Crean nuevo árbol de la vida

El nuevo árbol

El árbol d ella vida. Un árbol desde que floreció en la Tierra. Suena bien e interesante. Y eso fue lo que lograron investigadores de Temple University, que además se llevaron una sorpresa en su trabajo.

Encontraron que la vida se ha estado expandiendo a una tasa constante, “los nichos ecológicos de vida no se están llenando del todo ni están saturados”, dijo S. Blair Hedges, del grupo investigador.

La investigación parece un reto al punto de vista convencional de que la adaptación es la principal fuerza que mueve la diversificación de las especies y resalta la importancia de los eventos genéticos al azar y el aislamiento geográfico en la especiación, tomando alrededor de 2 millones de años en promedio para que una nueva escena aparezca en escena.

El estudio apareció online en Molecular Biology and Evolution.

El +árbol de la vida que construyeron toma la forma de una galaxia y contiene más de 50.000 especies en un tapete espiral a partir del origen de la vida.

Los investigadores ensamblaron datos de 2.274 estudios moleculares, 96% de ellos publicados en la última década. Construyeron nuevos algoritmos de computador y herramientas para sintetizar la enorme colección de la evolución de especies, produciendo el Time Tree of Life.

“Este hallazgo muestra que la especiación es más como un reloj de lo que se pensaba. En conjunto, indica que la especiación y diversificación son procesos separados de la adaptación, respondiendo más al aislamiento y el tiempo”, dijo.

La adaptación, aclaró, ocurre, no va contra Darwin, pero va contra la creencia popular de que la adaptación es la que conduce la especiación.

De cuando el maíz se hizo maíz

Maíz. De este grano comemos casi todos los días, pero, se ha preguntado ¿cuándo fue la primera vez que alguien lo comió? Quizás saberlo con exactitud no sea asunto fácil, pero…

El maíz fue domesticado de su ancestro salvaje hace más de 8.700 años según evidencia biológica recuperada por investigadores en la región del valle del río Balsas en el centro de México.

Es la evidencia más antigua del maíz, 1.200 años más de lo que se conocía hasta ahora.

Anthony Ranere, de Temple University, y Dolores Piperno, del Museo Nacional Smithsoniano de Historia Natural presentaron sus hallazgos en dos estudios.

Según esos estudios, el maíz se derivó de la teosinte, una planta silvestre con cinco especies que crecen en México, Guatemala y Nicaragua.

La especie más relacionada con el maíz es la Balsas teosinte, reportaron los investigadores en sus trabajos, presentados en Proceedings of the National Academy of Sciences.

En la foto de Anthony Ranere se aprecia un ejemplar de Balsas teosinte.