En verano se cae más el pelo

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Si es de los que sufre pérdida de cabello, puede llamarle la atención que en verano se cae más el pelo reveló un estudio publicado en el British Journal of Dermatology.

La investigación analizó la caída del cabello a través de las estaciones en ambos hemisferios del planeta y en 8 países.

Basados en datos de Google Trends se encontró que esa estación, más la del otoño, inciden en la caída del pelo. ¿Por qué? No se sabe.

Pero el hallazgo no es nuevo, refuerza, con mayor número de datos, otras investigaciones que se habían centrado en pequeñas muestras y en sitios reducidos.

Este estudio sintetizó datos epidemiológicos digitales de ambos hemisferios para conformar la sospecha clínica de que el verano y el otoño están asociados con una mayor pérdida de cabello”, comentó Shawn Kwatra, primer autor, de la Escuela de Medicina de John Hopkins University.

Este hallazgo es clínicamente relevante para pacientes que pierden más pelo en esas estaciones y además tiene implicaciones en la evaluación de las terapias y su efectividad. Estudios posteriores aclararán esta asociación y examinarán la fisiología del ciclo del cabello”.

La calvicie o alopecia, la caída del pelo en cualquier parte del cuerpo, y que en general siempre incluye la cabeza, obedece a muchas razones.

Se estima que a los 35 años de edad, 40% de los hombres tienen pérdida de cabello, 65% a los 60 años y 70% a los 80 años de edad.

Esa condición afecta también a las mujeres, pero en menor proporción

La calvicie no es general en todo el globo. En Europa, en la República Checa está el mayor índice, con casi 42% de los hombres con pérdida de cabello, seguidos de los españoles.

En China es donde menos se cae el pelo.

El estudio estacional no reveló la situación en los países tropicales para saber si las temporadas de más calor inciden en la pérdida de pelo.

Santa Claus anda con renos flacos

Reno. Foto Wikipedia Commons

Reno. Foto Wikipedia Commons

Santa Claus podría quedarse pronto sin renos para tirar su trineo repleto de regalos.

Investigadores encontraron que estos emblemáticos animales se están reduciendo debido al cambio climático y la reducción de sus alimentos.

Continuar leyendo

10 noticias científicas de la semana

Partes de las prendas y utensilios de Ötzi. Institute for Mummies and the Iceman

Partes de las prendas y utensilios de Ötzi. Institute for Mummies and the Iceman

1. Pasarela de hace 5.300 años

En 1991 se descubrió un hombre que vivió hace 5.300 años, cuyo cuerpo apareció tras el descongelamiento del glaciar en el cual quedó en los Alpes italianos. Se le bautizó Ötzi. Un estudio en Scientific Reports determinó que sus prendas de vestir y accesorios estaban hechos con pieles de al menos 5 animales: oso su gorro y el contenedor de flechas -carcaj- de corzo, un cérvido. También usaba elementos con pieles de cabra y oveja. La pasarela de la Edad del Cobre.

2. Descifrando enfermedades

En Nature se presentó el más completo análisis del exoma humano, esas regiones codificantes de proteínas, una herramienta clave para identificar variaciones genéticas relevantes relacionadas con enfermedades. Se identificaron cerca de 7,4 millones. El análisis, para citar un caso, reveló que de 192 variantes que habían sido vinculadas a enfermedades solo 9 parecen estarlo. Un avance de interés.

3. Centro de la generosidad

Científicos habían encontrado en el cerebro el punto de la generosidad, que se activa cuando somos generosos y hacemos el bien a los otros. Se trata de la corteza cingulada anterior subgenual. La región no se activa igual en todas las personas. El hallazgo aparece en Proceedings of the National Academy of Sciences y abre un campo de acción para conocer más sobre ese rasgo y problemas relacionados.

4. Seguimos calientes

Un nuevo informe reportó que julio fue el mes más caliente desde que se llevan registros hace 136 años, siendo a la vez el julio más caliente de meses similares. Es hasta ahora entonces también el mes más caliente del año, lo cual concuerda con los registros: es verano en el Hemisferio Norte, que concentra mayor área de superficie terrestre que el sur.

5. ¿Cuándo hubo istmo?

Un estudio en Science Advances sugiere que el istmo de Panamá surgió hace 3 millones de años, 10 millones después de lo que dicen otros estudios, de acuerdo con análisis geológicos, moleculares y paleontológico. El istmo, sugieren algunos investigadores, fue determinante en el establecimiento del clima del planeta. El nuevo estudio atiza las discusiones sobre la unión del continente americano.

6. El espermatozoide ganador

La hembra de un pez perciforme del Mediterráneo, Symphodus ocellatus, elige cuál espermatozoide fecundará sus huevos de entre los machos con los que se aparea, algo que logra mediante un componente del fluido del ovario liberado con los huevos, según un artículo en Nature Communications. Las hembras prefieren machos que construyan nidos y ayuden a cuidar la descendencia.

7. Acabamos con la memoria

Un estudio publicado en Memory reveló que perdemos la capacidad de recordar cosas debido a nuestra creciente dependencia de internet y el gran buscador Google, lo cual se demostró en una prueba en las que los participantes usaron la web o dependieron de su memoria para responder unas preguntas. Un hallazgo que demuestra la penetración de los dispositivos electrónicos en nuestra vida, cambiándonos.

8. La quinta fuerza

Físicos teóricos publicaron en Physical Review Letters un artículo en el cual sugiere el hallazgo de una quinta fuerza natural además de la débil, la fuerte, la gravedad y el electromagnetismo, fuerza que de confirmarse implicaría una nueva manera de entender el universo. Pese a que se sugiere su existencia, el hallazgo debe ser confirmado y, de paso, plantea más interrogantes que respuestas.

9. Bacteria conductora

Científicos modificaron genéticamente una bacteria común en el suelo para crear cables que conducen electricidad con un tamaño miles de veces más delgados que un cabello humano gracias a la proteína filamentosa que produce, un paso hacia dispositivos electrónicos más poderosos mediante un material más verde. Un logro reportado por la Oficina Naval de Investigación de Estados Unidos

10. Oxígeno caliente

No todo lo que tiene oxígeno vive. Eso parece desprenderse del estudio del planeta extrasolar GJ 1132b a 39 años luz de nosotros. Astrónomos detectaron que su atmósfera puede ser delgada y contiene oxígeno, pero no puede contener vida. Reside muy cerca de su estrella, a unos 2,2 millones de kilómetros, y de hecho su temperatura supera los 230 grados Celsius. El artículo se publicó en el Astrophysical Journal.

Hielo del Ártico alcanzó mínimo histórico

Extensión de hielo en el Ártico. Foto Nasa

Extensión de hielo en el Ártico. Foto Nasa

Otra marca que impone el calor: el hielo del Ártico alcanzó su mínimo histórico por segundo año consecutivo, revelan los datos de la Nasa.

Cada año, la capa de agua congelada que flota sobre el océano Ártico y los mares adyacentes se derrite en la primavera y el verano y crece en el otoño y el invierno en el Hemisferio Norte, alcanzando el máximo entre febrero y abril.

Al 24 de marzo, el hielo se extendía por 14,52 millones de kilómetros cuadrados, una nueva marca de mínima extensión según el registro satelital que comenzó en 1979.

Es solo un poco menos que los 14,54 millones de 2015, pero hay un dato poco alentador: los 13 registros más bajos han sucedido en los últimos 13 años.

La nueva marca se da tras los calurosos meses de diciembre, enero y febrero alrededor del planeta, lo que pudo contribuir a la menor formación de hielo, según Walt Meier, científico del Centro Goddard de la Nasa.

El patrón de vientos en enero y febrero tampoco favoreció la formación de hielo porque trajo aire caliente del sur. Pero en definitiva el factor que tendrá un papel más importante en el futuro del hielo del Ártico es el calentamiento de las aguas del océano dijo Meier.

Es probable que vayamos a tener máximos más pequeños en el futuro porque adicional a una atmósfera más caliente el océano también se ha calentado. Eso impedirá que el borde del hielo se expanda al sur como era usual”.

Y aunque “la máxima extensión puede variar cada año dependiendo de las condiciones en el invierno, estamos viendo una tendencia significativa hacia abajo y eso está relacionado con el calentamiento de la atmósfera y los océanos.

Es que desde 1979 esa tendencia ha llevado a una pérdida de casi 1 millón de kilómetros cuadrados de cobertura de hielo, casi el territorio de Colombia.

El mar Ártico juega un papel importante en la regulación de la temperatura del planeta: su superficie refleja la energía solar que de otra forma absorbería el océano, un efecto más relevante en el verano, cuando el Sol está alto, directo sobre la región. En el invierno el Sol no sale durante varios meses en el círculo polar Ártico y el impacto se siente en la temperatura de la atmósfera.

Groenlandia se derrite dos veces más rápido

Glaciar Kulusuk. Foto Wikipedia Commons

Los glaciares de Groenlandia se retraen a un ritmo devastador: el siglo pasado a una velocidad dos veces mayor a la vivida en los pasados 9.600 años. Eso revela un estudio publicado en Climate of the Past.

Para su análisis los científicos extrajeron núcleos de sedimentos de un lago alimentado por un glaciar que permitió la primera observación continua de cambio del glaciar en el sur de Groenlandia. Luego compararon los resultados con nucleos similares de Islandia y la isla Baffin de Canadá.

“Aparecieron dos cosas”, explicó el coautor William D’Andrea, paleoclimatólogo del Observatorio de la Tierra Lamont Doherty de Columbia University. “Uno es que si usted tiene una disminución gradual en la cantidad de luz solar incidiendo en latitudes altas en el verano, si eso fuera lo único que estuviera sucediendo, esperaríamos que esos glaciares se movieran lentamente. Pero cuando agregamos los combustibles fósiles y el dióxido de carbono a la atmósfera y los glaciares que estarían creciendo comenzarían a derretirse por las temperaturas más altas del verano”.

Los glaciares son dinámicos y pesados. A medida que se mueve, muele la roca debajo, creando sedimentos que el agua derretida lava hacia el lago. Mientras más grande e3l glaciar, más roca muele. Así, los científicos pueden tomar núcleos de sedimentos del fondo de los lagos para ver cuánto material se acumuló en el tiempo, junto a otros indicadores de cambio climático. Y pueden usar radiocarbono para determinar cuándo fue depositado el sedimento.

Los sedimentos del lago Kulusuk permitieron rastrear cambios en dos glaciares cercano hasta hace 9.500 años. Antes del siglo 20, la tasa más rápida de retraimiento reflejada en el núcleo era de hace unos 8.500 años, época cuando la posición relativa de la Tierra con respecto al Sol resultaba en más luz sobre el Ártico.

“Si comparamos la tasa a la que esos glaciares se han retraído en los últimos 100 años con la retracción que los hizo desaparecer hace 8.000 a 7.000 años, vemos que la de los últimos 100 años fue el doble de lo que fue bajo la desaparición debido a causas naturales”

La historia capturada en las muestras del lago Kulusuk muestran que el período de calentamiento comenzó hace unos 8.500 años, cuando la tasa de erosión cayó rápidamente, sugiriendo que el glaciar se hacía más pequeño. Luego, hace unos 8.200 años las temperaturas comenzaron a enfriar y las tasas de erosión aumentaron. El periodo de enfriamiento ha sido documentado en toros estudios y ha sido conectado con grandes cambios en la circulación de los océanos.

Poco después del avance, hacia unos 8.000 años atrás, los glaciares debieron desaparecer por completo, con poca erosión en el sedimento entre hace 7.000 y 4.000 años.

Descubren porqué lluvia o calor disparan enfermedades

Cortesía Nature Communications, Castro Dopico et al

¿Por qué enfermamos más en ciertos momentos del año que en otros? Pues la respuesta comienza a aparecer.

Un estudio publicado en Nature Communications revela que la expresión de ciertos genes varía a lo largo del año, siguiendo una especie de huella molecular estacional en las personas.

Los investigadores hallaron que genes asociados con con inflamación son más activos en el invierno. En los meses fríos del invierno en el norte del ecuador y de junio a agosto en el hemisferio Sur, esos genes están más activos.

En el estudio con más de 16.000 personas se encontró que la actividad de cerca de 4.000 genes parece afectarse según la estación.

En la región ecuatorial, donde está Colombia, se notó que la inmunidad y la inflamación estaban relacionadas con la temporada de lluvias, cuando enfermedades como la malaria son más comunes.

Se sabe que ciertas enfermedades crónicas son estacionales, como el trastorno afectivo estacional o la enfermedad cardiovascular y la diabetes 1, así como la artritis reumatoidea, explicó John Todd, genetista de la Universidad de Cambridge, quien dirigió la investigación.

Todas esas condiciones están relacionadas con la inflamación y el sistema inmunitario.

“Ahora sabemos que todas los tipos de células inmunitarias tienen sus propios relojes circadianos, como sucede virtualmente con todos los tipos de células de los órganos del cuerpo”, en palabras de Nicolas Cermakian, del Douglas Mental Health University Institute y McGill University en Montreal, citado por The Scientist.

Es más, agregó, “las respuestas inmunitarias controladas por los relojes circadianos varían según el momento del día”. Cermakian no participó en el estudio.

El hallazgo, que fue confirmado con personas de distintas regiones del planeta, será útil en el momento de que el médico considere la situación del paciente: hay personas propensas a ciertas enfermedades en determinadas épocas del año.

Así, podría decirse que hay personas de invierno y otras de verano.

Hielo del Ártico llegó a su mínimo registro

Extensión del hielo a marzo 18. Cortesía Centro de las Nieves y el Hielo

No parecen buenas las noticias del norte: La extensión actual del hielo en el mar Ártico ha sido la más baja de los registros según reporte del Centro Nacional de Datos de la Nieve y el Hielo de Estados Unidos. Además, esa máxima extensión se logró dos semanas antes que en décadas recientes, el 25 de febrero.

Durante los meses de invierno el hielo crece hasta su máxima cobertura alrededor del 12 de marzo en un año típico de las dos décadas pasadas. Esta vez, desde el 25 el hielo se está derritiendo.

Hasta ahora la temporada 2011-2012 ostentaba la marca de la menor extensión de hielo en el Ártico.

Desde 1979 los científicos han medido la velocidad y el crecimiento del hielo en el tiempo. El hielo del mar creció hasta 14,54 millones de kilómetros cuadrados el 25 de febrero. Si se agregan 1,1 millones de kilómetros cuadrados de hielo al Ártico justo ahora, se estaría en el promedio del periodo 1981-2010.

En 2012 la extensión del hielo fue unos 200.000 kilómetros mayor al de este año. La disminución de este año equivaldría al tamaño de los estados de Texas y California combinados.

Que el máximo se hubiese tenido 15 días antes en 2015 que el promedio 1980-2010 podría deberse a una corriente inusual que se formó en Norteamérica en febrero. Un tiempo frío y tormentoso inusual se formó a lo largo de esa corriente en la mitad oriental de Estados Unidos y Canadá, mientras hubo un tiempo soleado mayor al promedio en el oeste. Esto supuso condiciones más tibias en el lado Pacífico del Ártico que condujo a una menor extensión de hielo en el mar de Bering y en el mar de Okhotsk.

También prevalece una Oscilación Ártica, o patrón del tiempo con vientos tibios del sur a travé del Ártico oriental gracias a un área de baja presión en Islandia y el sur de Groenlandia extendiéndose hasta el mar de Barents.

El Ártico no tuvo tiempo de permanecer frío y albergar más hielo.

No se sabe qué incidencia tendrá esta menor cantidad de hielo cuando lleguen los meses del verano, cuando usualmente desciende la cobertura.

Mis 10 noticias científicas de la semana (7-13)

1. Pintado de azul

A 63 años luz, de hecho es uno de los que pasa delante de su estrella, más cercanos a la Tierra, se encuentra un planeta, el primero cuyo color es detectado. Se trata de HD 189733b, que reside cerca a su estrella. El color fue observado mediante espectrografía por el telescopio espacial Hubble. A diferencia de la Tierra, el azul no se debe a la existencia de océanos sino a una atmósfera nublada, cargada con partículas de silicatos. En el planeta soplan vientos de más de 7.000 kilómetros por hora y la temperatura supera los 1.000 grados centígrados. El planeta es un Júpiter caliente orbitando a solo 5 millones de kilómetros de su estrella madre.

2. Unas magas para abrir cerrojos

Un estudio presentado en el journal Plos One muestra la inteligencia de las cacatúas, lo cual no es un descubrimiento nuevo. Sí es novedad la forma como logran superar este tipo de obstáculos: abren de manera consecutiva varios cerrojos (5) para obtener alimento, a pesar de que en cada paso no reciben recompensa alguna. El experimento se hizo en la Universidad de Viena con las cacatúas Goffin, originarias de una isla en Indonesia.

3. Qué cola tengo yo

El Sistema Solar en el que vivimos tiene una cola en forma de trébol de cuatro hojas, revelaron mediciones efectuadas por el satélite Ibex (Interstellar Boundary Explorer) de la Nasa. El hallazgo fue publicado en el Astrophysical Journal. Las partículas de la cola y de la heliosfera (la región del espacio influenciada por nuestra estrella no brillan por lo que no se pueden detectar con un instrumento convencional. Ibex mide las colisiones de partículas en las fronteras del Sistema Solar.

4. Calor por todos lados

Si planea tener bebé sería mejor que lo encargase en el verano, pues nacen más sanos de acuerdo con un estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences. No solo tendrá mejor peso sino que no nacerá en invierno, cuando las condiciones son menos favorables. Eso al menos para las regiones con estaciones.

5. Así nacen los monstruos

A 11.000 años luz fue captado el nacimiento de una enorme estrella que al final tendrá más de 100 veces la masa del Sol. Con los radiotelescopios Alma de la ESO en Chile se detectó el enorme embrión de estrella en el interior de una nube oscura, la nube oscura de Spitzer. Devora con avidez el material de polvo y gas que cae desde la nube. El material colapsará para formar el monstruo. Solo 1 de cada 1.000 estrellas en la Vía Láctea alcanza tal masa según el astrofísico Nicolás Peretto, del equipo investigador.

6. Los secretos de un lago del pasado

El lago Vostok en la Antártida es el cuarto más grande en volumen y el séptimo en profundidad del planeta, a más de 3.700 metros de profundidad, quedó atrapado hace 3 millones de años. Fue destapado por científicos rusos que extrajeron núcleos de hielo y agua con el fin de analizar la vida que se encontraba. En un estudio en Plos One, revelaron que los análisis presentaron muchísimas especies conocidas pero 3.507 nuevas. La reacción no se hizo esperar y distintos investigadores creen que pudo haber contaminación con los equipos usados.

7. Cómo nos cambia el tiempo

La puesta en escena de nuevos relojes atómicos de entramado óptico con una precisión casi impensable, podría llevar a que se redefiniera el concepto de qué es un segundo se informó esta semana. En los relojes atómicos actuales se exponen los átomos de cesio a una radiación de ondas para hacerlos oscilar, en los nuevos eso se logra con una luz láser. Los actuales pueden perder solo un segundo cada 138 millones de años, los nuevos son 3 veces más exactos según artículo en Nature Communications.

8. Anticuerpos autistas

Dos estudios publicados en Translational Psychiatry indican que un cuarto de los casos de autismo pueden deberse a los anticuerpos ‘anticerebro’ que pasan de la madre al feto, lo que podría conducir a un test sanguíneo que diga con exactitud si el feto viene con esa condición, proclama de la que algunos dudan. Con ese defecto nace 1 de cada 88 niños y es una condición que se adquiere en el útero. Los anticuerpos se unen a proteínas en el cerebro en 1 de cada 4 madres reveló el estudio, provocando aquel desenlace.

9. Nadie sabe para quién trabaja

El virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) puede ser usado para curar dos enfermedades hereditarias de acuerdo con estudio publicado en Science y realizado por Instituto para Terapia de Genes Teletón San Rafael en Italia. Se trata de la leucodistrofia metacromática y el síndrome Wiskott-Aldrich. En pruebas de varios años con 6 pacientes se mostró el beneficio que el nuevo tratamiento ofrece. La primera enfermedad es neurodegenerativa y la segunda hace a los portadores más proclives a enfermar de cáncer e infecciones.

10. Contaminación es peor que una guerra

Cada año más de 2,5 millones de personas mueren por efectos de la contaminación reveló un estudio en Environmental Research Letters. Cerca de 470.000 fallecen debido al aumento de los niveles de ozono superficial y 2,1 millones por efectos del material particulado PM 2,5. La contaminación se convierte en así en uno de los principales factores de salubridad pública que inciden en la mortalidad.

Chupen rápido que el Ártico se derrite cual paleta

No es que se recupere en invierno y se derrita en verano. No: el volumen de hielo en el Océano Ártico está disminuyendo de manera continua reveló un análisis satelital.

El hielo declinó 36% hacia el otoño y 9% en invierno entre 2003 y 2012, reportaron científicos, que utilizaron datos del CryoSat-2, un satélite de la Agencia Espacial Europea y del ICESat de la Nasa.

Encontraron que de 2003 a 2008, los volúmenes de hielo en otoño tuvieron un promedio de 11.900 kilómetros cúbicos, pero de 2010 a 2012 el volumen promedio cayó a 7.600, una reducción de 4.300 kilómetros cúbicos.

El volumen promedio de hielo en invierno de 2003 a 2008 fue de 16.300 kilómetros cúbicos, cayendo a 14.800 entre 2010 y 2012, una diferencia de 1.500 kilómetros cúbicos.

“Los datos revelan que el hielo grueso del mar desapareció de una región al norte de Groenlandia, el Archipiélago Canadiense, y al noreste de Svalbard”, indicó Katharine Giles, del Centro para la Observación y el Modelamiento Polar, de University College London y miembro del grupo investigador.

Los hallazgos serán reportados en Geophysical Research Letters, de la American Geophysical Union y confirman la reducción simulada por el sistema de modelación Piomas, que estimó el volumen del hielo del mar del Ártico con observaciones submarinas y satelitales hasta 2008.

Otros satélites han mostrado también caídas en el área cubierta con hielo a medida que el clima del planeta se calienta. De hecho, la extensión del hielo alcanzó en septiembre de 2012 un mínimo no registrado antes.

Guardar comida sí paga dice un pájaro

Para sobrevivir en los duros días del invierno canadiense, un pequeño pájaro debe almacenar alimento en los sitios indicado, pues de lo contrario quizás no llegue a la primavera.

A diferencia de la mayoría de las aves que emigran en invierno, el arrendajo gris canadiense (Perisoreus canadensis) permanece todo el año en la foresta boreal de Canadá, donde depende de las fresas, hongos, insectos, restos de animales y otros productos escondidos en fisuras y agujeros de los árboles durante el verano y el otoño.

Estos pajaritos recuerdan dónde almacenaron decenas de miles de pedazos de alimentos en un territorio de unas 160 hectáreas.

“Lo que es más destacable es que las hembras comienzan a criar a mediados de febrero, cuando la temperatura está usualmente 15 grados bajo cero y hay poca comida en los alrededores, por lo que esos escondites son fundamentales no solo para sobrevivir al invierno sino para una reproducción exitosa.”, expresó Ryan Norris, del Departamento de Biología Integradora de la Universidad de Guelph, coautor del estudio que apareció en Oecologia.

Con Dan Strickland, un jefe naturalista del Algonquin Park en Ontario, ya retirado, estudió una población de arrendajos en el borde sur del parque. Registros de los 33 últimos años han revelado que el número de estos pájaros ha descendido con mayor rapidez en territorios dominados por árboles que pierden las hojas, como el maple, que en áreas pobladas más que todo por coníferas como el abeto negro.

Los investigadores creían que ciertas características de la corteza de los árboles podría influir en la calidad de la comida almacenada. La corteza y el follaje de las especies boreales subalpinas, por ejemplo, tienen propiedades antibacteriales y antifúngicas que pueden ayudar a preservar la comida. La tesis la pudieron corroborar, pero aún andan en busca de la respuesta del porqué la reducción de individuos en el Parque. El cambio climático podría estar incidiendo.

En la foto de Dan Strickland, un arrendajo recibe un gusano para comer.

12