Otro avance para personas tetrapléjicas

Un poco de movimiento, solo un poco hace la diferencia cuando una persona está tetrapléjica.

En una cirugía única médicos restauraron parte del movimiento de mano y brazo de pacientes inmovilizados por lesiones de la médula, reportó un estudio.

Como en los cambiavías del ferrocarril, la técnica se basó en redirigir los nervios periféricos conectando los sanos a los lesionados. En resumen, la nueva red reintroduce la conversación entre el cerebro y los músculos que permiten que de nuevo los pacientes puedan desarrollar algunas tareas que les brindan más independencia, como alimentarse por sí mismos o escribir.

Los investigadores evaluaron los resultados de las cirugías de esa transferencia de nervios en 9 pacientes cuadripléjicos. Cada uno de ellos reportó mejoría en la función de la mano y el brazo.

El estudio apareció en Plastic and Reconstructive Surgery.

Para Ida Fox, cabeza del estudio, “físicamente la transferencia de nervios ofrece mejoría en la función de mano y brazo, pero psicológicamente esos pequeños pasos son grandes para la calidad de vida paciente. Uno de los pacientes me dijo que había sido capaz de coger un espagueti que cayó sobre su pecho. Antes de la cirugía no podía mover sus dedos. Eso es mucho para él”.

Un grupo de nervios forman la médula que es la torre de control del cuerpo comunicando al cerebro las actividades físicas, grandes y pequeñas. La médula cervical en el cuello se compone de 7 vértebras, de la C1 a la C7.

La meta de muchos médicos es restaurar el movimiento completo de personas cuadripléjicas, la mitad de ellas con lesiones de médula en el cuello, pero hasta que se halle una cura, el proceso de volver a ganar independencia en tareas rutinarias es importante.

Casos y cosas curiosas de la ciencia

Doping horneable

Los suplementos diabéticos con bicarbonato de sodio (polvo para hornear) en la mañana de un juego de tenis permite a los deportistas mantener su tono de acuerdo con un estudio aparecido en BioMed Journal of the Internacional Society of Shorts Nutrition. Quienes recibieron el suplemento no rebajaron en su desempeño durante un encuentro simulado. Parece que ayuda a prevenir la fatiga que reduce el rendimiento dijo Chen-Kang Chang, del Nacional Taiwan College of Physical Education. El saque y el revés se mantienen consistentes. No se sabe cuál es la razón. ¡Qué curioso!

Los buitres no resisten esa drogas

Aunque la pérdida del hábitat y la degradación de suelos son los principales causantes de la extinción de animales en todo el planeta, hay otros culpables bien llamativos. Un estudio en Science reveló la droga diclofenaco, un antiinflamatorio similar al ibuprofeno que se ha introducido en el mercado veterinario en el subcontinente de la India en los 90, es bien tolerada por los animales, pero los buitres no. ¿Qué tiene que ver? Resulta que cuando se alimentan de ganado muerto, estas aves mueren por fallo renal. Esto ha hecho que desde 1992 la población de los buitres orientales de lomo blanco ha declinado en más de un 99 por ciento. ¡Qué curioso!

Levanta el cabello, pero no aquello

Propecia, un fármaco empleado para tratar la pérdida de cabelo o alopecia masculina, refuerza el crecimiento capilar, pero en algunos casos provoca problemas sexuales. Una revisión de estudios recientes reveló que los hombres tratados con finasteride son más propensos a percibir un aumento de cabello y de groso, pero uno de cada 80 comienza a padecer disfunción eréctil según un estudio en Archives of Dermatology. Le crece arriba, pero se le baja allá abajo. ¡Qué curioso!

Descuadernado

Casi todos los mamíferos poseen 7 vértebras en su cuello, sin importar cuán largo o corto es. Los perezosos tienen 10. Pero un estudio reciente que estudió esa anormalidad encontró que en verdad que esas vértebras extras provienen de la cavidad toráxico. El perezoso de tres dedos vive en árboles tropicales de la selva. Por lo general los machos pasan toda la vida en el mismo árbol, mientras las hembras se muda tras tener los hijos, que se quedan con él. ¡Qué curioso!

Un millón de años en la misma casa

Los granos de arena del mar de arena de Namibia han estado allí al menos durante el último millón de años, según un estudio aparecido en Nature Geoscience. Pese a los grandes cambios climáticos en esa región en ese tiempo, nunca la zona estuvo libre de arena. Ese mar tiene unos 400 kilómetros. El hallazgo se hizo a analizar los isótopos radioactivos producidos por los rayos cósmicos. ¡Qué curioso!