Ojo con su celular en una clínica

No es que las bacterias intenten comunicarse con usted. Es que, quizás, se están apoderando de usted, invadiéndolo.

Los teléfonos celulares que utilizan los pacientes y los visitantes en clínicas y hospitales tienen el doble de posibilidades de contener potenciales bacterias peligrosas, tal como les sucede a quienes laboran en esos sitios.

Esto, de acuerdo con un estudio aparecido en el Journal of Infection Control.

Un equipo de investigadores del Departamento de Microbiología Médica de Inonu University en Malatya (Turquía) muestras de tres partes de los celulares (teclado, micrófono y audífonos). Se usaron 200 teléfonos móviles, 67 de personal médico y empleados y 133 de pacientes y visitantes. Encontraron que 39,6% del grupo de pacientes y 20,6 del de empleados dieron positivo para distintos patógenos. Y 7 móviles de pacientes contenían patógenos resistentes a las drogas, como el Staphylococcus aureus.

“Los tipos de bacteria encontrados en los celulares de los pacientes y sus patrones de resistencia son muy preocupantes”, declararon los autores.

Las infecciones adquiridas en hospitales afectan más del 25% de los pacientes admitidos en los países en desarrollo. En Estados Unidos provocan 1,7 millones de infecciones anuales con unas 100.000 muertes.

Un tercio de las infecciones podría ser prevenido siguiendo las guías de control de infecciones.