Resumen científico de la semana

1. La ficha que faltaba

Un nuevo microbio que representa un vínculo perdido en la evolución de la vida compleja fue portado por investigadores de Uppsala University en Nature. El hallazgo ayuda a entender mejor cómo hace miles de millones de años los tipos complejos de células que comprenden plantas, hongos, animales y por ende humanos, evolucionó de simples microbios. El microbio, llamado Loki, es una forma intermedia entre las células simples de los microbios y las complejas de los eucariotas. Fue hallado a 2.352 metros bajo el nivel del mar en unas ventanas hidrotermanales. En la foto, el sitio donde fue hallado Loki, cortesía Centre for Geobiology, R. Pedersen

2. Mi amigo el delfín

Un estudio durante más de 8 años durante el cual se hizo seguimiento a unos 200 delfines, se encontró que aunque no interactúen en redes sociales, poseen amigos con los que pasan más tiempo. Así como los humanos, buscan ciertas compañías y evaden otras. El estudio apareció en Marine Mammal Science. También se reúnen en grupos o comunidades en determinados sitios de su hábitat, en este caso una laguna estuarina en la costa oriental de Florida, sonde se adelantó la investigación.

3. Seis letras de la vida

El ADN tiene cuatro letras conocidas, A, C, G y T y sus miles de combinaciones hacen posible la variabilidad genética que permite todo el funcionamiento de los seres vivos. Hace unos lustros se agregó la quinta, metilcitosina, derivada de la Citosina. Y ahora científicos proponen la existencia de una sexta, la metiladenina, que ayuda a determinar el epigenoma y que por ende sería clave en la vida de las células. ¿Crece el alfabeto?

4. Requetecalentados

Durante todo el mes de marzo, la concentración de CO2 en la atmósfera superó las 400 partes por millón, un nivel que la Tierra no veía desde hace al menos 2 millones de años. El dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global y su auge se debe al consumo de combustibles fósiles para uso energético. El reporte lo hizo el Observatorio de Mauna Loa, que mide dicha concentración. El nivel viene al alza cada año que pasa.

5. Deme más cebolla

Sí, la cebolla lo hace llorar si no está triste o le ayuda a conservar algunas frutas. Y le da buen sabor a platos en ensaladas. Ahora tiene un uso más: sirve para fabricar músculos artificiales. Bueno, el ensayo hasta ahora incluye prototipos muy pequeños, de unas células, creados a partir de las células de la epidermis de este tubérculo. Si se congelan, cubren con oro y se les pasa una corriente eléctrica, se contraen o estiran dependiendo del voltaje. El desarrollo fue publicado en Applied Physics letters.

6. Una galaxia en los confines cósmicos

Es una hazaña llegar tan lejos: astrónomos extendieron la frontera cósmica de la exploración galáctica al encontrar una galaxia nacida cuando el universo apenas tenía un 5% de la edad actual. Está a más de 13.000 millones de años. La distancia fue medida con gran precisión. En ella se da una formación rápida de estrellas masivas. La galaxia observada es uno de los objetos más brillantes y masivos del universo temprano. El hallazgo apareció en el Astrophysical Journal.

7. Decisiones

Científicos que estudian cómo hace decisiones el cerebro grabaron por primera vez momento a momento las fluctuaciones en las señales cerebrales que se dan cuando un mono que hacía una elección libre cambiaba de decisión. Un rastreo de decisiones con mucha precisión. Un avance que podrá derivar en nuevas prótesis que sean controladas con el cerebro. El estudio apareció en eLife.

8. ¿Garrote o zanahoria?

¿Qué viene siendo más efectivo, si dar garrote o premiar con la zanahoria? Un estudio publicado en Cognition sugiere que para cambiar una conducta es más efectivo el castigo que la recompensa. Tiene un efecto dos a tres veces más fuerte. El tema ha ocupado a los sicólogos desde hace años y esta es una evidencia más a favor… del garrote.

9. Cargueros de agua

En la atmósfera de una enana blanca astrónomos detectaron una gran cantidad de hidrógeno y oxígeno, agua equivalente al 30 o 35% del agua contenida en los océanos de la Tierra y que fue llevada por al menos un asteroide del tamaño de Ceres, de 900 kilómetros de diámetro. El hallazgo reafirma la teoría de que el agua en los planetas llega en los cometas y asteroides, lo que sucedió en la Tierra también en las primeras épocas tras su formación. El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

10. ¿Aló, cuántos gusanitos tienes?

Ingenieros desarrollaron un teléfono celular que posee un microscopio que utiliza video para detectar de manera automática y cuantificar una infección por gusanos parásitos, a partir de una gota de sangre. El desarrollo fue presentado en Scence Translational Medicine y será de ayuda médica en regiones apartadas de África y otras comunidades marginadas del planeta, proporcionándole información a distancia al per5sonal de salud.

Con el manos libres parece borracho

Celular. No es asunto de utilizar el manos libres o no. Lo que distrae es la conversación. Los conductores se distraen más al hablar por celular que conversando con un pasajero en el auto, según un nuevo estudio de Frank Drews, David Strayer y Monisha Pasupathi de la Universidad de Utah.
En el estudio, para el cual emplearon un sofisticado simulador, se encontró que cuando los conductores conversan por celular, se desvían de su carril y se pasan las salidas a otras vías de su ruta con más frecuencia que cuando conversan con un acompañante en el vehículo. Los hallazgos serán publicados en el Journal of Experimental Psychology: Applied en diciembre 15.
“El pasajero le suma ojos al conductor, le ayuda a navegar y le recuerda a dónde van, según Strayer.
Estudios previos de Drews y Strayer habían hallado que el mano libres distrae tanto como tomar el celular en la mano, pues es la conversación la mayor distracción. Encontraron además que cuando los jóvenes conversan por el celular mientras manejan, su tiempo de reacción es tan lento como el de los adultos mayores.
Y hay un dato adicional: los conductores que conversan por celular están tan impedidos como quienes poseen un 0,08 de alcohol en su sangre, lo que en la mayoría de los estados en E. U. es conducir ebrio.
Foto en el simulador, cortesía Nate Medeiros-Ward, U. Utah

Daño testicular

No sorprende: la vida moderna afecta los testículos con un número de patologías en auge. No solo el sedentarismo, el tabaco y el alcohol son responsables como se ha dicho. El uso prolongado del teléfono celular afecta los espermatozoides, alterando la capacidad reproductiva.
El calor excesivo, la radiación ionizante, los estrógenos y los esteroides anabólicos son otros problemas que comienzan a preocupar a los urólogos según un informe de Ashok Agarwal.
Los hombres en trabajos con exceso de calor, como panaderos y empleados de lavanderías, los conductores que pasan largas horas al volante y quienes usan pantalones e interiores estrechos padecen más problemas debido al aumento de la temperatura, asociada a la salud de los espermatozoides. La exposición al plomo también afecta.
Las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia tienen diversos efectos en los sistemas biológicos. Son emitidas por los teléfonos celulares. Y según un estudio del centro de Agarwal, propuso que el uso prolongado, más de 4 horas al día, tendría efectos en la calidad del esperma.
Otro estudio asocia el uso del celular a la reducción del diámetro de los tubos seminales
El grupo de Agarwal encontró que se presenta estrés oxidativo en el semen eyaculado luego de una hora de exposición al uso del celular.