Mis 10 noticias científicas de la semana (17-22)

Cortesía U. Texas

1. Míster músculo

Cuando tire la red, piense que podría ser su musculatura. Científicos descubrieron que el nailon de pescar puede ser, mediante un procedimiento barato, convertirse en poderosos músculos artificiales, músculos que pueden levantar cien veces más peso y generar cien veces más potencia mecánica que músculos humanos del mismo peso y longitud, pudiendo generar 7,1 caballos de fuerza por kilogramo, casi tanto como un motor de jet. El estudio fue publicado en Science, realizado por un grupo internacional liderado por la Universidad de Texas en Dallas. El músculo es elaborado doblando y ensartando un polímero del nailon de alta resistencia y cosiendo las tiras.

2. Avatar, el mico

Científicos utilizaron un mico rhesus a la manera de un avatar en un experimento sin igual para examinar la capacidad de controlar un cuerpo o extremidad. Emplearon una máquina para convertir la actividad cerebral de un simio, denominado el máster, en impulsos eléctricos aplicados a la médula espinal de un animal sedado, el avatar, que se movió en respuesta al estímulo. Los resultados fueron publicados en Nature Communications y constituyen una aproximación a la traducción de pensamientos en el movimiento de pacientes paralizados.

3. Una estrella con mucha prisa

No la persiguen abejas. No. Una estrella caliente supermasiva Kappa Cassiopeiae escapa a una velocidad de 1.100 kilómetros por segundo en relación con sus vecinos. Y aunque esta clase de corredoras espaciales no es extraña hoy, hay un hecho especial que reveló la imagen del telescopio Spitzer: un arco rojo de material en su camino, un arco de choque que a veces se ve frente a las estrellas más veloces y masivas de la galaxia. Los arcos se forman cuando los campos magnéticos y el viento de partículas saliendo de la estrella colisionan con el gas y el polvo difusos que llenan el espacio interestelar. El arco está 4 años luz delante de esta y aunque la estrella se puede ver a simple vista, el arco no.

4. Ciencia en entredicho

Cuando en enero científicos japoneses reportaron un nuevo método para reprogramar células madre mediante un agente externo como ácido, lo que parecía muy sencillo, hubo una exclamación conjunta de quienes trabajan en el tema. Pero cuatro semanas después nadie ha podido replicar el desarrollo de los japoneses del Centro Riken en Kobe. Aunque es corto el tiempo, comienza a agitarse el mundo científico.

5. Vamos, ¡todas a salvo!

Aunque ya se había insinuado, un nuevo estudio en Plos One lo confirmó: en caso de inundación las hormigas usan una balsa. Pese a tan asombroso procedimiento, es mayor la sensación cuando se descubre que ¡la balsa son ellas mismas! Se unen de modo que forman una ‘embarcación’ a prueba de agua en la que se salvan, con reina y todo a bordo.

6. ¿Uvas con acné?

Proprionibacterium acnes es una bacteria asociada con la piel de los humanos, responsable del acné. Pues bien científicos la encontraron en la uva de vino italiana según un reporte en el journal Molecular Biology and Evolution, lo que representa un caso único de un patógeno humano que cruza la barrera natural para llegar a las plantas. El hallazgo se hizo cuando practicaban una muestra genética de la uva Vitis vinifera.

7. Ahí se conocen los amigos

Cuando un elefante asiático está inquieto, otro lo consuela según un estudio que será publicado en el journal Peer. Lo consuela tocándolo, un comportamiento difícil de observar en el mundo animal y que solo se ha reportado empíricamente en grandes simios, caninos y algunos córvidos. El estudio se enfocó en un grupo de 26 elefantes en cautiverio, seguido durante un año.

8. Marcando la depresión

Adolescentes que presenten una combinación de síntomas depresivos y niveles altos de la hormona cortisol tienen 14 más riesgo de desarrollar depresión severa que aquellos que no muestren ninguna de esas condiciones reveló un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Es la primera vez que se encuentra un marcador para la depresión, lo que ayudará a disponer de un tratamiento precoz.

9. Extrema precisión

Científicos reportaron en Nature que lograron medir con una precisión 13 veces mayor la masa del electrón y aunque la variación es mínima con respecto al valor que se manejaba desde 2006, será útil para confirmar el Modelo Estándar de la Física de partículas. El electrón tendría así 0.000548579909067 unidades de una masa atómica, definida como un doceavo de la masa del átomo de carbono 12 .

10. Contra la ceguera

La degeneración progresiva de los fotorreceptores de los ojos, los conos y bastones, provocan ceguera por enfermedades como retinitis pigmentaria y degeneración macular por le edad, No tienen tratamiento, pero científicos reportaron en Neuron un compuesto químico que en ratones permitió que otras células actuaran como receptoras mostrándose sensibles a la luz. Se espera que funcione en humanos, aunque es difícil decir hasta qué punto se podría recuperar la visión.

Estudio dice que habría detectado el punto G

El esquivo punto G habría aparecido por fin. Esto, de acuerdo con lo que reclama Adam Ostrzenski, del Instituto de Ginecología en San Petersburgo (Florida).

Un estudio que presentó en la edición del 25 de abril de The Journal of Sexual Medicine dice que ese punto, clave en el placer sexual femenino, mide casi 1 centímetro de largo y casi 3 milímetros de ancho y se hallaría en la zona anterior (parte frontal del cuerpo) de la vagina.

“Es una estructura tipo uva. Nada se le parece”, dijo el especialista.

Para su hallazgo, Ostrzenski examinó el cadáver de una anciana de 83 años que había muerto de un trauma en la cabeza.

La estructura que detectó se encontraba situada dentro de un saco de tejido protector. Cuando lo removió, resección que le tomó 7 horas, el tejido se extendió como un acordeón, relató, porque la estructura está compuesta de tejido eréctil.

Aunque está convencido del hallazgo del mítico punto G, ese que les brindaría el máximo placer a las mujeres durante una relación sexual, no todos están convencidos dice una nota en LiveScience.

Amichai Kilchevsky, urólogo de Yale-New Haven Hospital en Connecticut, piensa que el estudio aporta al debate pero no trae nada nuevo. Este urólogo hizo un análisis de 60 años de estudios sobre el punto G y no encontró pruebas de su existencia. Cerca de una docena de estudios de los que revisó se hicieron en cadáveres, algunos incluyendo 20 a 30 cuerpos, pero los resultados nunca fueron concluyentes, eran mixtos.

El estudio de Ostrzenski solo incluyó un cuerpo, pero no pudo estudiar al microscopio la estructura hallada.

Un estudio más profundo, que no hizo por falta de autorización, hubiera aportado quizás más luces, incluso la posible presencia de químicos asociados con la excitación femenina.

La piel tiene ojos

Aunque resulte difícil de creer, la piel humana puede ver y prepararse para los efectos de la radiación ultravioleta de acuerdo con un estudio de científicos de Brown University.

Broncearse, para cualquier persona, es solo una disposición a recibir los rayos del Sol. Una persona bronceada de esta manera, natural, pasa horas bajo el Sol y termina como una estrella de cine.

Para los científicos es diferente y la reacción de la piel a la luz ultravioleta había sido un misterio. Ahora un nuevo estudio demuestra que la piel detecta la radiación UVA mediante un receptor sensible a la luz que solo se había detectado en el ojo y esto inicia la producción de melanina en un par de horas. Hasta hoy, se sabía que esa producción ocurría días después de que la radiación de UVB había comenzado a dañar el ADN.

“Tan pronto como usted se coloca al sol, su piel sabe que está expuesta a la radiación UV”, dijo Elena Oancea, autora y profesora del Brown. “Es un proceso rápido, más rápido de lo que se sabía”.

Los científicos creen que la melanina protege el ADN en las células de la piel contra el daño de los rayos UVB absorbiendo la radiación incidente. Esta protección no es completa, por lo que la gente debe ayudarse con bloqueadores solares. Pero el nuevo estudio en Current Biology muestra que el cuerpo monta su defensa mucho más rápido, antes de que aparezca en forma de bronceado.

En el estudio se encontró que la piel contiene la rodopsina, un receptor fotosensitivo usado por el ojo para detectar la luz y se rastrearon los pasos que hacen que la rodopsina libera señales del ión de calcio que instiga la producción de melanina.

Los autores determinaron además que la luz de onda larga UVA, antes que la de onda corta UVB, es la que estimula la rodopsina en los melanocitos, célula que se encarga de producir la melanina.

Para el Sol, uvas, muchas uvas… procesadas

No es para que se indigeste de comer uvas, pero un estudio de la Universidad de Barcelona indica que esa fruta tiene propiedades para defender la piel contra la radiación solar ultravioleta.

Los rayos ultravioleta emitidos por el Sol son la causa ambiental principal de problemas de piel, provocando cáncer, quemaduras y eritemas solares, así como el envejecimiento prematuro de la dermis y la epidermis.

El estudio demuestra que algunas sustancias presentes en la uva pueden reducir la cantidad de daño celular provocado en la piel expuesta a esa radiación.

Los rayos UV actúan sobre la piel activando compuestos de especies reactivas al oxígeno, que oxidan macromoléculas como los lípidos y el ADN, estimulando ciertas reacciones y enzimas que pueden provocar la muerte celular.

El grupo de científicos de aquella universidad demostró que algunas sustancias polifenólicas extraídas de las uvas (flavonoides) pueden reducir la formación de aquellos compuestos reactivos en las células de la epidermis humana que ha sido expuesta a radiación ultravioleta de onda media y onda larga. El estudio, hecho in vitro en laboratorio, fue publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry.

A mayor grado de formación de polimerización de los flavonoides y de formación de compuestos con ácido gálico, mayor su capacidad fotoprotectora.

No se trata de que las personas ingieran grandes cantidades de uvas, pero sí que la industria de productos protectores de la piel considere incluir extractos polifenólicos derivados de las plantas.

En el mercado existen compuestos cosméticos y drogas basados en uvas, pero no se había entendido su acción.

Foto cortesía Sinc.