Comer mucho: otra forma de desperdiciar alimentos

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Hay otra manera de botar comida: comer en exageración.

Un nuevo estudio en Agricultural Systems reveló que casi 20% de la comida disponible para los consumidores se desperdicia, bien en la basura o… comiendo de más.

La población mundial consume cerca del 10% más de lo que necesita y casi 9% es tirado a la basura o se deja que se dañe.

Los esfuerzos para reducir miles de millones de toneladas podrían mejorar la seguridad alimentaria global y evitarían daños ambientales.

El estudio, de científicos de la University of Edinburgh examinó 10 claves del sistema global de alimentos, incluyendo el consumo de alimentos, el cultivo y la cosecha para cuantificar las pérdidas.

Con datos de la FAO se encontró que se pierde mucha más comida de lo que se pensaba. Casi la mitad de las cosechas o 2100 millones de toneladas se pierden por sobreconsumo, desperdicios o ineficiencia en los procesos de producción.

El proceso menos eficiente es la ganadería, donde se pierde 78% o 840 millones de toneladas. Cerca de 1000 millones de toneladas cosechadas se usan para producir 240 millones de toneladas de productos para animales incluyendo carne, leche y huevos.

Eso solo responde pro 40% de todas las pérdidas de las cosechas recogidas.

La mayor demanda por alimentos como carne y productos lácteos reduciría la eficiencia del sistema de alimentos y dificultaría la alimentación de una población mundial en expansión.

De acuerdo con Unicef, hoy 1 400 000 niños están en peligro de morir por desnutrición.

Satisfacer la demanda poblacional podría provocar afectaciones ambientales al aumentar las emisiones de gases de invernadero, agotar fuentes de agua y causar pérdida de biodiversidad.

Para los investigadores, se debe alentar a que las personas consuman menos productos de origen animal, reducir el desperdicio y no exceder las necesidades nutricionales. Eso ayudaría a mejorar la seguridad alimentaria.

¿Tiene algún problema pegarles palmadas a los hijos?

Foto Wikipedia commons

Foto Wikipedia commons

Unas buenas nalgadas no han matado a nadie. Son el medio elegido por muchos padres para que su hijo sea obediente, pero ¿funciona?

Un nuevo estudio que analizó 50 años de investigaciones sugiere que pegarles a los niños para corregirlos los hace más desafiantes y, en la edad, adulta, tienen más problemas de salud y comportamiento antisocial.

El estudio se centró en las palmadas, no en abusos físicos, expresó Elizabeth Gershoff, profesora de University of Texas en Austin. “Hallamos que ese castigo estaba más asociado con un resultado negativo y no se relacionaba con un cumplimiento inmediato o en el largo plazo, que es el objetivo de los padres cuando disciplinan sus hijos”.

Hoy el abuso infantil es rechazado, pero algunas formas de castigo corporal son muy aceptadas. Un estudio de la Unicef en 2014 encontró que cerca del 80% de los padres en el mundo dan algún castigo físico. Y en Estados Unidos cerca del 76% de los hombres y 65% de las mujeres creen que los niños necesitan a veces una reprimenda de estas.

El estudio analizó los estudios que involucraron 160.000 niños en las últimas 5 décadas.

Lo hallado:

Las palmadas, definidas como un golpe con las manos abiertas en la nalga o extremidades, se relacionan con 13 de 17 resultados negativos.

En particular los niños más sometidos a este castigo eran más dados a tener problemas mentales y a ser más antisociales. Esto encuadra con anteriores hallazgos de que se relaciona con menor coeficiente intelectual, altos niveles de agresión, depresión, ansiedad y paranoia.

Ese castigo parece que aquieta al niño de inmediato, peor a largo plazo lo hace más desafiante que sus pares que nunca han sido castigados a palmadas, según el artículo aparecido en el Journal of Family Psychology.

El estudio, de todas maneras no pudo probar causalidad, pues podría ser que los niños con tendencia a problemas de conducta sean más dados a recibir este castigo.

Pero otro estudio ha mostrado que si se reducen las reprimendas con palmada hay menos problemas de comportamiento en los niños.

¿Entonces?