Este planeta es menor que la Tierra

A solo 33 años luz se encuentra un exoplaneta, el tercero más pequeño hallado hasta ahora gracias al telescopio espacial Spitzer de la Nasa.

La agencia espacial reveló que el candidato a planeta (debe confirmarse por otros equipos) llamado UCF-101, es el primero identificado por ese telescopio, que se dedica al rango de luz del infrarrojo.

Este planeta se encontró de manera inesperada, dijo Kevin Stevenson, cabeza del estudio que ha sido aceptado para publicación en The Astrophysical Journal.

Es un planeta caliente alrededor de la estrella enana roja GJ 436, en torno a la cual gira otro planeta, GJ 436b. De hecho se estudiaba este cuando se observó una oscilación en las imágenes del Spitzer, que permitieron deducir la existencia de ese planeta pequeño.

El diámetro es de unos 8.400 kilómetros. El cuerpo gira alrededor de su estrella a unas 7 veces la distancia Tierra-Luna, durando su año solo 1,4 días terrestres.

Dada su proximidad a la estrella, está más cerca de ella que Mercurio de nuestra estrella, el Sol, por lo que su superficie debe ser de unos 600 grados Celsius.

El planeta no debe tener atmósfera y si alguna vez la tuvo se evaporó rápido. Podría ser, especularon los científicos, que semeje un mundo muerto repleto de cráteres, como Mercurio.

Joseph Harrington, coautor, sugiere otra posibilidad; que el extremo calor pro estar tan cerca de la estrella habría derretido la superficie. “Podría incluso estar cubierto por magma”, dijo.

Los científicos creen que allí habita otro planeta pequeño, de acuerdo con las observaciones, pero no se ha podido verificar.

De las 1.800 estrellas identificadas por la misión Kepler como candidatas a tener planetas, solo tres contienen planetas más pequeños que la Tierra y solo unos ería más pequeño que los dos hallados por el Spitzer, con un radio similar al de Marte, 57% del terrestre.

Dibujo cortesía Nasa-JPL-Caltech

Hallan el planeta más raro

Un mundo raro, pero bien extraño, fue encontrado gracias al telescopio espacial Hubble: una clase desconocida hasta ahora de planeta, lleno de agua oculta por una atmósfera gaseosa. Más pequeño que Urano, es mayor que la Tierra.

Se trata del planeta GJ 1214b, detectado por un grupo de astrónomos encabezado por Zachory Berta, del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics.

“No es como ningún otro planeta que conozcamos. Una gran parte de su masa está compuesta de agua”, dijo.

El planeta fue detectado en 2009. Es una super Tierra con 2,7 veces el diámetro terrestre y 7 veces más peso. Orbita una estrella enana roja cada 38 horas a una distancia de 2 millones de kilómetros, con lo que su temperatura es de unos 230 grados centígrados.

En 2010, Jacob Bean y colegas, de aquel centro, reportaron la medición de la atmósfera de GJ 1214b, hallando que estaba compuesto más que todo de agua. Sus observaciones, sin embargo, podían explicarse por la presencia de un manto neblinoso.

Berta y colegas, incluido Derek Homeier, del ENS en Lión, Francia, usaron una de las cámaras del Hubble para estudiar el planeta cuando cruzara delante de su estrella madre. En ese tránsito, la luz de la estrella es filtrada a través de la atmósfera planetaria, entregando pistas sobre la mezcla de gases.

Fue así como detectaron que el manto que lo envuelve es de vapor.

Al conocer la masa y tamaño, se calcula su densidad, de solo 2 gramos por metro cúbico. El agua tiene una densidad de 1 gramo por metro cúbico, mientras la de la Tierra es de 5,5. Esto sugiere que ese mundo tiene más agua que nuestro planeta y es menos rocoso.

Se cree que el planeta debió formarse más lejos de su estrella y migró hacia el interior del sistema en algún momento de su historia.

GJ 1214b se encuentra en la constelación del Ofiuco a 40 años luz de nosotros, un gran candidato para ser estudiado en el futuro inmediato.

Dibujo cortesía Nasa-ESA-D. Aguilar (CfA)