Resumen científico de la semana

Dibujo del sistema solar con un planeta. ESO/Calcada

Dibujo del sistema solar con un planeta. ESO/Calcada

1. El planeta con el día eterno

¿Será que nunca anochece ni amanece? Astrónomos, utilizando instrumentos del Very Large Telescope hallaron un planeta que gira alrededor no de 1 ni de 2 sino de 3 soles, algo que no se creía posible pues la órbita sería inestable y terminaría expulsado. En este caso no parece funcionar así. El planeta con sus estrellas se encuentra hacia la constelación austral del Centauro y reside a unos 320 años luz de nosotros. Tiene una masa como 4 Júpiter y una temperatura dulce de 580 grados Celsius, poco para su tamaño y ubicación. El hallazgo fue publicado en Science.

2. Virus vs. bacteria

Con solo 7 genes identificados en un examen de sangre, científicos lograron distinguir cuándo una infección es provocada por virus o por bacterias, algo fundamental para el tratamiento con antibióticos, pues los primeros no responde a estos, y el uso de esa medicina es innecesario en al menos 30 % de las veces favoreciendo la resistencia bacteriana. El avance fue presentado en Science Translational Medicine. La prueba parece muy confiable, dijeron.

3. Cucarachas con GPS

Como los humanos y las ratas, las cucarachas poseen un GPS similar que les permite caminar por nuevos entornos, según un estudio publicado en Current Biology, un claro ejemplo de evolución convergente: distintos animales que desarrollaron sistemas similares para resolver los mismos problemas. El estudio se hizo mediante un experimento en una plataforma que rotaba, hallándose que la respuesta celular del cerebro difería si rotaban contra o en dirección a las manecillas de un reloj.

4. Enana mojada y nublada

Desde su detección en 2014 la enana marrón Wise 0855, a solo 7,2 años luz de nosotros, ha intrigado a los astrónomos: es el objeto más frío conocido fuera del Sistema Solar. Ahora se obtuvo su espectro con el telescopio Gemini y se halló que contiene nubes de hielo o hielo de agua, las primeras nubes de ese tipo halladas también fuera de nuestro Sistema. El anuncio se hizo en el Astrophysical Journal Letters.

5. Desorientación fatal

A medida que crece la contaminación del aire, los contaminantes interactúan con las moléculas de esencias emitidas por las plantas y las descomponen, dificultando el hallazgo de alimento por parte de polinizadores. Como resultado, disminuye la eficiencia de las abejas en proveerse alimentación mientras el tiempo de búsqueda aumenta, reportaron los científicos en Atmospheric Environment.

6. Agujero especial

En Monthly Notices of the Royal Society astrónomos revelaron el hallazgo de un objeto particular de los comienzos del universo, solo 0,5 billones de años tras el Big Bang: un agujero negro de colapso directo, que la teoría había predicho hace una década. Con este objeto podría comenzar a develarse el misterio de cómo se formaron los agujeros negros supermasivos en las primeras épocas del universo. Aquellos agujeros como el encontrado se formaron por un conjunto muy preciso de condiciones en aquellas épocas.

7. A correr descalzos

Correr descalzos de manera apropiada reduciría el riesgo de lesiones porque modifica de manera sustancia la forma como golpea el pie independiente de la velocidad, de acuerdo con estudio de investigadores españoles publicado en el Journal of Sport and Health Science. Correr de ese modo parece contribuir a la adquisición de un modo más eficiente de patrón biomecánico.

8. De visita

En el primer acercamiento de tal magnitud, la Nasa colocó el lunes la nave Juno en órbita alrededor del mayor de los planetas del Sistema Solar, Júpiter, donde adelantará una misión de 20 meses en los cuales completará 37 órbitas alrededor de este gigante gaseoso. La nave debe soportar una radiación intensa que al final irá desgastando sus componentes. Juno se destruirá contra el planeta apenas termine su misión.

9. Paradigmas al suelo

En un nuevo paradigma en investigación sobre el cáncer de seno, científicos están probando con rapidez nuevas y promisorias medicinas experimentales mientras desechan tratamientos que no parecen responder reveló un estudio en New England Journal of Medicine. Se halló por ejemplo que pacientes con ciertos tipos de cáncer neratinib con velparib más carboplatin resulta más eficiente para erradicar tumores antes de cirugía que la quimioterapia sola.

10. Sí enferma

Un estudio en el Journal of Respiratory and Critical Care Medicine sugiere que el smog que invadió Londres durante 5 días en 1952 derivó en miles de más casos de asma en niños y adultos, con consecuencias severas a largo plazo: muchas de las personas padecen aún hoy esos problemas de salud dijo el estudio, lo que refuerza el impacto que las crisis de polución sobre las ciudades puede tener en sus habitantes.

El extraño y fatal beso de dos estrellas

Dibujo ESO/L. Calcada

También las estrellas pueden besarse, solo que su beso es ¡fatal!

Con el Very Large Telescope de ESO en los Andes chilenos, un grupo de astrónomos halló la más caliente y masiva estrella doble cuyos componentes están tan cerca que pueden tocarse. Un beso celestial.

Ambas, del sistema VFTS 352, podrían estar ‘labio’ con ‘labio’ en un final dramático de sus días, cuando se unen para formar una estrella gigante o formar un agujero negro binario.

El sistema está situado a 160.000 años luz en la nebulosa de la Tarántula, una zona especial porque es la cuna más activa del universo cercano donde nacen estrellas y las nuevas observaciones sugieren que este par de estrellas jóvenes está entre las más extremas y extrañas halladas.

El sistema se compone de 2 estrellas muy brillantes, calientes y masivas que orbita una alrededor de la otra en poco más de un día. Los centros están separados por solo 12 millones de kilómetros. De hecho están tan cercanas que las superficies se traslapan y se ha formado un puente entre ellas. No solo es el sistema más masivo conocido de esta clase de binarias en contacto -tiene una masa de 57 veces la del Sol- sino que también contiene los componentes más calientes con temperatura superficial de más de 40.000 grados centígrados.

Estas estrellas tienen un papel principal en la evolución de galaxias y se cree que son las principales aportantes de elementos como oxígeno. Estas estrellas dobles han sido ligadas a un comportamiento exótico como el que se observa en las ‘estrellas vampiro’, donde una compañera pequeña se chupa la materia de la superficie de su gran vecina.

Pero estas dos son de tamaño casi idéntico. El material no es robado sino compartido. Se estima que comparten un 30% del material.

Un sistema así es raro porque además esa fase de las estrellas es muy corto, difícil de cogerlo en el acto.

Los astrónomos predicen que ese ‘beso’ terminará en un cataclismo en uno de dos modos: la fusión de las dos estrellas, que podría producir una estrella gigante de rotación acelerada, y luego acabar con una gran explosión de rayos gamma, las explosiones más energéticas del universo.

El otro es que permanezcan compactas y no se fusionen y acaben sus vidas en explosiones de supernova formando un sistema binario de agujeros negros, objeto que produciría intensas fuerzas gravitacionales.

El estudio apareció en The Astrophysical Journal.

Una enana muy brillante

Cortesía Chuck Carter-Gregg Hallinan, Caltech

¿Ha escuchado hablar de las enanas café? Son difíciles de clasificar. Para muchos son como estrellas fallidas. Y difícil que es detectarlas porque son tan tenues luces en el universo.

Científicos acaban de revelar en Nature un rasgo desconocido.

Son muy masivas para ser planetas aunque poseen algunas características de estos. Y son muy pequeñas para permitir las reacciones de fusión del hidrógeno en sus núcleos, que es lo que define a las estrellas, aunque también tienen rasgos de… estrellas.

El caso, para acabar de ajustar, es que observando una enana café o marrón a 20 años luz mediante telescopios ópticos y de radio, el equipo dirigido por Gregg Hallinan, halló algo sorprendente: también se producen auroras cerca de sus polos magnéticos.

“Estamos descubriendo que esas enanas no son como pequeñas estrellas en cuanto a su actividad magnética; son como planetas gigantes con enormes auroras”, dijo Hallinan. “Si uno pudiera estar en la superficie de la enana marrón observada -algo que no se puede hacer debido a su elevada temperatura y alta gravedad superficial- a veces vería luces fantásticas, cortesía de auroras cientos de miles de veces más poderosas que las que tenemos en el Sistema Solar”.

A comienzos de los 2000 se detectaron ondas de radio en enanas, tal como las que emiten estrellas, pero estas enanas no generan grandes llamaradas ni emisiones de partículas cargadas, por lo que las emisiones de radio eran una sorpresa.

Eso fue lo que inquietó a Hallinan. Podría tratarse de auroras, que resultan cuando partículas cargadas llevadas por el viento estelar, por ejemplo, llegan a la magnetosfera de un planeta, región donde son influenciadas por el campo magnético del planeta, se aceleran hacia los polos, colisionan con átomos de gas en la atmósfera y producen las brillantes emisiones asociadas con auroras.

Así fue que se observó con el Very Large Telescope la enana LSRJ 1835+3259, que rota cada 2,84 horas, pudiéndose ver 3 rotaciones en una noche. Luego con el Hubble se vio que la enana variaba ópticamente en el mismo periodo de los pulsos de radio. El brillo variaba también periódicamente asociado con el hidrógeno excitado.

Y con el telescopio Keck midieron con precisión ese brillo estableciendo que esa señal del hidrógeno es la firma clara de la presencia de auroras.

Un trabajo complicado pero que sugiere un rasgo desconocido y sorprendente: auroras en la lejanía.

Nube aguantó paso por el agujero negro

Imagen de la nube acercándose al agujero. Cortesía ESO

Tal como estaba previsto una gran nube de polvo pasó cerca del agujero negro en el centro de la galaxia en mayo de 2014 pero no fue destruida como se creía.

La nube, denominada G2, sobrevivió la experiencia. Imágenes del Very Large Telescope de ESO mostró que el misterioso objeto parece no haberse estirado mucho y que aún es compacto. Es como una estrella joven con un núcleo masivo que aún está acretando material.

Tampoco se apreció mayor actividad en el agujero negro.

El agujero en el centro de la galaxia tiene una masa de unas 4 millones de veces la del Sol y está orbitado por un pequeño grupo de estrellas brillantes, así como por la enigmática nube de polvo, G2, a la que en los últimos años se le ha hecho seguimiento en su caída hacia el hoyo.

Se esperaba que las grandes fuerzas en la región de gravedad elevada despedazara la nube y la dispersara a lo largo de su órbita. Una parte alimentaría el agujero y llevaría un destello súbito u otra evidencia de que se estuviera engullendo el material caído.

Un grupo encabezado por Andreas Eckart, entre muchos que observan el acontecimiento, observó la región durante varios años, incluyendo el periodo crítico entre febrero y septiembre del año pasado, antes y después del máximo acercamiento de la nube al agujero.

Las imágenes en infrarrojo del resplandeciente hidrógeno muestran que la nube estaba compacta luego del acercamiento.

Los instrumentos permitieron medir la velocidad de la nube. Antes del máximo acercamiento se alejaba de la Tierra a unos 10 millones de kilómetros por hora y luego aproximándose hacia nosotros a 12 millones de kilómetros hora.

Observaciones previas sugerían que la nube se estaba estirando, lo que no fue evidenciado después.

Se confirmó además que al material que cae hacia el agujero es muy estable y no fue alterado por la nube.

La resistencia de la nube podría deberse a que orbita un objeto muy denso y entonces no estaría flotando libre.

10 noticias científicas de la semana

Así habría sido el mar marciano. Cortesía ESO

1. Los marcianos se bañaban

Un estudio aparecido en Science reporta que Marte tuvo un océano con más agua que el Ártico y cubría una extensión mayor que la del Atlántico en la Tierra. El anuncio se hizo tras un análisis de datos durante 6 años en el cual se monitorearon las propiedades de la atmósfera marciana en distintos sitios, gracias al Very Large Telescope de ESO, al observatorio Keck y al telescopio de infrarrojos de la Nasa. El océano pudo tener hasta 140 metros de profundidad

2. Un poco más viejos

Una mandíbula hallada en el sitio Ledi-Geraru en la región de Agar en Etiopía parece llevar 400.00 años más atrás en el tiempo la aparición de los Homos. El fósil data de hace 2,8 millones de años según el artículo publicado en Science. Los fósiles entre hace 3,5 millones y 2,5 millones de años han sido esquivos, por lo que este hallazgo, que de todas maneras suscita controversia, es importante para trazar la historia de nuestra evolución. La mandíbula perteneció a alguien que vivió solo 200.000 años tras Lucy, la famosa Australopithecus afarensis.

3. Somos como los papás

Heredamos igual cantidad de mutaciones genéticas de madre y padre, pero un estudio publicado en Nature Genetics dice que usamos más del ADN heredado del papá. Genéticamente somos más como nuestros padres y no como nuestras madres. Un hallazgo que tiene implicaciones para el estudio de las enfermedades humanas. La investigación revela que en los mamíferos heredar una mutación tiene consecuencias distintas dependiendo de si son heredades de la madre o del padre.

4. ¡Apareció el pajarito!

Desde 1941 no se tenían noticias de él, de una pequeña y simpática ave, el timalí de Jerdon (Chrysomma altirostre), que mide unos 16 a 17 centímetros. Acaba de ser visto cerca al pueblo Myitkyo en Myanmar. El pájaro fue descrito por primera vez en 1862. El grupo que lo avistó encontró distintos individuos, tomando sangre y fotografías para su identificación. Una buena noticia para la vida.

5. La hormona que imita el ejercicio

Científicos han hallado una hormona que combate la ganancia de peso debida a una dieta alta en grasas y normaliza el metabolismo. Una hormona es una molécula que actúa como señal del cuerpo, desencadenando varias respuestas fisiológicas. La hormona es la MOTS-c y fue hallada en estudio con ratones. La investigación apareció en Cell Metabolism.

6. Universo apagado

En nuestra galaxia nace un manojo de estrellas cada año. Muchísimas en todo el universo, pero este no brilla entonces como debería de acuerdo con la cantidad de materia existente (gas). Cuando este se enfría comienza a colapsar para formar una nueva estrella. Algo hace que eso no suceda a la tasa prevista. Científicos creen tener una explicación: los alrededores de esas nubes son muy calientes y mediante conducción impiden que el gas se enfríe. La hipótesis fue publicada en Nature.

7. Apretón oloroso

Parece obvio: nos damos la mano, un apretón de manos, para saludar a alguien que encontramos, pero científicos creen que hay algo más y su estudio publicado en eLife sugiere que es para oler al otro, lo que nos puede proporcionar información. Antes fue más directo, hoy de modo subliminal, sugieren. Muchos mamíferos se huelen unos a otros cuando se encuentran. ¿Por qué ser la excepción?

8. Uno en cuatro

Un nuevo caso de planeta que se encuentra en un sistema de cuatro estrellas fue reportado por investigadores de la Nasa y su Jet Propulsion Laboratory. El sistema múltiple es denominado 30 Ari y se encuentra a 136 años luz de nosotros hacia la constelación Aries. El hallazgo sugiere que esa clase de formaciones serían más comunes d ellos pensados. El planeta es mucho más grande que Júpiter, no apto para la vida.

9. Para ver el universo

Astrónomos de la Universidad de Antioquia revelaron el proyecto para construir un telescopio profesional colombiano, de 2 metros, que estaría ubicado en el desierto de La Tatacoa en Huila y sería construido con un novedoso diseño. Se trata de un proyecto nacional que se encuentra parcialmente financiado. Una necesidad sentida por la comunidad astronómica, máxime con la cantidad de jóvenes que cursan el pregrado de Astronomía.

10. Un nuevo árbol

Investigadores presentaron el más grande y preciso árbol de la vida, calibrado con el tiempo, el cual revela que la vida se ha estado expandiendo a una tasa constante y confiere también importancia a las mutaciones al azar y al aislamiento geográfico como factores fuertes en la especiación. El estudio apareció en Molecular Biology and Evolution. El árbol contiene más de 50.000 especies, desde el inicio de la vida.

Descubren la estrella más enorme

Menos mal no anda en nuestro vecindario, pues gigantes así se creía no podían existir. Una estrella con 300 veces la masa del Sol.
Sí, un equipo de astrónomos liderado por Paul Crowther, profesor de astrofísica de la Universidad de Sheffield, empleó el Very Large Telescope e información del Hubble para estudiar en detalle dos cúmulos de estrellas, NGC 3603 y RMC 136a.
El primero es una fábrica estelar de intensa formación de estrellas, a 22.000 años luz. El segundo, más conocido como R136, es un cúmulo con estrellas jóvenes, calientes y masivas a 165.000 años luz en la Gran Nube de Magallanes, nuestra vecina galaxia.
El equipo encontró estrellas con temperaturas superficiales sobre los 40.000 grados: unas siete veces más calientes que nuestro Sol, algunas decenas de veces más grandes y varios millones de veces más brillantes.
Una comparación con modelos revela que varias de estas lejanas estrellas nacieron con masas superiores a las 150 masas solares y la R136a1 es la más masiva que se haya descubierto a la fecha con unas 265 masas solares y un peso al nacer de 320 veces la masa del Sol.
Para darnos una idea: el Sol tiene 332.950 veces la masa de la Tierra.
Estas estrellas pierden peso a través de vientos poderosos y desafían las creencias y evidencias acumladas hasta ahora de que la máxima masa de una estrella no podría superar las 150 masas solares.
En NGC 3603 también se encontraron dos estrellas con masas cercanas a las 150 masas solares cuando nacieron.
Mientras más masiva una estrella, menos vive. Crowther explicó que R136a1 está en una edad mediana, algo más del millón de años (en comparación nuestro Sol tiene algo más de 4.500 millones de años) y ha perdido una quinta parte de su masa o más de 50 masas solares.
Si esta estrella remplazara al Sol en nuestro Sistema Solar, lo sobrepasaría tanto como el Sol sobrepasa hoy la Luna llena. Su masa haría que el año de la Tierra durara tres semanas y la radiación ultravioleta sería tan fuerte que no podría haber vida acá.
Menos mal anda lejos.
Dibujo que compara varias estrellas, cortesía ESO

Esta mancha no desaparece con jabón

Con un telescopio no muy potente se puede observar Júpiter y su gran mancha roja, que aparece en las más popualres fotos de la web sobre el gran planeta del Sistema Solar. ¿Qué pasa en ese gran rasgo, que lleva centenares de años como inmutable?
Pues bien, innovadoras imágenes térmicas obtenidas con el Very Large Telescope de ESO y otros telescopios en Tierra revelan remolinos de aire más cálidos y regiones más frías nunca antes vistas dentro de esa gran mancha. Esto ha permitido a los científicos realizar el primer mapa detallado del clima dentro del sistema de tormentas gigantes, conectando su temperatura, vientos, presión y composición con su color.
Es nuestra primera mirada detallada dentro de la mayor tormenta del Sistema Solar, dijo Glenn Orton, quien lideró al equipo de astrónomos que realizó el estudio.
“Creímos que la Gran Mancha Roja era un óvalo plano y viejo sin mayor estructura, pero estos nuevos resultados muestran que, en realidad, es extremadamente complicada”.
El mayor color rojizo corresponde a un centro cálido dentro del -por el contrario- frío sistema de tormentas. Las imágenes muestran oscuras sendas en el borde de la tormenta donde los gases están descendiendo hacia zonas más profundas del planeta. Las observaciones, detalladas en un artículo de la publicación Icarus, da a los científicos una idea de los patrones de circulación dentro del sistema de tormentas más conocido del sistema solar.
Los observadores de estrellas han estado escudriñando la Gran Mancha Roja de una forma u otra por cientos de años, con observaciones continuas a su forma actual desde el siglo 19. La mancha, que corresponde a una región fría que promedia unos -160 grados Celsius, es tan amplia que unas tres Tierras podrían caber dentro de sus márgenes.
“Uno de los hallazgos más intrigantes muestra que la parte central de la mancha, de un color rojo-anaranjado más intenso, es unos 3 a 4 grados más cálida que el ambiente que lo rodea”, dice el autor principal Leigh Fletcher. Esta diferencia de temperatura puede no parecer mucho, pero es suficiente para permitir que la circulación de la tormenta, que normalmente va en el sentido contrario de las agujas del reloj, en el preciso centro de la tormenta cambie hacia una débil circulación en el sentido de las agujas del reloj. No sólo eso, en otras partes de Júpiter, el cambio de temperatura es suficiente para alterar las velocidades del viento y afectar los patrones de nubes en los cinturones y zonas.
“Esta es la primera vez que podemos decir que hay una estrecha conexión entre las condiciones ambientales -temperatura, vientos, presión y composición- y el color mismo de la Gran Mancha Roja”, señala Fletcher.
Los científicos no saben zaún qué elementos químicos o procesos causan el color rojo profundo, pero ahora se sabe que tiene relación con los cambios en las condiciones ambientales en el corazón de la famosa tormenta. La foto es cortesía de ESO.