Contrólese, por favor

No, mejor no me gasto este dinero. Uhmmm… sí, me iré para el gimnasio en vez de dormir.
Agradézcale a la corteza lateral prefrontal por sus decisiones. Cada que usted se resista a una tentación, piense en esa pequeña región cerebral justo encima del oído izquierdo.
Un estudio demostró que cuando esa región no funciona bien, la gente tiende más a elegir pequeñas e inmediatas recompensas sobre otras mayores que vendrán más tarde.
Un avance que tiene implicaciones para estudios en desórdenes psiquiátricos como el abuso de sustancias y la adicción al juego, pues ambos parecen ligados a la falta de capacidad para resistir la elección de las drogas.
“La corteza lateral prefrontal es una de las últimas estructuras cerebrales en madurar, haciéndolo tarde en la pubertad, incluso en la adolescencia o en la adultez joven”, dijo Bernd Figner, de Columbia University en Nueva York, principal autor del estudio publicado en Nature Neuroscience.
“Esto puede ayudar a explicar porqué los adolescentes y los adultos jóvenes a menudo parecen tener un tiempo difícil posponiendo la gratificación”.
Figner y sus colegas enlistaron 52 hombres en edad de college para participar en un experimento de estimulación cerebral. Se les aplicaban pulsos magnéticos cortos en diferentes regiones del cerebro. Recibían los estímulos bien en la corteza derecha o en la izquierda. O se simulaba la aplicación. Luego fueron sometidos a un cuestionario, como si deseaba ya 20 dólares o 30 en dos semanas.
Quienes recibieron los estímulos en la corteza lateral prefrontal del lado izquierdo, escogían más la oferta más próxima y recompensas menores comparados con quienes los recibieron en el lado derecho.
Cuando se les dio a elegir entre 20 dólares en dios semanas o 30 en cuatro, no hubo diferencias.
Esto sugiere que el efecto fue muy específico y sólo actúa cuando los sujetos tienen que exhibir autocontrol para resistir las tentadoras e inmediatas recompensas.
Se requerirá replicar los estudios en personas de distintas edades para confirmar lo encontrado.
Imagen Nature Neuroscience.

Uyuyuy… qué tentación

Uhmmm… por todos lados hay tentaciones, pero… hombres y mujeres
reaccionan diferente al flirteo y eso determina el efecto en sus relaciones.
Los hombres tienden a mirar a sus compañeras de una manera más negativa luego de conocer a una atractiva y soltera mujer; las mujeres por su parte tratan de fortalecer sus relaciones tras conocer a un codiciado y disponible hombre. Eso es lo que acaba de encontrar un nuevo estudio publicado en el Journal of Personality an Social Psychology.
Ellos no consideran que el flirteo con una mujer atractiva amenace su relación, pero las mujeres sí. Los investigadores encontraron que los hombres pueden aprender a resistir la tentación cuando están entrenados para pensar que esa nueva mujer puede destruir su relación actual, según el primer autor John E. Lydon, PhD, de McGill University en Montreal.
Los investigadores condujeron siete experimentos de laboratorio con 724 mujeres y hombres heterosexuales para ver cómo esas personas, con relaciones estables, reaccionaban cuando conocían otra persona atractiva.