¡Bienvenidos!: 5 nuevas especies de animales

Hembra y macho. Fotos Zookeys

Cinco nuevas especies fueron agregadas al conocimiento en distintas publicaciones y en verdad hay algunas llamativas.

1. La araña mariquita: Así podría llamarse la nueva especie de Eresus hermani, una araña con pintada como para una fiesta de disfraces. Fue publicada en Zookeys y hallada en Hungría. El macho tiene marcas negras y rojas en el abdomen. Los machos tienden a ser más pequeños, de 3,4 milímetros, mientras las hembras miden unos 8,2 milímetros. Las hembras no son tan coloridas como los machos.

2. Lagartos: dos nuevas especies fueron halladas en Chile. Liolaemus scorialis, mide unos 16,5 centímetros y deriva su nombre del lugar donde habita, las rocas ígneas del volcán Antuco. Tiene unos anillos en su cola y una banda café oscura por el hombro. También fue publicado en Zookeys.

El otro lagarto es Liolaemus zabalai. Mide unos 18,3 centímetros y vive entre las plantas en el suelo arenoso del volcán. Es omnívoro pero come más que todo plantas.

3. Un nuevo cangrejo de coral de menos de 1 centímetro incluyendo sus tenazas, hallado en Malasia e Indonesia. Las hembras tienen doble tamaño que los machos y son muy grandes para salir de sus guaridas, por lo que viven atrapadas. Los machos sí pueden salir. Otra publicación de Zookeys.

4. Una rana René: en Costa rica se encontró la nueva especie, muy parecida a la famosa rana René. Mide 2,5 centímetros. Se le denominó Hyalinobatrachium dianae y es otra rana de cristal, por su transparencia. Tiene piel verde y ojos blancos salidos. Fue identificada por su voz. Apareció publicada en Zootaxa.

5. Un escorpión: el análisis de un escorpión macho en una caverna en Vietnam permitió ver que era una nueva especie. Es el Alloscorpions troglodytes, que vive a unos 60 metros dentro de la cueva. Mide unos 21 centímetros y es diferente a los demás de su género: cuerpo más pequeño y pinzas elongadas. Fue descrito en Zookeys.

Apetito humano extingue las ranas

(La foto de esta nota puede ser ofensiva para algunos pero la publicamos por el interés del tema).

Sí, el cambio climático. También: el hongo que las ha estado invadiendo en algunas regiones. Pero no olvidemos: el apetito humano.

Las ranas están en peligro de extinción y, ¿saben qué?, el consumo por parte de humanos en algunos países está afectándolas, de acuerdo con un reporte de varios organismos.

Las cifras son escalofriantes:

En Estados Unidos se importan en promedio, cada año, 2.280 toneladas métricas de ancas de rana, que equivalen a entre 450 millones y 1.100 millones de ranas.

El mercado asiático-americano importa 2.216 toneladas métricas de ranas vivas.

La Unión europea demanda cada año 4.600 toneladas métricas de ancas, consumidas en su mayoría en Bélgica (53%), Francia (23%) y Holanda (17).

Las cifras fueron presentadas en el informe Canapés a la Extinción: El Comercio Internacional de Ancas de Rana y su Impacto Ecológico, entregado por los grupos conservacionistas Pro Wildlife, Defenders of Wildlife y Animal Welfare Institute.

Ese apetito humano está incidiendo en la extinción de estos anfibios, básicamente de dos maneras:

Muchas ranas son recogidas en su medio natural, en algunos casos agotando poblaciones enteras; y ese gran comercio internacional es el principal medio de dispersión del temido hongo quítrido, el Batrachochytrium dendrobatidis que ha sido culpado de unas 100 extinciones de anfibios en todo el mundo.

El suministro de ranas era dominado por las ventas de India y Bangladesh, pero esos países sobreexplotaron el recurso en los años 80. La gran mayoría de ranas salvajes importadas por Estados Unidos y la Unión Europea proviene de Indonesia. También son cultivadas en China, Vietnam y Taiwán. México es otro gran proveedor de ranas vivas para Estados Unidos.

Un gran número de especies de ranas cultivadas importadas a E. U. desde Asia eran en realidad especies nativas: la rana toro americana.

Un informe de Save the Frogs indica que 62% de todas las ranas toro importadas en California desde las granjas asiáticas están infectadas con aquel hongo. Estas ranas toleran el hongo, pero lo dispersan a especies nativas.

La mayoría de anfibios presenta una tasa de mortalidad del 80% cuando el hongo llega a sus hábitats.

Y mientras que cerca de 20 especies comprenden el grueso del mercado internacional, otras 180 son consumidas en su país de origen lo que muestra la amenaza que se cierne.

¿Necesitarán los países desarrollo de las ranas para sobrevivir?