Sonda visitó el cometa con el hoyo

El cometa con una huella humana. Sí, el Tempel 1, si así pudiera decirse, no olvida a los humanos. O, al menos, la nave que en 2005 se le acercó y…le disparó.

El lunes pasado, la sonda Stardust visitó ese cometa situándose a menos de 200 kilómetros, desde donde tomó distintas imágenes. ¿Qué encontró?

Pudo ver el hoyo que dejó en el núcleo del cometa la nave Deep Impact, que en 2005 chocó contra este viajero del espacio.

Un informe de la Nasa reveló que tomó 72 imágenes de alta resolución y acumuló 468 kilobytes de datos sobre el polvo en su coma, esa nube que hace las veces de atmósfera cometaria.

Stardust se llamó, en esta misión, Stardust-Next, pues en 2006 ya se había acercado a otro cometa, del que recogió partículas y las trajo a la Tierra.

La misión permitió ver además del cráter dejado por Deep Impact, que algunos rasgos de la superficie habían cambiado con respecto a lo observado en 2005.

“Vimos un cráter con un pequeño montículo en el centro y parece que parte del material que eyectó en 2005 regresó al núcleo”, dijo Pete Schultz, de Brown University. Eso sugiere que el núcleo es frágil y débil.

Cortesía Nasa.

Conozca un cometa por dentro…

La sonda Epoxi, que hace cinco años había visitado el cometa Tempel 1, se acercó (jueves 4) a sólo 700 kilómetros del Hartley 2, un cometa de periodo corto que está hoy a unos 20 millones de kilómetros de la Tierra.

Poco después, comenzó a enviar las imágenes tomadas entre miércoles y jueves, las que revelan un cuerpo de tamaño sorprendente, una especie de corbatín.

A los ocho minutos del máximo acercamiento de la nave, la antena fue dirigida a la Tierra para comenzar a recibir los centenares de fotografías que captó horas antes, durante y tras el sobrevuelo a más de 43.000 kilómetros por hora de velocidad.

“Estamos conteniendo el aliento para ver qué descubrimientos nos aguardan en la observación más cercana”, dijo Michael A’Hearn, principal investigador de la sonda Epoxi en la Universidad de Maryland.

Charles Bolden, administrador de la Nasa, celebró el logro y consideró que con la información se sabrá más de los Orígenes del sistema Solar.

En las imágenes en blanco y negro se observa el núcleo alargado del cometa, más ancho en los extremos, brillando por la luz solar y despidiendo rayos, seguramente del material que desprende.

Los primeros análisis, divulgados en una rueda de prensa, muestran que el cometa tiene 100 veces menos volumen que el cometa Tempel 1.

“La nave ha suministrado las observaciones más intensas de un cometa en la historia”, dijo Ed Weiller, administrador asociado de la Nasa.

La misión de acercamiento al Hartley 2 comenzó el día 3 en la tarde, cuando las cámaras se enfocaron al núcleo. Una hora más tarde comenzaron a tomar imágenes.

Aunque hay muchas fotos en camino, los controladores tendrán trabajo arduo durante las próximas tres semanas: la sonda continuará tomando fotos y haciendo mediciones a medida que se aleje.

En la foto de la Nasa, el cometa Hartley 2.