Cómo ver los 5 planetas que están alineados

Carta celeste para el 20 de enero en Medellín

Todos estos días y hasta el 20 de febrero más o menos pueden verse 5 planetas en nuestro cielo. Esa alineación no se tenía desde 2005.

Aunque varios de los planetas comienzan a salir por oriente en la madrugada, soklo antes del amanecer se ven los 5. El último en aparecer, y el más difícil de ver, es Mercurio, que se apreciaría por unos minutos antes de amanecer, casi sobre el horizonte, por lo que se requiere un terreno libre de montañas.

En orden, de oriente a occidente, los planetas son: Mercurio, Venus, Saturno, Marte y Júpiter, que hacia las 5 de la mañana está casi sobre el cenit. Se ven formando un arco. La guía puede ser Venus, el cuerpo más brillante sobre el oriente pasadas las 5 de la mañana.

Mercurio se aprecia mejor a las 5:30 pasadas, aunque a fines de mes estará más cerca de Venus y se apreciará mejor.

Si conoce constelaciones, Saturno está cerca de la cabeza de Escorpión y entre Marte y Júpiter está Virgo. Pero no es necesario ser experto en estas.

A finales de mes, la Luna también entra en escena, ayudando a identificar los planetas.

Los 5 planetas aparecen juntos tres veces en una década en promedio, aunque algunas veces alguno está tan cerca del Sol que no alcanza a verse.

Las próximas veces en que aparecerán será a mediados de agosto de 2016 y en la mitad de julio de 2020.

Aunque parecen estar en una línea en el cielo, en verdad están muy alejados unos de otros.

Para dar una idea, el 1 de febrero estarán de nosotros a estas distancias:

Mercurio: a 133.500.000 kilómetros.

Venus: 202.500.000 kilómetros

Marte: 205.500.000 kilómetros

Júpiter: 696.000.000 kilómetros

Saturno: 1.576.500.000 kilómetros.

Cometa ISON se hace más visible

Tres cosas son ciertas: el cometa del siglo ISON podría no serlo, pese a predicciones aún no se ha extinguido y hoy es visible con instrumentos pero con un brillo menor al que se esperaba.

A solo tres semanas de su máximo acercamiento al Sol, el esperado cometa es objeto de toda clase de seguimiento por parte de astrónomos aficionados y profesionales.

Hoy se encuentra dentro de la órbita de Venus de acuerdo con la experta Debora Byrd.

Durante el mes será visible antes del amanecer, esperándose que al acercarse al Sol aumente su brillo.

El jueves 28 estará a solo 1.200.000 kilómetros de la estrella. El calor y las fuerzas a las que estará sometido podría hacer que se esfume o que se parta en pedazos. También, y es lo que se desea, podría salir victorioso y reaparecer hacia el 3 de diciembre con un brillo que permitiría su observación a simple vista.

De ser así, sería visible todo diciembre, aunque cada vez se iría alejando más.

Este cometa proviene de la lejana nube de Oort a más de medio año luz y es la primera visita que realiza al Sistema Solar Interior, posiblemente debido a alguna perturbación en la órbita que mantenía en su sitio de residencia.

Para hallar el cometa por estos días, que se encuentra en Virgo, se puede guiar por la estrella Spica, la más brillante de esa constelación: el cometa está cerca de esta vista desde acá.

Toman foto de un planeta rosado

Es una cosa rara y pudo apreciarse en vivo y en directo por primera vez. Astrónomos lograron fotografiar el planeta de menos masa detectado hasta ahora alrededor de una estrella tipo Sol. Un planeta casi rosado.

Usaron para ello datos en infrarrojo del telescopio Subaru en Hawai. Fotografiaron el planeta alrededor de GJ 504, que es varias veces más masivo que Júpiter pero aproximadamente del mismo tamaño. Utilizaron técnicas para fotografía directa.

“Si pudiéramos viajar a ese planeta gigante, veríamos un mundo aún resplandeciente por el calor de su formación, parecido al de una cereza oscura, una especie de magenta suave”, indicó Michael McElwain, miembro del equipo que lo descubrió, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la Nasa. “Nuestra cámara del infrarrojo cercano revelas que su color es más azul que otros planetas fotografiados, lo que puede indicar que su atmósfera tiene pocas nubes”.

El planeta GJ 504b orbita una estrella a casi 9 veces la distancia a la que Júpiter orbita nuestro Sol (esta es de 780 millones de kilómetros), lo cual es un reto a las ideas sobre la formación de planetas gigantes.

La teoría más aceptada dice planetas como Júpiter se forman por acreción a partir del disco de material alrededor de una estrella joven. Un núcleo producido por colisiones entre asteroides y cometas proveen una semilla y cuando este alcanza una masa suficiente, la fuerza gravitacional atrae gas del disco para formar el planeta.

El modelo funciona para planetas hasta la órbita de Neptuno, 30 veces la distancia Tierra-Sol, pero GJ 504b está a más allá.

El planeta es 4 veces más masivo que Júpiter y su temperatura es de unos 237 grados centígrados. La estrella en la que orbita es algo más caliente que el Sol, y es apenas distinguible en el cielo a ojo desnudo hacia Virgo. Está a 57 años luz de nosotros

El reporte aparecerá en The Astrophysical Journal.

En la foto, el planeta arriba en un extremo.

Cometa se acerca pero no hará daño

Un nuevo cometa venido de los confines del Sistema Solar se aproxima a la Tierra y al Sol: el denominado Elenin, sobre el cual se comienza a especular sobre un posible acercamiento a nuestro planeta.

El cometa se puede observar con binoculares o un pequeño telescopio por occidente, visto desde nuestra latitud.

El 16 de octubre estará en su mayor proximidad a la Tierra, pero no lo hará a menos de 35 millones de kilómetros o sea casi un cuarto de la distancia Tierra-Sol.

Detectado en diciembre de 2010 por el ruso Leonid Elenin cuando se encontraba a 647 millones de kilómetros de distancia, se acerca hacia la Tierra durante su perihelio o punto máximo de acercamiento al Sol.

Don Yeomans, de la Nasa, aclaró versiones que circulan en internet sobre los posibles efectos del Elenin para la Tierra, negando cualquier posibilidad.

“No se encontrará ningún cuerpo en su camino ni nos influenciará de ninguna forma”, dijo.

Las versiones sugieren además que bloqueará la luz del Sol durante tres días, lo que también es falso. No pasará por delante del Sol (visto desde nuestra perspectiva). Tampoco podría bloquear la luz solar: el ancho del cometa es de 2 a 3 kilómetros, mientras que el de nuestra estrella es de 1.392.100 kilómetros, explicó el astrobiólogo David Morrison.

En la forma como se ha comportado el cometa hasta ahora no es seguro que pueda verse a simple vista, dijeron los astrónomos. Pero en estos casos no es fácil predecir el comportamiento.

En el sitio web del experto Seiichi Yoshida se indica que podría alcanzar magnitud 6 entre septiembre y octubre, lo que permitiría una mejor observación.

Hoy se puede ver con binoculares, esperándose que cuando se acerque al menos se pueda seguir de la misma manera durante octubre.

El cometa se encuentra hacia la constelación Virgo.