111 000 elefantes cazados en solo 10 años

Foto Benh Lieu Song-Wikipedia

Foto Benh Lieu Song-Wikipedia

No la pasan bien los grandes animales por la codicia humana. No la pasan bien los elefantes en África: fueron muertos 111 000 entre 2006 y 2015 de acuerdo con el Reporte del Estado del Elefante Africano de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, entregado en la cumbre de Cites en Sudáfrica.

El reporte comprende la situación en 37 estados subsaharianos e incluye más de 275 nuevos estimativos de poblaciones de elefantes en toda la región. Y por primera vez se estabelce un número total en los planos continental, regional y nacional.

Mediante una amplia variedad de métodos, desde rastreos aéreos hasta conteo de excrementos, se pudo estimar que en 2015 había 93 000 elefantes menos que en 2006, 111 000 al incluir poblaciones no registradas antes.

Hoy existen 415 000 elefantes y podría haber de 117 000 a 135 000 más en áreas no rastreadas de manera sistemática.

La caza de estos grandes animales por comerciantes olegales de marfil ha sido la principal razón de su declive, una caza que arreció en la última década y ha sido la peor ola desde los años 70 y 80 del siglo pasado.

Es una cifra alarmante sobre la cacería implacable sobre este animal, uno de lso más inteligentes y el mamífero terrestre más grande, en palabras de Inger Andersen, director general de la UICN.

El reporte es una ayuda más en el esfuerzo que se debe incrementar de manera sustancial para reducir la acción de los cazadores.

Con cerca de 70% de los elefantes, el sur de África posee el mayor número de especies, cerca de 293 000 elefantes; África Oriental el 20%, cerca de 86 000, unos 24 000 quedan en África Central o el 6%, mientras la menor población se registra en África Occidental con unos 11 000 o el 3% del total.

La región más afectada por la caza es África Oriental, donde se redujo más de 50% la población, en su mayor parte por el 60% de declive en Tanzania. En Uganda, Kenya y Rwanda las poblaciones han estado estables o han crecido un poco, con la mayor expansión dada en Kenya.

Así daña el zika el cerebro de los fetos

Este es el virus del zika: los puntos coloreados de azul. Foto CDC

Este es el virus del zika: los puntos coloreados de azul. Foto CDC

Un detalle pequeñito, pero enorme: científicos detectaron una de las formas como el zika afecta las células cerebrales de los fetos produciendo daños irreversibles.

El avance se hizo en la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, demostrándose además que al inhibir ese mecanismo se reduce el daño, lo que abre las puertas a tratamientos terapéuticos.

El logro fue publicado en Cell Stem Cell.

Mediante un modelo de células madre en 3D para el primer semestre del cerebro humano, el grupo descubrió que el zika activa la TLR3, una molécula que las células utilizan para defenderse de virus invasores. De hecho, las TLR3 hiperactivadas silencian los genes que las células madre necesitan para especializarse como células cerebrales y activan los genes que promueven el suicidio celular. Cuando los investigadores inhibieron esa molécula, el daño se redujo según su modelo.

Todos tenemos un sistema inmunitario que evolucionó para combatir los virus, pero acá el virus vuelven ese mecanismo de defensa contra nosotros”, explicó Tariq Rana, PhD, profesor de pediatría en esa universidad, cabeza del estudio.

Al activar las TLR3, el zika bloquea los genes que les dicen a las células madre convertirse en varias partes del cerebro. La buena noticia es que tenemos inhibidores de TLR3 que pueden impedirlo”.

Pero no es hora de lanzar campas al vuelo. Esta investigación se realizó con células humanas y de ratón en laboratorio. Además, la cepa de virus empleada es la MR766, originada en Uganda, mientras el brote actual en Latinoamérica involucra una cepa algo diferente, surgida en Asia.

¿Funcionará en ella? Al menos es un buen principio.

Resumen científico de la semana

1. Estrellas viajeras

Aunque no se crea, un tercio de las estrellas en nuestra Vía Láctea han modificado su órbita. No están en su lugar original, según el artículo en The Astrophysical Journal. El estudio se basó en la observación de 100.000 estrellas durante 4 años. El desplazamiento ha sido largo, así como muchas personas van a vivir a países muy distintos y lejanos al que nacieron. De la composición química de cada una se deriva su historia de vida, dijeron los astrofísicos.

2. Un planeta especial

Mediante el telescopio espacial Spitzer se confirmó el hallazgo del planeta rocoso más cercano al Sistema Solar. Está a 21 años luz y aunque no puede ser visto de manera directa no por los telescopios, la estrella donde está sí es visible al ojo desnudo hacia la constelación Casiopea. Pese a ser rocoso no tiene condiciones para la vida pues orbita muy cerca de su estrella. Tiene una masa 4,5 veces la terrestre y su año dura 3 días de los nuestros. Alrededor de esa estrella giran además un gran planeta exterior y otras dos Supertierras.

3. Qué estrés

Las plantas siguen sorprendiendo. Otra sorpresa más: Aunque no poseen un sistema nervioso utilizan señales normalmente usadas por los animales cuando se encuentran bajo condiciones de estrés. El estudio fue publicado en Nature Communications. Responden al ambiente de manera similar a los animales, con una combinación de respuestas eléctricas y químicas pero con un mecanismo diferente. Un aporte más que muestra la increíble versatilidad de las plantas, consideradas antes como simples organismos inmóviles.

4. Extraños grafitis en otro mundo

La Nasa reveló imágenes tomadas por la sonda Cassini en abril en un sobrevuelo de la luna Tetis de Saturno. Se observan unas rayas rojas sobre la superficie, a manera de grafitis, como si hubieran sido pintadas con aerosol. No se sabe a ciencia cierta a qué se deben, podría ser hielo impuro, pero todo es mera especulación. En otro sobrevuelo a finales de año se tomarán fotos en mayor resolución para ver si se resuelve el misterio.

5. Arcilla apetitosa

Chimpancés en las selvas de Uganda están comiendo cada vez más arcilla como suplementación mineral en su dieta reportaron investigadores en Plos One. Estos primates han sido observados comiendo y bebiendo de hoyos arcillosos y de los nidos de las termitas. Parece que han comenzado a ingerir más minerales consumiendo la arcilla que les ayuda a desintoxicarse y digerir el alimento. Además, la disminución de las palmas en las cuales obtenían minerales ha incidido igualmente.

6. Era el ébola

Ensayos con la vacuna experimental VSV-ZEBOV en 7.500 participantes en Guinea sugieren que confiere alta protección contra el ébola a los 10 días de la vacunación en adultos que han estado expuestos al virus por contacto cercano con una persona recientemente infectada. Los resultados fueron publicados en The Lancet y sugieren además que la vacuna es segura y se registraron efectos secundarios mínimos en las pruebas. El estudio fue patrocinado por la Organización Mundial de la Salud. Una esperanza.

7. Mis dos manos nuevas

Médicos del hospital infantil de Filadelfia reportaron el primer trasplante bilateral de manos en un niño que había sufrido amputación de manos y pies tras una infección después de un trasplante de riñón. La complicada cirugía del trasplante fue en un niño de solo 8 años, que hasta el momento avanza en su recuperación. En cuanto a sus pies, había recibido ya prótesis, con lo cual se espera puede desenvolverse mejor en sus actividades.

8. Microbios que deprimen

Bacterias depresivas. O que la causan. Científicos reportaron en Nature Communications una relación entre las bacterias intestinales y la ansiedad y depresión en las personas. Se encontró que no son solo las bacterias sino la doble comunicación alterada entre el sujeto estresado temprano en su vida y su microbiota lo que conduce a esas situaciones. En el estudio ratones fueron sometidos a estrés y luego a bacterias intestinales, derivando en ansiedad y depresión.

9. Auroras en una enana

Astrónomos lograron deducir la existencia de auroras en una lejana estrella enana marrón, todo un logro pues solo se han observado en planetas del Sistema Solar. Se trata de una enana a 20 años luz según la revelación en Nature. El hallazgo sugiere que esos cuerpos tienen más características de planetas, pues no alcanzaron la masa para generar reacciones de hidrógeno. Estas enanas son muy tenues, poco brillantes, y la observación se confirmó con radiotelescopio.

10. Un cometa orgánico

Los análisis realizados por la sonda Philae sobre el cometa 67P en el cual descendió y se perdió, detectaron compuestos orgánicos formando aglomerados y no disueltos de manera aislada. Eso no se había visto en otros cometas y para algunos reafirma la hipótesis de que fueron esos viajeros del espacio los que trajeron la vida al planeta en el intenso bombardeo inicial luego de su formación.

Chimpancés asesinos

Asesinos. No son asesinos en serie, pero tal como los humanos, matan, cometen homicidios muchas veces en contra de individuos desprotegidos.

Científicos que estudian diferentes comunidades africanas de chimpancés han hallado que algunas veces matan congéneres. Los homicidios ocurren con mayor frecuencia en grupos en los que la mayoría son adultos, de acuerdo con Michael Wilson, antropólogo de University of Minnesota en Minneapolis (Estados Unidos).

Wilson solicitó a investigadores de 10 sitios de chimpancés con 17 comunidades suministrarle información sobre los casos de homicidios.

Los chimpancés pasan la mayor parte del tiempo de forma pacífica, jugando, buscando comida o consintiéndose, pero algunas veces cometen homicidios, como desde hace 40 años reportara la experta e investigadora Jane Goodwall.

Algunos sostienen que se presentan por la intrusión de humanos, la deforestación, la caza y la alimentación por parte de turistas.

El nuevo estudio halló que las comunidades en las que se documentó la mayoría de muertes no habían tenido encuentro con humanos. Grupos de machos cometían la mayoría de los asesinatos y la mayoría de las víctimas eran pequeños y adultos de comunidades vecinas.

“Los hallazgos sugieren que matar es una estrategia que evolucionó para que adultos machos eliminaran rivales y competidores por apareamiento”, dijo Wilson.

Los investigadores documentaron 86 casos de homicidio entre chimpancés, bien presenciando los ataques o al encontrar cuerpos con heridas frescas.

El mayor número de muertes en una comunidad, 31, ocurrió en Ngogo, en el parque Kibale en Uganda. Esa comunidad tenía 38 machos adultos, el mayor número de cualquier comunidad estudiada.

Para Linda Marchant, de Mimi University en Oxford, Ohio, lo hallado controvierte la idea de que la intromisión de humanos es la que provoca los homicidios.

No se sabe porqué asesinan chimpancés infantes. La práctica podría reflejar la eliminación de potenciales competidores para los descendientes de los machos, especuló.

Estudios en cuatro comunidades de chimpancés bonobo no registraron asesinatos. Los bonobos son considerados la alternativa de paz y amor de los chimpancés comunes, aunque poco se sabe de los actos agresivos que cometen.

Pero parecen más pacíficos que los chimpancés, dijo Wilson.

Foto de chimpancés.

Cuervos se comunican por gestos

Señalar y coger objetos para llamar la atención es una conducta solo observada en humanos y nuestros parientes cercanos: los grandes simios.

Pero Simona Pika, del Max Planck Institute for Ornithology y Thomas Bugnyar, de la Universidad de Viena, entregaron la primera evidencia de que los cuervos (Corvus corax) también usan los gestos deícticos para verificar el interés de una potencial pareja o para fortalecer un lazo ya existente.

Hacia los nueves meses los bebés humanos comienzan a usar gestos deícticos como señalar o tomar objetos, previo a las primeras palabras. Los científicos piensan que tales gestos se fundamentan en capacidades de inteligencia relativamente complejas y representan el punto de inicio para el uso de símbolos y por tanto del lenguaje humano. Los gestos deícticos son marcas en el desarrollo del habla humana.

La observación de tales gestos entre los grandes simios, para sorpresa, es más bien escasa. Los chimpancés (Pan troglodytes) en el Parque Nacional Kibala en Uganda, por ejemplo, emplean el rascado directo para indicar distintos puntos de su cuerpo para ser aseados.

Esta comunicación deíctica había sido reservada solo para los primates. Según aquellos dos investigadores, esa conducta no está restringida a humanos y grandes simios. Por dos años investigaron la conducta no vocal de miembros marcados de una comunidad cuervos salvajes en el Cumberland Wildpark en Grünau, Austria.

Pudieron observar que los cuervos usan sus picos como las manos para mostrar y ofrecer objetos como musgos, piedras y palos. Esos gestos estaban dirigidos sobre todo a parejas del sexo opuesto y resultaron en la orientación frecuente de los recipientes hacia los objetos y los que los señalaban. Subsecuentemente, los cuervos interactuaban uno con otro, por ejemplo manipulando juntos el objeto.

Los cuervos son aves de la familia de los córvidos, como las urracas, sobrepasan en inteligencia a la mayoría de las otras especies aviares.

Sus marcas en varios test de inteligencia son tan altos como los de los grandes simios. Los cuervos en particular se caracterizan por una comunicación intra-pareja compleja, largos periodos para formar lazos de unión y un alto grado de cooperación entre compañeros.

El nuevo estudio revela que los gestos diferenciados han evolucionado en especies con un alto grado de capacidades colaborativas.

¿Se creen humanos? Chimpancés exterminan otra especie

Que un animal sea más nocivo que los humanos para los demás, es mucho cuento. El título lo obtiene el chimpancé.

Los monos colobos rojos del Parque Nacional Kibale en Uganda están siendo llevados al exterminio por los chimpancés, de acuerdo con un estudio que publica el American Journal of Primatology.

Es el primer caso documentado de un primate no humano sobreexplotando otra especie de primates.

Eso a pesar de que la taxonomía de ese mico de Uganda está en disputa, pues algunos científicos lo consideran una especie (Procolobus tephrosceles) mientras otros creen que es una subespecie (P. rufomitratus tephrosceles).

El estudio examinó 33 datos de censo primate (1985-2007) y encontró que la amenazada población de colobos ugandeses cayó 89 por ciento en ese período, principalmente por la caza que de él hace el chimpancé común (Pan troglodytes).

También coinciden otros factores en este exterminio, como enfermedades y la competencia con otros micos herbívoros, qu abundan en una pequeña área a medida que su hábitat selvático se encoge. Esos factores son menores frente a la caza a que son sometidos por los chimpancés.

La amenaza es más seria al dedicarse los chimpancés a cazar sobre todo los micos jóvenes, que no se han reproducido, reduciendo las posibilidades de repoblamiento.

El número de chimpancés en el área ha subido un 53 por ciento, dijeron los investigadores.

La reducción en el número de colobos fue advertida en un paper de 2008 en Primates, pero sólo se analizaron tres años de datos en esa ocasión.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales colocó al colobo ugandés en la lista roja de especies amenazadas dado que la depredación por los chimpancés ha fragmentado severamente las subpoblaciones.

Las chimpancés juegan con muñecas de palo

Hay autores que creen que los animales también juegan. Lo que no se sabía era que… ¡a las muñecas!

Esto parece desprenderse de una investigación que promete toda clase de controversias. Científicos reportaron la primera evidencia de que los chimpancés jóvenes tienden a jugar, dependiendo del sexo, tal como los humanos.

Machos y hembras juegan con palos, pero ellas lo hacen con mayor frecuencia y a menudo los tratan como madres que cuidan sus bebés, dice el estudio publicado en Current Biology.

El hallazgo, de verificarse, sugiere que la tendencia consistente a través de todas las culturas de las niñas jugar con muñecas más que los niños no es el resultado de una socialización estereotipada, sino que sería parte de unas predilecciones biológicas.

En estudios previos se simios en cautiverio se sugería una influencia biológica en la selección de los juguetes. Cuando a los jóvenes se les ofrecen juguetes humanos de determinado sexo, las hembras se inclinaban por las muñecas, mientras los machos tendían a jugar con juguetes de niños, como carros.

“Esta es la primera evidencia de una especia animal en la naturaleza en el cual el objeto de juego difiere entre hembras y machos”, dijo Richard Wrangham, de Harvard University.

Las conclusiones surgieron de 14 años de observación en la comunidad de chimpancés Kanyawara en el Parque Nacional Kibale en Uganda.

Wrangham y la coautora Sonya Kathlenberg de Bates College en Maine encontraron que los chimpancés utilizan palos de cuatro formas: para investigar agujeros que pueden contener agua o miel, como armas en encuentros agresivos, en el juego en solitario o en sociedad y en una conducta que los investigadores llaman porta-palos.

Wrangham dijo que vieron que de tiempo en tiempo, durante años, cargaban palos y sospechaban que las hembras lo hacían más. El estudio lo confirmó.

“Pensábamos que si los palos eran usados como muñecos, las hembras los llevarían más que los machos y dejarían de usarlos cuando tuvieran sus bebés”, dijo el científico. “Ahora sabemos que esos dos puntos eran correctos”.

Las hembras jóvenes llevaban a veces sus palos a sus sitios de descanso y algunas veces jugaban con ellos en una forma que evocaba el juego maternal.

No se sabe si esta forma de juego es común en los chimpancés. De hecho, nadie ha reportado previamente el uso de palos como una forma de juego, a pesar del considerable interés entre los investigadores de chimpancés en la descripción del uso de objetos.

Habrá que esperar más verificaciones.