10 noticias científicas de la semana (23-29)

1. El libro de la vida

Son 49.056 especies conocidas hasta ahora las que habitan la geografía colombiana, una biodiversidad que apenas se conoce. Falta mucho por identificar. El Instituto Humboldt presentó el libro de la biodiversidad 2014 en el cual se muestran no solo las especies por grupos sino las amenazas que sufren, el tráfico ilegal, la pérdida de hábitat.

2. Vacuna efectiva

Una vacuna experimental contra el ébola mostró resultados alentadores en 20 adultos sanos sometidos a la prueba. Produjo una respuesta inmune adecuada y no causó efectos secundarios. Se trata de la vacuna con fragmentos del virus de dos especies, Zaire y y Sudán. Es desarrollada por los Institutos de Salud de Estados Unidos y la firma farmacéutica GSK. Dado el resultado, se acelerarán nuevas pruebas clínicas con más personas.

3. Que nada entre

Los cinturones de Van Allen son una bendición para la Tierra, al proteger el planeta de radiación nociva. Ahora investigadores reportaron en Nature el hallazgo de otro anillo a unos 11.000 kilómetros de altura sobre la superficie, que protegen de los llamados electrones asesinos, amenaza de astronautas y equipos en órbita.

4. Irrompible

El material genético del ADN puede sobrevivir un vuelo a través del espacio y su reingreso a la atmósfera terrestre, demostró un estudio publicado en Plos One, basado en un experimento a bordo del cohete Texus-49, indicando que puede resistir las condiciones más extremas. El hallazgo es útil al momento de considerar las condiciones de vida en otros mundos.

5. Nueva casa para las tortugas

Con base en una nueva tecnología de secuenciación, científicos de la Academia de Ciencias de California establecieron el árbol de la vida de las tortugas, revelando que están emparentadas con los dinosaurios, con los cocodrilos y las aves. Pertenecen al nuevo grupo Archelosauria, alejándolas de lagartos y serpientes como se tenían hasta ahora.

6. Unos perros muy entendidos

Cuando uno escucha alguien que le habla, le responde según su mensaje y según otros rasgos de su discurso, como el tono de voz y hasta el género. Un estudio en Current Biology demuestra que los perros también diferencian todos estos componentes del proceso cuando una persona les habla, lo cual no indica que entienden todo lo que se les dice. La investigación revela que el discurso es procesado también en ellos en los dos hemisferios cerebrales.

7. Mamá chimpancé ayuda a sus hijos

Cuatro décadas de observación permitieron concluir que las mamás chimpancés con hijos machos son un 25% más sociables que las madres con hijas hembras, dice un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences. Dedican 2 horas más cada día a estar con otros chimpancés. Esto podría deberse a que les ayudan así a adquirir las habilidades que necesitan para prosperar en la competencia entre adultos.

8. Tatequieto al cáncer

No pocos tumores persisten y crecen porque silencian el sistema inmunitario, pero una nueva técnica para fortalecer el sistema ha mostrado resultados prometedores. Cinco estudios presentados en Nature incluyen nuevos tipos de cáncer que responden a esa terapia, denominada ‘inmune chekpoints’. La estrategia no funciona en todos los pacientes, pero los nuevos estudios describen características de aquellos que sí lo hacen, abriendo nuevas posibilidades.

9. ¡Al fin la bridgmanita!

Se habían demorado. Es el mineral más abundante en la Tierra, comprendiendo cerca del 38% del volumen del planeta, pero no tenía nombre oficial. Se le llamaba perovskita, pero no se le había encontrado de modo natural y por eso no podía ser denominado oficialmente. El silicato de hierro magnesio. Se encontró en meteorito. Ahora se llama bridgmanita, en honor a Percy Bridgman, el padre de los experimentos de alta presión, que es donde se forma este material. El informe apareció en Science.

10. La suerte de las abejas

La pérdida de muchas de las plantas favoritas tendría que ver en el declive mundial de abejas sugiere un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences. Hasta hoy no se ha logrado determinar una causa precisa de esta disminución que podría derivar en una crisis de la polinización, habiéndose sugerido desde el cambio climático al tamaño de estos insectos. Para los autores al tratarse de la reducción de una sola especie, la pérdida de sus plantas asociadas las estaría afectando.

Mi selección de las 10 noticias científicas de la semana

1. Solo quedarán los copitos de nieve

Los glaciares colombianos sigue desapareciendo a paso acelerado, reveló un nuevo informe del Ideam, por lo que en unos 30 años solo quedará su recuerdo y, quizás los copitos de nieve o chulados que venden en las calles.

En 30 años se ha perdido el 57% de la masa glaciar y solo quedan seis nevados, todos por encima de los 5.100 metros: Ruiz, Santa Isabel, Tolima, Huila y las sierras nevadas del Cocuy y Santa Marta,

2. Un mundo perdido

Científicos de Oslo reportaron el hallazgo de un minicontinente sumergido entre Madagascar y la India, que pudo partirse de es isla hace muchos millones de años. El estudio fue publicado en Nature Geoscience. Se le llamó Mauricia en honor a la isla Mauricio donde se encontraron restos de circonio que hablan de ese mundo en el que seguramente no alcanzó a haber vida avanzada. El subcontinente se habría hundido hace más de 660 millones de años.

3. Tercer anillo sobre la Tierra

La Nasa informó que las sondas Van Allen descubrieron un tercer anillo o cinturón alrededor de la Tierra, con espacio entre ellos, que protege el planeta de la radiación solar y que es afectado por las tormentas solares. Esa región vecina es importante para la vida humana hoy pues allí se mueven satélites de comunicaciones y GPS.

El descubrimiento muestra la naturaleza dinámica y variable de los cinturones de radiación, llamados de Van Allen por su descubridor, y mejora el entendimiento de cómo responden a la actividad solar. El estudio fue publicado en Science.

4. Se busca pareja. Motivo: viaje a Marte

El multimillonario Dennis Tito, quien en 2001 se convirtió en el primer turista espacial, fundó una empresa con el propósito de realizar en 2018 la primera misión tripulada a Marte. Sería un viaje de 501 días. Para el mismo se seleccionaría una pareja, posiblemente casados, para que se acompañen en la soledad del espacio. La nave no aterrizará en el planeta rojo, sino que lo sobrevolaría a baja altura. Para la misión se emplearían naves desarrolladas ya por algunas empresas. El anuncio de la misión se hizo esta semana.

5. La vacuna que los durmió a todos

A lo que habían reportado ya varios países se sumó el Reino Unido: la vacuna de GlaxoSmithKline Pandermix empleada para proteger personas por una posible pandemia de influenza H1N1 en 2009, produjo narcolepsia en distintos usuarios, un serio desorden del sueño, según reportó Nature.

La vacuna producía mucho sueño en el día, acompañado por cataplexia, una debilidad súbita de los músculos.

Los científicos revisaron casos de 245 pacientes de 4 a 18 años de edad en centros neurológicos y del sueño en el Reino Unido, concluyendo que produjo un riesgo 16 veces mayor de narcolepsia, lo que corresponde a entre 52.000 y 57.000 vacunas asociadas con ese desorden.

Suecia y Finlandia habían reportado lo mismo en 2011.

6. La Iliada entró en producción

Tal como rastrean genes pasta el origen de alguna especie o persona, científicos rastrearon algunos detalles d ella Illiada de Homero para ver cuándo fue escrita la clásica obra de literatura que narra la batalla entre Agamenón y Aquiles.

Genetistas publicaron en Bioessays que esa obra fue escrita hacia el año 760 antes de Cristo, con un margen de error de solo 50 años.

Los investigadores aplicaron métodos estadísticos filogenéticos a la evolución del lenguaje para diferenciar los vocablos homéricos, del griego moderno y el hitita.

7. Antiquísimas biomoléculas

Aunque los científicos han creído que las moléculas orgánicas complejas no pueden sobrevivir la fosilización, restos de criaturas marinas de hace 350 años descubiertos en Estados Unidos retan tal creencia según reporte en el Astrobiology Magazine. Habrían sido halladas en animales con patas emplumadas que sucumbieron en alguna tormenta en el periodo Carbonífero. Sus esqueletos porosos pronto se confundieron con el sustrato en el que quedaron, pero algunos de esos poros permanecieron intactos con sus moléculas orgánicas.

8. Las telarañas pueden  frenar trenes

En una escena de El hombre Araña en 2004, este desplegaba su telaraña para frenar un tren subterráneo. Estudiantes de física del Reino Unido calcularon si eso podría suceder con una telaraña real, de las que elaboran las arañas y en un artículo titulado Doing Whatever a Spider Can publicado en el Journal of Physics Special Topics de la Universidad de Leicester demostraron que sí podría parar un tren de verdad.

La telaraña de la película, establecieron en sus cálculos, es proporcional a la de las arañas, de modo que sí podría frenar esa potente máquina. De hecho, científicos consideran las telarañas reales como más fuertes que el acero.

9. Un planeta en el útero

Con el Very Large Telescope de la ESO astrónomos vieron por primera vez un planeta en formación aún inmerso en un grueso disco de gas y polvo cerca a la joven estrella HD 100546 a 335 años luz de la Tierra. Parece que será un planeta gasesoso similar al tamaño de Júpiter. Esa estrella ha sido muy estudiada y se ha sugerido la existencia de un planeta que orbita a 6 veces la distancia Tierra-Sol, o sea 900 millones de kilómetros.

El planeta bebé se halla a unas 70 veces la distancia Tierra-Sol, lo que equivaldría a la región donde en nuestro Sistema Solar se hallan cuerpos menores como Eris y Makemake, en el cinturón de Kuiper.

10. ADN espacial

Con nueva tecnología en telescopios y laboratorios, científicos descubrieron un par de moléculas prebióticas en el espacio interestelar, lo que sugiere que algunos químicos básicos que son claves para la vida se pueden haber formado en los granos de hielo que flotan entre las estrellas. El hallazgo se hizo a 25.000 años luz, cerca al centro de la Vía Láctea, gracias al telescopio de Green Bank. Los químicos hallados allí en esa nube incluyen una molécula que se piensa es es un precursor clave del ADN y otra que puede haber tenido un rol en la formación del aminoácido alanina.

La Tierra tiene cinturones que la aprietan

Un anillo de más no sobra. En una peligrosa región del espacio vecina al planeta, las sondas Van Allen de la Nasa hallaron un tercer anillo de radiación, revelando la presencia de estructuras inesperadas en esa zona del vecindario.

Estudios previos de los cinturones de Van Allen habían revelado hace tiempo la existencia de dos regiones diferentes que atrapaban la radiación que rodeaba el planeta, pero las sondas, lanzadas en agosto 30 del año pasado mostraron esa sorprendente nueva tercera zona.

Los cinturones, llamados en honor de su descubridor, James Van Allen, son regiones críticas para la sociedad moderna, que depende de muchas tecnologías espaciales. Esos cinturones son afectados por las tormentas solares y el tiempo espacial y pueden crecer dramáticamente. Cuando esto ocurre, pueden representar un peligro para los satélites de comunicaciones y los GPS, así como para las personas en el espacio.

“Las fantásticas capacidades y la tecnología avanzada de las sondas permitieron a los científicos ver en detalles sin precedentes cómo están poblados los cinturones de radiación con partículas cargadas y proveerán datos sobre qué las hace cambiar y cómo esos procesos afectan la atmósfera superior”, dijo John Grunsfeld, de la Nasa en Washington.

El descubrimiento revela la naturaleza dinámica y variable de los cinturones de radiación y mejora el entendimiento de cómo responden a la actividad solar.

Los resultados del estudio fueron publicados en Science.

Instrumentos como el telescopio relativístico protón electrón revelaron que puede haber tres estructuras distintas y duraderas con un espacio vacío entre ellas.

“Es la primera vez que tenemos tales instrumentos de precisión mirando tiempo, espacio y energía juntos”, indicó Daniel Baker, líder del estudio y de aquel instrumento.

En la imagen cortesía de la Nasa, se aprecia cómo son los cinturones que protegen el planeta.