Mujeres viven más si hay vegetación alrededor de sus casas

Foto Wikipedia Commons

Foto Wikipedia Commons

Verde intenso: las mujeres viven más años si residen en zonas con vegetación dice un estudio financiado por los Institutos de Salud de Estados Unidos.

Las mujeres que bien en las zonas con mayor verde cerca de sus hogares tienen una tasa de mortalidad 12 % menor en comparación con quienes viven en zonas con menos vegetación.

El estudio apareció en Environmental Health Perspectives.

Las diferencias fueron mayores en las tasas de mortalidad por enfermedades renales, respiratorias y cáncer.

Los investigadores también exploraron cómo un ambiente con árboles, arbustos y plantas puede reducir esas tasas. Demostraron que una mejor salud mental y las relaciones sociales son los factores más fuertes y en menor escala una mayor actividad física y la menor contaminación del aire.

Es importante saber que las plantas y los árboles entregan beneficios saludables en nuestras comunidades, así como belleza”, según Linda Birnbaum, directora del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental. “El hallazgo de una mortalidad reducida sugiere que la vegetación puede ser importante para la salud de muchas maneras”.

El estudio, conducido por científicos de Harvard y el Brigham and Women’s Hospital en Boston, examinó el verdor alrededor de los hogares de 108.300 mujeres. Mapearon los sitios y con imágenes satelitales de alta resolución para determinar el nivel de vegetación a 250 y 1.250 metros de las viviendas. Luego hicieron seguimiento a las mujeres de 2000 a 2008, rastreando los cambios en vegetación y las muertes ocurridas, 8.604 en el periodo.

De manera consistente hallaron menores tasas de mortalidad en mujeres a mayores niveles de árboles y plantas alrededor de sus hogares. Esa tendencia se vio en las distintas causas de muerte, así como por todas combinadas. Cuando compararon mujeres en las áreas más verdes con las menos verdes encontraron un 41 % de menor mortalidad por enfermedad renal, 34 % menor por enfermedad respiratoria y 13 % menos por cáncer en las zonas más verdes.

El estudio es una evidencia más en la lista de investigaciones que demuestran los beneficios que para la salud traen los espacios verdes, naturales.

Homenaje al gato en su día

Gato común o doméstico de nombre Buggy. Foto Ramiro Velásquez

Impulsivo, dominante y neurótico lo definió un estudio de 2014 de la Universidad de Edimburgo en el Journal of Comparative Psychology. Tal vez, cada que lo mira piensa en acabar con usted. Sí en matarlo.

Tampoco necesitan de usted para sentirse seguros, no dependen de usted según otro estudio, esta vez en Plos One.

Es más, los perros quieren cinco veces más a su compañero humano que los gatos, dijo este año una investigación para un documental de la BBC.

Sí, el gato. Misterioso, único, independiente y ¿amoroso y fiel?

Felis silvestres catus, alias el gato doméstico, ese felino que se acercó al hombre tal vez hace 9.000 años sugieren excavaciones en Chipre, pero más seguramente en el Medio Oriente y Egipto hace hasta 6.500 años siendo un ‘amigo’ por conveniencia, adorado hace 4.000 años y que pudo haber sido ‘criado’ a la vez en China según encuentros recientes.

Descendiente directo del gato salvaje árabe, Felis silvestris lybica, es hoy para muchos el animal de compañía más común en el mundo si bien las cifras difieren mucho del autor que provengan. Se reconocen cerca de 67 razas más 7 provisionales según The International Cat Association.

La mascota moderna por su facilidad para desenvolverse solo y cuya relación con los humanos ha ido modificando unos pocos genes relacionados con su memoria, su conducta de temor condicionado y el aprendizaje estímulo-recompensa por lo que es capaz de hacer algunos trucos para obtener algo a cambio.

Con 38 cromosomas y unos 20.000 genes ha evolucionado cerca de 250 trastornos genéticos heredables, como la mutación que les impide degustar el dulce que explica su indiferencia hacia las frutas y los alimentos azucarados, así algunos los coman.

Depredadores por excelencia y recelosos de sus similares, se dice que aún tiene 3 de sus 4 patas en el ambiente salvaje, considerándose que quienes conviven con ellos lo hacen con una fiera latente. De hecho se han documentado extinciones de aves y otras especies por sus dotes de cazadores.

Sociables con otros animales si se introducen desde pequeños, difícilmente aceptarán a los humanos si entre las 4 y las 8 semanas de vida no los han conocido, explica John Bradshaw, director del Instituto de Antrozoología de la Universidad de Bristol. Y si solo tratan mujeres en ese periodo huirán de los hombres y si son atendidos por una persona nada más estarán toda la vida muy ligados a ella.

Si a las 10 semanas no han socializado con humanos, en esencia serán salvajes el resto de su vida, huyendo de las personas.

No distinguen bien el tiempo, pero tienen su ritmo del día bien establecido, se aburren con un juguete que ven una y otra vez, pero nunca cuando están cazando.

De vista excepcional y visión binocular, con ojos muy grandes para el tamaño de su cabeza, expanden sus pupilas en la oscuridad hasta tres veces el área que nosotros. Pero no están interesados en el color: ven el azul y el amarillo, y son ciegos al rojo y al verde. No ven bien de cerca, por lo que al caminar se enfocan varios pasos adelante.

Su oído es muy especial, pudiendo escuchar ultrasonido y mover sus orejas para detectar la fuente de los sonidos.

Pero son sus bigotes los que actúan como sensores que les permiten establecer el punto a morder cuando están cazando.

Sí, en el equilibrio, en la visión nocturna y en su oído superan a los humanos, pero en el sentido del olfato lo sobrepasan de lejos pues es su principal sentido.

Datos de los gatos, esos felinos que hoy son recordados en su extraño día mundial, animales de facciones tiernas más implacables con sus presas.

Estrellas de internet, fáciles de querer e imposibles de olvidar.

Las mujeres son verdes

Las mujeres son verdes y los hombres rojos. Y no se trata de un simple juego de palabras ni de la afición por algún conjunto deportivo. No. Michael : Tarr, profesor de ciencias cognitivas y lingüísticas en Brown University, descubrió una diferencia en el tono de la piel de las personas, diferencia asociada al género.
En su artículo, Gender Recognition of Human Faces Using Color, publicado esta semana en Psychological Science, reveló los resultados del análisis de docenas de rostros. Junto al estudiante Adrian Nestor, determinaron que los hombres tendían al rojo, mientras el tono verdoso de la piel era más común en las mujeres.
El hallazgo tiene implicaciones en estudios como el reconocimiento de los rostros, que siempre ha intrigado a los científicos, y en la industria, en campos como la publicidad y la manera como las mujeres se maquillan.
“La información del color es importante y útil para informarle, por ejemplo, a un hombre sobre una mujer”, indicó Tarr.
El científico analizó en su laboratorio cerca de 200 imágenes de hombres caucásicos y rostros femeninos, unos 100 por cada género compilados en un banco de datos en el Max Planck Institute en Tübingen, Alemania. fotografiados mediante un escáner en 3-D bajo iguales condiciones de luz y sin maquillaje.
Luego empleó un programa MatLab para analizar la cantidad de pigmentos rojos y verdes en los rostros.
Se encontró que si hay más rojo en el espectro, el rostro tiende a ser de un macho, pero si predomina el verde tiende a ser de una hembra.
Incluso en presencia de imágenes pixeladas o distorsionadas, personas sometidas a una prueba las identificaban como de hombre o mujer según el color rojizo o verdoso.

Verdes jardines afectan la fuerza de poderosos vientos

Monzones se verían afectados por… el verdor del jardín de su casa. Suena raro, pero a la luz de un estudio, parece ser así. Cuán verdes estén los jardines en Asia, afectaría la fuerza de la temporada de monzones en el verano.
Científicos que investigaban ese fenómeno climático, encontraron que la abundancia de vegetación durante los meses de invierno y primavera es un indicador importante de cuánta lluvia caerá en el verano.
Los monzones de Asia oriental influyen en la vida de un cuarto de la población mundial y son críticos para el cultivo y producción de arroz, base de la alimentación asiática.
Las predicciones de la intensidad y duración de los monzones afectan la planeación anual de la agricultura.
Cuando se incluye la cobertura del suelo en los modelos de predicción, se logra explicar cerca del 80 por ciento de la variación de las lluvias monzónicas. Para Eungul Lee, director del estudio, es un gran avance.
El estudio fue publicado en Water Resources Research. En la foto, monzón sobre región asiática.