Invidentes tipo murciélago

Sí, que los murciélagos utilicen la ecolocación para hallar sus presas y alimentos es pan viejo, pero que una persona, un invidente pueda hacerlo es una gran novedad.

Y sí. Una investigación de la Universidad de Southampton ha demostrado que las personas con limitación visual tienen el potencial de usar la ecolocación, similar a la que emplean murciélagos y delfines, para determinar la ubicación de un objeto.

Publicado en Hearing Research, el estudio examinó cómo escuchando, especialmente escuchando los ecos, los invidentes podrían ayudarse con su movilización y determinación espacial. El estudio también examinó los posibles efectos de limitación del oído y cómo optimizar la capacidad de ecolocación para ayudar a mejorar la independencia y la calidad de vida de personas con dificultades visuales.

Los científicos del Institute of Sound and Vibration Research y de la Universidad de Chipre condujeron experimentos con videntes e invidentes que escuchaban, empleando una técnica de espacio de auditorio virtual, con lo que investigaron los efectos de la distancia y orientación de un objeto reflectivo en la capacidad para identificar la posición a la derecha o a la izquierda del objeto.

Para ello usaron sonidos con diferentes longitudes de onda y duración de 10 a 400 milisegundos así como varias manipulaciones de audio para investigar cuáles aspectos del sonido eran importantes.

El auditorio virtual permitía remover la posición de las señales no relacionadas con los ecos, como las pisadas y la colocación de un objeto, y también manipular los sonidos que en otra forma hubiera sido imposible.

Los resultados, según Daniel Rowan, director de la investigación, mostraron que tanto las personas ciegas como las que no con buen oído y sin experiencia en ecolocalización, podían usar el eco para decir dónde estaba un objeto. También se encontró que escuchar sonidos de alta frecuencia (encima de los 2 kHz) es necesario para un buen desempeño, por lo que dificultades comunes en la escucha serían un problema.

Unos actuaron mejor que otros y ser ciego no confiere automáticamente una buena capacidad de ecolocación, pero se cree que la capacidad podría mejorarse con la experiencia y la retroalimentación.

Mueven helicóptero con la mente

Aunque hay porteros que en el fútbol tratan de desviar la pelota con los ojos sin conseguir más que sacarla del fondo de la red, manejar objetos con el cerebro sí es posible y es realidad ya de acuerdo con un novedoso sistema revelado en Plos One.

Científicos diseñaron un sistema no invasivo que permite a los usuarios controlar un helicóptero virtual con el solo uso de sus mentes.

Los investigadores, encabezados por Bin He, de la Universidad de Minnesota, desarrollaron una interfaz de computador basada en los electroencefalogramas que permitió a quienes la empleaban navegar de manera continua y precisa un helicóptero solo pensando acerca de dónde querían que se moviera la nave.

La tarea requería que los individuos dirigieran el helicóptero a través de anillos dispuestos al azar en un espacio tridimensional. Las tareas tuvieron éxito en el 85% de las veces.

Estudios previos en este campo han requerido procedimientos invasivos que permitían medir la actividad intracraneal, pero este nuevo desarrollo empleó electroencefalogramas en la forma de un casco en la cabeza de la persona. La técnica registra una onda cerebral particular llamada el ritmo sensomotor, que puede ser caracterizado y calibrado para controlar los movimientos del helicóptero en la pantalla.

Para He “este trabajo demuestra por primera vez que uno puede lograr tiempo real el control continuo tridimensional de un objeto volador en el mundo virtual con base en una interfaz de computador no invasiva basada en electroencefalograma. Esta habilidad, limitada en casos en los que se usaban registros invasivos abre las puertas a la bio-navegación no invasiva o neuroprótesis.

Dibujo cortesía Plos One

Una silla de ruedas inteligente

La silla de ruedas inteligente. Más que eso: la silla de ruedas que ve. Y ve por quienes no pueden ver.

Sí, en Lulea University of Technology un estudiante en su trabajo de grado desarrolló la silla de ruedas que puede sensar el ambiente circundante y transmitirle la información a la persona en ella, alguien con limitaciones visuales. El estudiante de doctorado Daniel Innala Ahlmark, quién participó en el trabajo y es a su vez limitado visual, fue el encargado de ensayarla.

La silla tiene un joystick para maniobrar y un robot que actúa como un bastón virtual. Con la ayuda de un scanner láser se crea un mapa simplificado en 3D de los alrededores de la silla. Ese mapa es enviado al robot de modo que un invidente pueda ver o sentir, figurativamente, obstáculos tales como puertas o gente que se acerca y evitarlos.

“Puede ser una ayuda muy importante para estas personas”, dijo Kalevi Hyyppä, profesor y miembro del equipo de investigación del proyecto.

La primera prueba se hizo en uno de los corredores. Daniel comentó mientras esquivaba obstáculos que “me siento seguro al moverme, es como usar el bastón”.

Se demostró que necesita mejorarse el rayo láser, pues sólo golpea objetos a determinada altura. Por eso se desarrollará una cámara que permita una lectura completa en 3D. Luego de eso, sí se comercializaría.

En la foto, Daniel probando la silla.