues no en todos los casos son conocidas las implicaciones a futuro, sí son una esperanza real contra muchas enfermedades que afligen una humanidad agobiada de por sí.

La Corte Federal de Apelaciones de Estados Unidos revisará una prohibición que evita la financiación oficia de la investigación sobre las células madre, lo que despejaría el camino para una mayor exploración sobre cómo funcionan y cómo deben ser manejadas para tratar un grupo de enfermedades.

La decisión ha sido aplaudida por la administración Obama y por investigadores en este campo.

“La reglamentación permite hacer investigación crítica, facultando a los científicos comparar las células madres embriónicas con otras formas de células madre, tales como las derivadas de células de la piel, y alentar potenciales terapias que salven vidas”, dijo ArnoldKriegstein, director de uno de los centros de investigación en esa temática acreditados, de la Universidad de California.

Una célula madre es una célula que tiene la capacidad de autorrenovarse mediante divisiones mitóticas o bien de continuar el camino de la diferenciación para la que está programada y por tanto, como define Wikipedia, producir células de uno o más tejidos maduros, funcionales y plenamente diferenciados en función de su grado de multipotencialidad.

En busca del gel antisida

No es un misterio: el sida se ha adaptado a los humanos. ¿Qué ocurre cuando, en el caso de las relaciones heterosexuales, entra en contacto con la vagina y la cervix?

Es el tema de análisis de Youssef Gali del Instituto de Medicina Tropical, quien desarrolló un sistema modelo que imita tanto la vagina como la cervix o cuello uterino y lo emplea para verificar la protección que puede ofrecer un gel en desarrollo. Es una mirada más profunda entre el virus del VIH y las células humanas.

El virus ha circulado 30 años entre los humanos, pero falta mucho por comprender qué le hace al cuerpo y qué las células al virus. La mayoría de las infecciones tienen lugar en la vagina y se conoce poco sobre los procesos en sus tejidos y mucho menos sobre lo que sucede cuando el virus viaja a través de ellos.

No es nueva la idea. En desarrollo y experimentación hay varios geles que buscan bloquear o al menos interferir en la transmisión. Los resultados obtenidos han mejorado, pero no son ideales. En el IMT creen que en pocos años podría estar al alcance de las personas.

Para evitar productos poco exitosos antes de probarlos en humanos, Gali desarrolló dos modelos. En uno, con tejido vivo de vagina y cervix obtenido de donación por parte de mujeres cuyo útero fue extraído. En otro, con células humanas de la vagina cultivadas, cubriendo una capa de células sanguíneas. El primero es más cercano a la realidad, el último más fácil de trabajar.

Así ha podido descubrir cómo procede el virus a través de la vagina. También han mostrado los modelos cuáles ingredientes del gel pueden ser nocivos para los tejidos y cuáles sustancias activas tienen más chance de prevenir en circunstancias reales que el virus ingrese a través de la vagina.

Una arma, aún inconclusa, que sería de mucha utildiad en la lucha contra el sida. El triunfo está aún lejano.

La temida metástasis se deja ver

Cuando se logra controlar un cáncer, una preocupación grande es que no se traslade a otro sitio, la temida metástasis, cuyo mecanismo no es bien entendido.

Encontrar entonces algo que brinde un indicio de una posible diseminación, sería una bendición.

Pues bien, ayer científicos publicaron en el Journal of Clinical Investigation un marcador que puede predecir la probabilidad de que dos tipos de cáncer se extiendan a otros tejidos del cuerpo: un cáncer de hígado y unos raros tumores neuroendocrinos.

“Es un gran reporte”, dijo Fahd Al-Mulla, de Kwait University, citado por The Scientist, quien no participó en el estudio.

“Si usted puede identificar un paciente en las etapas tempranas que está en alto riesgo de progresión de la enfermedad, uno puede modificar la terapia”, opinó Stephen Hewitt, del Nacional Cancer Institute de Estados Unidos.

El primer tumor en aparecer en un paciente, el tumor primario, raramente es la causa de muerte. Más a menudo, la enfermedad se torna seria cuando las células cancerosas se apartan del tumor inicial y se diseminan a través de los vasos linfáticos y sanguíneos para formar tumores secundarios en otra parte del organismo.

En los últimos años, se han identificado biomarcadores moleculares en un puñado de cánceres, como melanoma, próstata y pulmón, pero aunque parecen tener un potencial predictivo, falta realizar ensayos clínicos para probar su verdadera utilidad.

En la imagen, un carcinoma hepatocelular, la forma más común de cáncer primario del hígado.

Ratones presas de un microbio

Se sabe que algunos microbios modifican el comportamiento. En los humanos está más que demostrado. Un caso es el Toxoplasma gondii, cuando entra al cerebro.

Un estudio publicado esta semana en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences muestra que ciertos microbios intestinales adquiridos temprano en la vida pueden impactar el desarrollo cerebral en ratones y subsecuentemente el comportamiento.

Infecciones microbianas nocivas han sido ligadas a desórdenes del desarrollo neuronal, incluyendo el autismo y la esquizofrenia. Y los roedores infectados con patógenos microbianos antes y después del nacimiento demostraron anormalidades del comportamiento, tal como una forma de ansiedad y una función cognitiva disminuida, llevando a Rochellys Diaz Heijtz, neurobiólogo del Instituto Karolinska en Suecia y sus colegas a preguntarse si la microbiota intestinal podría incidir también en el comportamiento.

Hallaron así que los ratones libres de gérmenes parecían explorar más que los que tenían microbiota normal, aventurándose a áreas más lejanas, a la vez que pasaban más tiempo a la luz y en actividades más riesgosas, indicando que padecían de menos ansiedad que los otros.

Al mirar más de cerca los efectos en el cerebro, encontraron que los ratones sin gérmenes tenían menos modificaciones en los niveles de ciertos neurotransmisores en el stratium, la parte del cerebro involucrada en la regulación de las funciones motriz y cognitiva.

El olor del cáncer de ovario

Cuestión de olores. György Horvath de la Universidad de Gothenburg (Suecia) e investigadores de la Universidad de Gävle y el KTH Royal Institute of Technology confirmaron en pruebas que el tejido del cáncer de ovario y el tejido sano huelen diferente. Los resultados fueron publicados en el journal Future Oncology

En una investigación previa, Horvath empleó perros especialmente entrenados para demostrar que los cánceres de ovario emiten un olor específico. Los perros fueron capaces de distinguir entre el tejido con ese cáncer y otros dos tejidos, uno sano abdominal y otros cánceres ginecológicos. El descubrimiento de que la sangre de pacientes con cáncer de ovario también tiene este olor específico fue publicado en el journal BMC Cancer.

Ahora, con Thomas Lindblad del KTH y Jose Chilo de Gävle University, Horvath se ha dedicado a detectar ese olor empleando una nariz electrónica.

“Hemos logrado detectar y registrar el olor de una forma de cáncer de ovario y el de una trompa de Falopio sano y un músculo sano de útero”.

La confirmación del hallazgo tendría implicaciones prácticas evidentes: un método lo suficientemente específico y sensitivo podría salvar miles de vida cada año.

Los investigadores han utilizado un detector electrónico nuevo con varios componentes adicionales para aumentar su sensibilidad.

“Nuestra meta es ser capaces de examinar muestras sanguíneas de mujeres aparentemente sanas y detectar así el cáncer de ovario en una etapa temprana cuando puede ser curado”.

El gen que moldea los dientes

Un gen es el que los forma. Sí durante la formación de los dientes (odontogénesis) el gen Jagged2 es desactivado, las coronas de los dientes se mal formarán y carecerán del esmalte, según un estudio de científicos de la Universidad de Zurich.
Al desactivarse el gen, se interrumpe el canal de señales Notch, uno de los más importantes. Es a través de estos canales que las células reaccionan a las señales del medio ambiente. El Notch se ha conservado durante la evolución y está involucrado en el desarrollo de todos los órganos y tejidos en animales y6 humanos. Este canal posibilita a las células vecinas adoptar diferentes caminos o formas.
El grupo de Thimios Mitsiadis, profesor de Biología Oral, demostró que en ratones ese gen es fundamental para el desarrollo sano de los dientes. Cuando se inactiva, se interrumpe aquel canal, resultando en serias malformaciones de los dientes: las coronas de los molares deformes, se forman cúspides adicionales y en los incisivos se bloquea el crecimiento de las células y la formación del esmalte dental.

Resumen científico de la semana del 29 al 2 de abril

Lunes: se me creció una mano

Una inquietud que parece loca pero, qué cuerda es. ¿Se ha preguntado cómo, durante su desarrollo, un órgano grita: paren, me detengo, dejo de crecer ya?
¿Por qué su mano es de un tamaño y no más grande que la otra, por ejemplo?
Una proteína descubierta en los ojos de la mosca de las frutas, descubierta por un grupo de investigadores de la universidad John Hopkins, es un paso adelante en el entendimiento de porqué el corazón y otros órganos se ajustan automáticamente a un tamaño, un tema encaminado a encontrar pistas que permitan el control del cáncer.
La proteína, Kibra, está ligada a señales químicas responsables de darle forma y tamaño al crecimiento de los tejidos al coordinar el control de la proliferación de células y de su muerte, según el estudio publicado en Developmental Cell.
Los científicos manipularon el papel de Kibra en una red de señales llamada la secuencia Hippo, consistente en varias proteínas que trabajan juntas. Contrapartes de los componentes del sistema Hippo e encuentran en la mayoría de lo animale, lo que sugiere que esa secuencia puede actuar como un regulador global del control del tamaño de los órganos, dijo Duojia Pan, profesor de Biología Molecular y Genética.
“La gente ha sentido curiosidad acerca de qué hace que un hipopótamo crezca mucho y un rató no”, indicó Pan, “así como nuestras dos manos que se desarrollan independientemente alcanzan el mismo tamaño”.
Los estudios muestran que Kibra regula a Hippo, que mantiene los órganos con su tamaño característico, evitando que el corazón y el hígado, por ejemplo, crezcan como los de un hipopótamo.
Kibra debe su nombre a kidney (riñón) y brain (cerebro) pues parece estar presente en estos dos órganos.
Hace dos años se demostró, al manipular la secuencia en el hígado de un ratón, que crecía mucho más que su tamaño habitual y se volvía canceroso.
Entender el sistema Hippo-Kibra sería importante para entender y tratar el cáncer, que literalmente es una enfermedad de crecimiento descontrolado.

Martes: un desempeño no esperado

Animar a las personas antes de emprender una tarea o actividad es lo más común. Pero hay un aspecto que no siempre se tiene en cuenta: la recompensa rápida.
Cómo se desempeña alguien en el estudio depende de factores como el tiempo dedicado y el interés en el tema. Ahora, según hallazgos publicados en Psychological Science, la rapidez con la que esperamos obtener la calificación también influye en el desempeño.
Los psicólogos Keri L. Kettle y Gerald Häubl, de la Universidad de Alberta en Canadá, investigaron la influencia del tiempo en que se espera la recompensa en el desempeño individual.
Para eso reclutaron estudiantes que debían hacer una presentación oral de 4 minutos, las que fueron calificadas por los compañeros de 0 a 100 y el promedio era la nota dada.
Los estudiantes participantes recibieron un e-mail 1, 8 y 15 días antes de la presentación y se les invitó a participar en el estudio. Los que aceptaron fueron informados de cuándo se les entregaría la nota y se les pidió predecir su calificación. Fueron luego asignados, al azar, a una cantidad específica de días en los cuales les entregarían la nota, de 1 a 17 días.
Los estudiantes que sabían que tendrían su calificación pronto, obtuvieron mejores resultados a aquellos que sabían que demoraría su nota. Es más: los que esperaban recibir su calificación pronto, esperaban obtener una nota peor que aquellos que iban a tener el resultado tarde.
El patrón sugiere que una retroalimentación rápida por anticipado mejora el desempeño porque la amenaza de una desilusión es más prominente.
Así, la gente se desempeña bien cuando las predicciones sobre su propio desempeño son menos optimistas, concluyeron los científicos.

Miércoles: la nebulosa de hidrógeno

El European Southern Observatory, una serie de telescopios en las montañas andinas chilenas, tomó una imagen en infrarrojo de la poco conocida y tenue nebulosa Gum 19, localizada en dirección a la constelación Vela a unos 22.000 años luz, en la que la mitad es oscura y el resto brillante.
En un lado, el hidrógeno caliente está iluminado por una estrella azul súper gigante, V391 Velorum. En la cinta de material luminoso y oscuro a la izquierda de V391 se desarrolla una fuerte formación de estrellas.
Luego de varios milenios, estas estrellas jóvenes, emparejados con los remanentes de la explosión de V391 Velorum en una supernova, alterarán la forma de Gum 19, que debe su nombre de una publicación de Colin Gum en 1955.
Esta nebulosa sirvió de base para la primera gran muestra de las regiones HII del cielo del sur.
HII se refiere al hidrógeno ionizado o energizado al punto de perder sus electrones. Tales regiones emiten luz en una longitud de onda bien establecida, dándoles a las nubes cósmicas un resplandor característico y, tal como ocurre en las nubes terrestres, las formas y texturas de estas regiones HII cambian a medida que pasa el tiempo, no uno corto sino durante largos periodos.
El horno que alimenta la luminosidad de Gum 19 es la gigante y súper caliente V391 Velorum, una estrella variable que puede cambiar repentinamente de brillo como resultado de una fuerte actividad que peude incluir la eyección de conchas de materia. La temepratura en su superficie es de 30.000 grados centígrados.
Estas estrellas no tienen larga vida. Tras unoa 10 millones de años, explotan como supernovas.

Jueves: los genes del pájaro que canta

No es reciente el interés por las aves canoras. Su estudio ha revelado una variedad de las propiedades fundamentales de sus sistemas biológicos. En particular, los estudios neurobiológicos han revelado la presencia de neuronas nuevas en el cerebro adulto, de cómo las hormonas esteroides afectan el desarrollo cerebral, las bases neuronales y la mecánica de las vocalizaciones y cómo la experiencia modifica la fisiología de las neuronas.
También han sido usados estos pájaros como modelos en el aprendizaje por imitación, una conducta que se cree es un sustrato para la adquisición del habla en los humanos.
Bueno, ahora un grupo internacional de científicos, reveló el Journal of Biology, descifró el genoma de los pájaros zebra (Taeniopygia guttata, junto a un análisis de la secuencia. Un proyecto comenzado en 2005 por diferentes iniciativas.
Pues bien, el genoma está constituido por 17.475 genes que codifican por proteínas, lo que provee una plataforma única para investigación genómica en este organismo, así en un futuro se afinen los detalles del genoma.
Se identificaron también las regiones reguladoras de ARN no codificante.
Se podrá, por ejemplo, comenzar a clarificar el proceso evolutivo de su fisiología.
Se encontró, por ejemplo, que cerca de 10.000 genes están expresados en la parte frontal de los pajaritos a los 50 días de nacidos, dentro del periodo crítico de aprendizaje vocal, lo que indica que en cualquier momento el 60 por ciento de los genes están expresados en el cerebro.

Viernes: regreso triunfal del halcón

Desafiando todas las posibilidades, la sonda japonesa Hayabusa se encuentra a sólo tres meses de su regreso a casa.
Hayabusa, halcón en español, estuvo extraviada durante las maniobras de aproximación al asteroide 25143 Itokawa, al que llegó en noviembre de 2005, lo que le produjo una alta pérdida de combustible, fallos en las baterías y una incomunicación que duró dos meses.
La pérdida de tres de sus cuatro motores accionados con xenón significaba que le tomaría tres años más el retorno a Tierra.
El único motor, dijo Junichiro Kawaguchi, director del proyecto, le permitió acelerar a 900 millas por hora, 400 metros por segundo durante el año pasado.
Se espera que a mitad de año descienda en paracaídas sobre una región de Australia, trayendo su preciada carga: el material recogido en Itokawa para su análisis y confirmar el origen de esta clase de cuerpos, remanentes de la formación del Sistema Solar.

12