Las 10 noticias científicas de la semana (12-17)

1. Tomate uno grande

El típico tomate rojo actual es cien veces más grande que su ancestro salvaje, que originalmente surgió en Los Andes de Suramérica revela un estudio aparecido en Nature Genetics. Para esa concusión se secuenciaron 360 variedades de tomate con lo que se pudo rastrear el, origen de la apetitosa fruta. El estudio mostró que la masa del tomate, por la cual es seleccionado, surgió en dos procesos, del pequeño tomate salvaje al tomate cherry y luego a la gran fruta actual. Cerca del 14% de su genoma ha sido seleccionado en durante esas dos fases. Entre las últimas modificaciones figura la integración de genes para la resistencia a enfermedades.

2. Una de las primeras galaxias

En los orígenes de todo. Gracias al telescopio espacial Hubble y el poder de aumento brindado por el cúmulo de galaxias Abell 2744, astrónomos lograron medir la distancia a un objeto que se formó al comienzo del universo. Sí, una galaxia a más de 13.000 millones de años. Es una de las galaxias más lejanas, tenues y pequeñas jamás observadas, lo que muestra la capacidad de detección lograda. El estudio apareció en The Astrophysical Journal.

3. La gran inundación

Científicos del Instituto Nies Bohr calcularon qué podría suceder en el peor escenario de cambio climático en cuanto a la elevación del nivel del mar. Encontraron según sus cálculos que subiría 1,8 metros, pero esa es apenas el 5% de las probabilidades. El más probable aumento sería 80 centímetros. Y un aumento de 2 metros parece improbable. La investigación apareció en Enviromental Research Letters. En cualquier escenario muchas ciudades e infraestructura en zonas costeras resultarían afectadas.

4. Las grandes avenidas matan el corazón

Vivir cerca de grandes vías puede aumentar en las mujeres el riesgo de muerte cardíaca súbita. Residir a menos de 50 metros de esas grandes vías aumenta el riesgo 38%, comparado con quienes vive a 500 metros. Cada 100 metros de cercanía el riesgo aumenta 6%. Para los autores del estudio publicado en Circulation es claro que los riesgos medioambientales están subestimados.

5. Era un canguro perezoso

Hace 30.000 años en Australia hubo un canguro particular, de la familia sthenurine, que tenía una diferencia marcada con los actuales: no saltaba, caminaba. Así era este animal con cara de conejo según un estudio publicado en Plos One. No saltaban porque su anatomía no les daba debido a su peso de unas 550 libras. Los canguros de hoy se mueven a toda velocidad y necesitan sus cinco extremidades para frenar: patas y cola.

6. Otro océano escondido

Análisis de imágenes de la nave Cassini que orbita Saturno y su sistema lunar, reveló que la pequeña luna Mimas tiene un núcleo con forma de balón de fútbol americano o posee en su interior un océano de agua líquida. Algo no funciona en Mimas, dijeron los investigadores, por lo que optan por una de aquellas dos posibilidades para que la información cuadre. El estudio apareció en Science.

7. Bebidas que enferman

Las bebidas gaseosas azucaradas, más allá de su contribución a la obesidad, promueven la aparición de enfermedades sugiere un estudio de la Universidad de California en San Francisco. Los telómeros de las células blancas eran más cortos en quienes consumían las bebidas, según el artículo en American Journal of Public Health. El acortamiento de los telómeros (envolturas al final de los cromosomas) está relacionado con el envejecimiento y la aparición de enfermedades.

8. Hielo contra el calor

¿Se derretiría el hielo cerca del Sol? No. Aunque ya se conocía que en los cráteres del polo norte de Mercurio había hielo, la nave Messenger lo fotografió junto con otros volátiles congelados. Esos cráteres permanecen en la sombra. Mercurio es el planeta más cercano a Sol. Los depósitos habían sido revelados por imágenes de radar tomadas desde la Tierra. El hielo en ciertas zonas está cubierto por una capa de compuestos ricos en orgánicos. El artículo fue publicado en Geology.

9. Aprender a punta de mielina

Para aprender cómo mover una rueda con espacios estructura más amplia, los ratones deben producir nueva mielina, esa capa grasosa que aísla los axones de las neuronas según un estudio en Science. La mielina es producida por las células gliales no neuronales, los oligodendrocitos, sugiriendo que las neuronas no son las únicas células importantes cuando se trata de aprender. Un cambio en el paradigma de cómo creemos que cambia el cerebro para adquirir información.

10. Una verdad gaseosa

El crecimiento en el gas natural debido a las nuevas técnicas de extracción (fracking) y por ende a un mayor uso no tendrá efectos positivos en la reducción del cambio climático. Es sugiere un nuevo estudio publicado en Nature. El uso del gas no reducirá los gases de efecto invernadero responsables del calentamiento global, pese a que estudios anteriores sugerían que ayudaría. Las emisiones de metano por el gas superarían las de dióxido de carbono del carbón.

Resumen científico de la semana (10-16)

1. Llegaron mensajes de las estrellas

Las partículas del más allá. Al fin se esclarece. La nave Stardust, que viajó por el espacio para capturar partículas interestelares sí cumplió su cometido. Lanzada en 199 voló cerca del cometa Wild 2 para recoger material en un gel especial y luego cayó sobre el desierto del Lago Salado en Utah, Estados Unidos, en 2006. Se dijo que el golpe del aterrizaje había contaminado las muestras. Ahora un estudio en Science demuestra que 71 rastros de partículas, 25 parecían haber sido atrapadas en el espacio y 7 tienen origen interestelar. En la foto se aprecia uno de esos finos granos traídos por la sonda.

2. Salados hasta la muerte

Cerca de 1.650.000 personas mueren cada año por exceso de sal. No es que suden mucho ni que les caiga un bulto encima. No. Ingieren más de los 2 gramos diarios recomendados por la Organización Mundial de la Salud y en consecuencia mueren por enfermedades cardiovasculares reportó el New England Journal of Medicine. El consumo promedio mundial es de 3,95 gramos, de los 2,18 en África subsahariana a los 5,51 en Asia central. Salados.

3. Edición de genes

Nuevas tecnologías en uso permitirán la edición de genes en distintos productos agrícolas como las frutas, no solo para mejorar su sabor sino agregarles algunas características como el dulzor. El estudio fue publicado en Trends in Biotechnology. La edición de genes comienza a ser empleada además en el arreglo de mutaciones que causan enfermedades. La edición permitiría mejorar incluso frutos modificados genéticamente para crear, por ejemplo, un superbanano.

4. Tatequieto a la fiebre

La chikungunya es una enfermedad de reciente aparición en las Américas aunque lleva tiempo deambulando por el planeta. Provoca fiebres, dolores articulares y de cabeza entre otras manifestaciones, aunque rara vez ocasiona la muerte. Científicos revelaron que los primeros ensayos clínicos de una vacuna en desarrollo provocó reacción inmune en 25 personas. El anuncio fue de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

5. Mente y cuerpos conectados en la enfermedad

El sistema inmunitario estaría ligado a las enfermedades mentales. Científicos reportaron en Jama que los niños con niveles altos de una proteína liberada en la sangre en respuesta a infecciones tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades mentales como sicosis o depresión, lo que sugiere que la enfermedad mental y las enfermedades físicas crónicas como la diabetes 2 y la enfermedad coronaria pueden compartir un mecanismo biológico común.

6. Obesidad cancerígena

Ojo al sobrepeso. Un índice de masa corporal alto aumenta el riesgo de desarrollar 10 de los más comunes tipos de cáncer. Cada 5 kilos por metro cuadrado de aumento en ese índice está claramente relacionado con un mayor riesgo de cáncer de útero (62%), vesícula biliar (31%), riñón (25%), cerviz (10%), tiroides (9%) y leucemia (9%). También aumenta el riesgo general de cáncer de hígado, colon, ovario y seno. El estudio apareció en The Lancet.

7. Hablando en silencio

Científicos descubrieron lo que parece una nueva forma de comunicación entre las plantas por medio de la cual comparten una gran cantidad de información genética. El estudio se hizo con dos plantas (Arabidopsis y tomate) y su parásita. Esta envía una gran cantidad de moléculas mensajeras, al parecer diciendo las acciones que quiere que desarrolle la planta atacada, tal vez para que reduzca sus defensas, algo que será objeto de otro estudio. La investigación fue publicada en Science.

8. Un sueño desordenado

Un gen, Lhx1, responsable en gran parte de los ciclos de sueño y vigilia, fue identificado por científicos del Instituto Salk, lo que lo convierte en un objetivo claro para tratamiento de desórdenes del sueño y para el reconocido efecto del jet lag que afecta a los viajeros, se reveló en eLife. Hay varios genes relacionados con el sueño, pero este parece ser pieza clave en mantener todos en sincronización. El hallazgo podría derivar un día en un medicamento que regule su funcionamiento.

9. El hombre encoge los glaciares

El derretimiento de los glaciares se ha acelerado por razones antropogénicas, reveló un estudio publicado en Science. Aunque estos responden a variaciones como la radiación solar, queda claro que el ritmo actual se debe a la acción humana. La desaparición de estas masas de hielo incide en el aumento del nivel del mar y en la disponibilidad de agua. En las dos últimas décadas la tasa de deshielo aumentó de manera significativa por la mano del hombre.

10. Esporas al ataque

Las esporas de una bacteria común en el ambiente ayudas a encoger los tumores sólidos reveló un estudio en Science Translational Medicine, una estrategia que sería útil dado que no afecta las células vecinas al tumor. El procedimiento se hizo con perros mediante inyecciones de la bacteria Clostridium novyi modificada. El resultado podría deberse a las enzimas de la bacteria que destruirían células cancerígenas una vez adentro del tumor explicaron los científicos.

Tomate reduciría riesgo de derrames

El poder de las frutas y verduras para mejorar la vida de las personas quedó demostrado una vez más con un estudio que vinculó el consumo de tomate con un menor riesgo de derrame cerebral.

No solo el tomate como fruto, sino los alimentos con tomates, de acuerdo con el estudio aparecido en Neurology, publicación de la American Academy of Neurology.

Los tomates tienen alto contenido de licopeno, un antioxidante.

El estudio encontró que las personas con mayores cantidades de licopeno en la sangre era 55% menos probable que tuviera un derrame que quienes tenían menos.

La investigación incluyó 1.031 hombres de Finlandia entre los 46 y lso 65 años. El nivel de la sustancia en su sangre fue chequeado al comienzo del estudio y fue seguido durante 12 años. En ese lapso, 67 hombres sufrieron un derrame.

Entre aquellos con menores niveles de licopeno, 25 de 258 hombres sufrieron derrame. Entre aquellos con niveles más altos 11 de 259. Cuando los investigadores analizaron los derrames provocados por coágulos, los resultados fueron más concluyentes. Aquellos con los más altos niveles de licopeno tenían 59% menos probabilidad de sufrir un derrame que los de menos cantidad.

“Esta investigación se suma a la evidencia de que una dieta rica en frutas y verduras se asocia con menor riesgo de derrame”, indicó el autor Jouni Karppi, de la Universidad del Este de Finlandia en Kuopio.

“Los resultados respaldan la recomendación de que las personas ingieran más de cinco porciones diarias de frutas y verduras, lo que podría derivar en una gran reducción del número de derrames en todo el mundo”.

El estudio también analizó los niveles de los antioxidantes alfacaroteno, betacaroteno, alfatocoferol y retinol, pero no halló asociación entre su nivel en la sangre y el riesgo de derrame.

El estudio fue apoyado por Lapland Central Hospital.

Una planta con nariz

Aunque no se crea, algunas plantas pueden oler a sus vecinos y escogen entonces con cuál juntarse, recuerda Daniel Chamovitz en su libro What a Plant Knows, en el cual cita un caso particular que fue noticia hace unos años.

Se trata de una planta del género Cuscuta, que es parásita del tomate, aunque puede degustar otros suculentos platos del mundo vegetal, como el trigo.

Sí, esta planta sabe cuándo hay una de tomate y entonces se dirige hacia ella, enredándola hasta estrangularla.

Chamovitz describe experimentos en los cuales se coloca una de estas malezas en una maceta al lado de otra matera con una planta de tomate. La Cuscuta, conocida en inglés como dodder vine, se inclina hacia ella de a poco. Si se colocan cerca, pero la de tomate está oculta, tapada, también se dirige hacia ella, lo mismo que cuando se ponen en cubículos separados unidos solo por la mitad: busca ese hueco.

Esta maleza es un dolor de cabeza para los cultivadores y parece obvio porqué.

Aunque cuando el experimento se repite con un tallo de trigo también se le acerca, en presencia de las dos prefiere el tomate.

Aunque lógico que las plantas no tienen nariz, esta puede captar feromonas. Captan químicos volátiles en el aire y convierten esa señal en una respuesta fisiológica.

Prefieren el tomate porque combina tres químicos que las atrae, frente a uno del trigo, revela el autor.

Maravillas de la naturaleza.

Ellos y ellas: diferencias que marcan diferencia

¿Qué ventajas o desventajas tiene que hombres y mujeres juzguen distinto?

Las mujeres parecen jugar con un mayor abanico de posibilidades a la hora de hacer juicios, mientras que para los hombres o es blanco o es negro.

Esto según un estudio que aparecerá en Archives of Sexual Behavior y que fue hecho por Vickie Paterski, Karolina Zwierzynska y Zachary Este, de la Universidad de Warnick.

Se les pidió a 113 personas si determinados objetos cabían parcial, completamente o no cabían dentro de ciertas categorías. Los 50 objetos buscaban estimular el debate o el desacuerdo sobre a cuál categoría pertenecían, como por ejemplo ¿es el tomate una fruta? o ¿es la pintura una herramienta?

Se encontró que los hombres eran más datos a hacer juicios absolutos: el tomate es o no es una fruta, mientras las mujeres no eran tan radicales: el tomate puede caber en la categoría de fruta. Las mujeres encuestadas tendían a suavizar sus respuestas y fueron un 23 por ciento más dadas a asignar a un objeto la categoría ‘parcial’.

El estudio confirma lo que el saber popular ha intuido: esas diferencias entre machos y hembras en la categorización.

Pero lo que parece tan simple, no lo es. Zachary Estes lo explica: “un médico puede ser más dado a diagnosticar con mayor rapidez un conjunto de síntomas de una enfermedad. Es una ventaja al comenzar a tratar la enfermedad pronto, pero no si se mira desde otro punto de vista: ¿qué pasa si está equivocado? Un grado más abierto de categorizar o diagnosticar sería más efectivo?

Tomate, ¿fruto maravilloso?

Tómate la sopa de tomate. Cómete el tomate. Come puro tomate. Más tomate y productos con tomate en la dieta sería benéfico para la salud, de acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Lifestyle Medicine.

Los investigadores Britt Burton-Freeman, y Kristin Reimers, del National Center for Food Safety & Technology, y el Illinois Institute of Technology and ConAgra Foods, Inc., encontraron que el tomate son la mayor fuente de licopeno en la dieta, un potente antioxidante que, a diferencia de los nutrientes en la mayoría de frutas y vegetales, conserva su biocapacidad aún después de cocinado y procesado.

Los tomates poseen además otros mecanismos protectores, como las funciones antitrombosis y antiinflamatorias. También se encontró una relación entre su consumo y un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer así como otras condiciones: enfermedades del corazón, osteoporosis y la disfunción cognitiva.

El artículo aparece poco después de publicarse en 2010 la nueva guía americana de dieta, que incluyó al tomate en al categoría de frutas y vetales naranjas/rojos para incentivar su alto consumo.

Nota: La firma ConAgra Foods, Inc. involucrada en el estudio, produce algunos alimentos preparados con base en tomate, y Reimers pertenece a ella.

Resultados curiosos de la ciencia

Gigante o enano. Otro estudio publicado en el American Journal of Human Genetics, adicionó más genes a las variantes que determinan la estatura de una persona, genes que no habían sido relacionados previamente. Aunque las variables ambientales, como alimentación y ejercicio, pueden impactar ese rasgo, la estatura es determinada básicamente por alelos específicos que una persona hereda. Se piensa que la estatura es influenciada por variantes en un gran número de genes, aunque se cree que cada una tiene un pequeño impacto. La genética de la estatura no es comprendida aún. Se requerirán grandes muestras de población para tener un panorama más completo, según Hakon Hakonarson, del Hospital de niños de Filadelfia. Bien curioso.

¿Cómo evita una planta fertilizarse con su polen? Las matas de tomate utilizan mecanismos bioquímicos similares para rechazar el polen de sus propias flores como el de otras plantas extrañas pero emparentadas, reportaron científicos de la Universidad de California en Davis, que identificaron un gen del polen del tomate que codifica una proteína muy similar a una proteína que se cree tiene un papel en la prevención de la autofertilización en las petunias. Ese gen también muestra un rol en el bloqueo de la fertilización cruzada de especies, se informó en el artículo aparecido en Science. Muy curioso.

Machismo. Las madres que trabajan tienen dos y media más probabilidades que los papás en igual condición de interrumpir su sueño para cuidar de alguien, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Michigan que encontró además que la interrupción del sueño en ellas dura más, un promedio de 44 minutos, frente a 30 de los hombres. Esta situación puede afectar más su salud, indicó Sarah Burgard, investigadora, y afectar la igualdad de género en ingresos y el avance profesional. Curioso.

El ejercicio consistente ha sido asociado con un menor riesgo de morir de cáncer de colon, según un estudio de científicos del Siteman Cancer Center y el Barnes-Jewish Hospital. Kathleen Wolin, primer autor de la investigaión publicada en el Cancer Epidemiology Biomarkers & Prevention, expresó que quienes hacen ejercicio continuamente durante la edad adulta tienen un menor riesgo que aquellos que son sedentarios. Para ella nunca es tarde para comenzar. Más que curioso.

Para llegar al delicioso tomate del siglo XXI

¿Sí habrá una planta que haya sido más estudiada que el tomate? Para citar un caso: hoy es común oír hablar del tomate larga vida. Y hay mucha ciencia detrás de él, fuera de la que está en camino para crear el… tomate del siglo XXI.
Si ha estado en una finca, puede haber visto cómo crecen los tomates, pasan de duros y verdes a frutos coloridos, aromáticos y sabrosos. Este lugar común enmascara una serie de componentes que interactúan de una manera regulada y… compleja.
Por generaciones, los agricultores han mejorado el tomate en tamaño, forma, textura, sabor, duración y composición de nutrientes… un rasgo a la vez.
Hoy, con el advenimiento de la biología molecular, la mutagénesis y la transformación genética podría producirse tomates que fueran cosechados más fácilmente o transportados o… convertidos en pasta. Pero resulta que, con frecuencia, al optimizar una característica, se deteriora otra: el mejorar el sabor, podría tener efecto negativo en la cantidad.
Con la revolución genómica, con una gran riqueza de datos que surgen de la secuenciación y de la expresión simultánea de miles de genes, es posible estudiar numerosas reacciones y conexiones que operan para producir el fruto deseado. Estos sistemas en los nuevos campos de la genómica metabólica y funcional está produciendo las herramientas, la información y los materiales biológicos requeridos para la modificación del tomate y otros miembros de las solanáceas.
El tomate (Solanum lycopersicum) es un miembro de esa familia, que incluye además la papa, la cebolla de huevo, el tabaco y el ají. El centro del origen y diversidad de las especies de tomate se encuentra en el norte de Los Andes, donde aún crecen poblaciones salvajes de la planta, poblaciones que representan una variedad genética considerable, mientras la de los tomates cultivados es reducida.
El Consorcio del Genoma del Tomate es un esfuerzo colaborativo internacional que secuencia, mapea y analiza los genomas de las variedades salvajes y cultivadas, cuyos datos permiten ir trabajando en varias modificaciones a la vez.
Los trabajos con este fruto permitirán hacer lo mismo con otros. Eso sí, si le cambian de color, ¿a quién le apetecerá un tomate morado o amarillo?