Un gusano y una planta se copian

Sabia, la naturaleza es. O simplemente es así. Bueno: un gusano produce cianuro con la misma maquinaria que lo hace una planta… ¡la planta donde vive!

Los gusanos zyagena evita así que los pájaros se los coman.

No está claro, reportaron en Nature Communications los científicos que hicieron el descubrimiento, quién tomó e ejemplo de quién: si el gusano o la planta.

Es el primer ejemplo de organismos de reinos diferentes que evolucionan la misma maquinaria bioquímica.

Algunas plantas son conocidas por tener bombas de cianuro, de modo que cuando un insecto llega a comerse las hojas, ingredientes guardados en distintas partes de las células de la planta, se combinan para producir cianuro y activar la defensa.

Científicos sabían que algunos gusanos podían comer plantas con cianuro y lo almacenaban en su cuerpo, pero descubrieron recientemente que cuando las plantas tienen poco cianuro, los gusanos lo elaboran como una manera de detener posibles depredadores.

“Podemos retirar esos gusanos y ponerlos en plantas que no contienen cianuro, y ello continúan produciéndolo”, dijo Birger Moller, coautor del estudio, de la Universidad de Copenhague.

Los investigadores especularon que en algún momento del pasado los gusanos robaron los genes productores de cianuro de las plantas, pero la secuencia del ADN en los genes del cianuro en gusanos y plantas no se parecía. De manera extraña, ambos usan genes de la misma superfamilia que se encuentra en muchos otros organismos (los humanos usan genes de esta familia para descomponer toxinas en el hígado).

Los dos no solo guardan las instrucciones del cianuro en tres genes similares pero distantemente relacionados, sino que lo cocinan, por llamarlo así, de la misma manera.

Fotos de planta que produce cianuro y del gusano que habita en ella.

La fea se acomoda con un feo

Las gorrioncitas menos atractivas tienden a no tener aspiraciones altas cuando de seleccionar pareja se trata, de acuerdo con una investigación presentada en BMC Evolutionary Biology.
Las hembras de menor calidad prefieren machos de menor calidad.
Aunque siempre se ha asumido que las hembras querrán elegir la mejor pareja posible, en términos del bienestar genético y reproductivo, Matteo Griggio y Herbert Hoy hallaron que, de hecho, las hembras poco atractivas no soñaban aparearse con un macho considerado fuera de su liga.
En términos de gorriones, para ser claros, los machos con un gran parche de plumas de colores oscuros son considerados los más atractivos. Mientras más grande el distintivo, más probable que posea el mejor territorio en dónde criar la descendencia.
Si las hembras creyeran que el tamaño es lo que importa, esos machos serían irresistibles para cualquiera.
En el experimento los científicos del Konrad Lorenz Institute for Ethology en Viena dividieron al azar 96 machos de gorriones caseros en dos grupos, aquellos con un parche promedio y otros con un parche creado artificialmente.
Al observar la conducta de 85 hembras definieron el macho preferido.
Griggio explicó que las hembras no tienen una preferencia por el tamaño, pero encontraron que las menos atractivas, esas con menos peso y condición más pobre, tenían una clara preferencia por machos de parche más pequeño o promedio. En vez de no elegir ninguno, escogían un macho poco atractivo.
Se antoja que en algunos casos se parecen a los humanos. ¿O no?