Luego de 55 años ciego… ¡recuperó la visión!

Nunca es tarde o… más vale tarde que nunca.

Luego de permanecer ciego de un ojo durante 55 años, un hombre recuperó la visión.

De niño, fue golpeado en el ojo por una piedra y el desprendimiento de retina lo dejó ciego. Pese a una cirugía para remover cataratas cuando tenía 23 años, que le restauró la percepción de la luz temporalmente, quedó ciego del todo en ese ojo.

Los médicos del The New York Eye and Ear Infirmary reportaron en el Journal of Medical Case Reports que este paciente recuperó la visión tras 55 años.

Aunque es inusual que una retina se desprenda, algunas causas pueden ser una lesión de la cabeza, miopía o diabetes. Si la retina permanece desprendida por mucho tiempo, los cambios degenerativos significan que es casi imposible restaurar la vista aunque la retina sea pegada de nuevo.

Cuando el paciente llegó al hospital quejándose por dolor, se le encontró hifema, glaucoma neovascular, presión intraocular alta y desprendimiento de retina. El primer procedimiento fue tratarle la presión para aliviarle el dolor.

Una vez se estabilizó la presión del ojo, trataron el glaucoma neovascular con una terapia de anticuerpos monoclonales y encontraron que contra todos los pronósticos, el paciente obtuvo una percepción de luz. Animados por los resultados, decidieron tratar de pegar la retina. Tras la cirugía, el hombre recobró su visión al extremo de que podía contar dedos a una distancia de 5 metros.

Un año después, requirió otra operación de retina dado que las cicatrices dentro del ojo estaban forzando el desprendimiento de partes de la retina. La cirugía también fue un éxito.

Para el doctor Olusola Olawoye “este es el primer caso hasta donde conocemos de uan recuperación visual en un paciente con prolongado desprendimiento de retina por trauma y tiene implicaciones para restaurar la visión en otros pacientes, en especial en el contexto de la investigación de células madre en células progenitoras de la retina que pueden ser trasplantadas en retinas enfermas para restaurar la visión”.

Increíble.

La sorprendente ave que reconoce las personas por el rostro

Yo te conozco, chico malo

Quienes estén familiarizados con los animales domésticos y algunos otros en las fincas saben que ellos los pueden reconocer. Y distinguen bien quién los trata mal.

Reconocen nuestras caras, nuestra voz y nuestro olor. Una mascota responde distinto frente a su amigo que frente a un extraño.

Pero son más. Diversos estudios han demostrado que las abejas, los pollos, las palomas, las ovejas, las llamas, los pingüinos, las focas, conejos, caballos, lagartos y hasta los pulpos reconocen personas individualmente.

Y hay algo en común con estos animales: están expuestos de una manera u otra a los humanos. Pero, ¿pueden los animales salvajes reconocernos?

Anécdotas sobre el tema existen muchas, pero evidencias científicas pocas. No hace mucho, se ha mostrado que los pájaros mímidos y los cuervos americanos reconocen las personas que amenazan sus nidos o los han capturado.

A la lista se debe sumar una nueva especie: la urraca de pico negro.

Cada primavera, investigadores de la Universidad Nacional de Seúl y la Universidad Ewha Womans llevan una rutina, una encuesta anual de las crías exitosas de urracas en el campus. En 2009 notaron algo extraño. Won Young Lee, estudiante de doctorado, que siempre trepaba a los árboles para tomar huevos y polluelos y contarlos, y principal autor del estudio en Animal Cognition, comenzó a ser seguido y atacado por los dueños de los nidos.

Aunque estaba con una persona la primera vez y le entregó la gorra para que no lo reconocieran y siguió luego camino aparte, no tuvo escapatoria: los cuervos siempre lo seguían a él.

Las aves de los nidos que no tocaba, no se molestaban con él.

Con base en ese hecho casual, diseñaron un experimento para verificar si los cuervos reconocían a las personas, encontrándose que sólo atacaban a quienes subían a los nidos.

“Fue algo inusual”, dijo Sang-im Lee, líder del grupo de encuestadores,. Durante 15 años habían hecho el sondeo anual, pero no los habían seguido. ¿Qué había de especial esta vez?

Que Lee fue el único que subió a los nidos a colocar cámaras, pues en las otras ocasiones lo habían todos. Así, las aves comenzaron a reconocerlo como el chico malo que usurpaba su nido y sus polluelos.

La distinción la hicieron pese a que en el experimento otras personas usaban la misma ropa. No se cree que distingan por el olor, pues no son buenos para ello y la distancia siempre fue de más de 10 metros. Es más posible que usen su visión y reconozcan la cara.

Para Piotr Jablonski, quien diseñó el experimento “es sorprendente cómo las urracas pueden reconocer un individuo entre 20.000 presentes en el campus”.

Hallazgos curiosos de la ciencia

Viendo con los oídos. Un estudio nuevo sugiere que el cerebro de algunos ciegos está redireccionado de modo que las áreas involucradas típicamente en el procesamiento de la visión, procesan información del sonido. Publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, investigadores de la Saint-Justine Hospital Research Centre de la Universidad de Montreal compararon la actividad cerebral de 11 personas con visión normal y 11 que nacieron ciegas y encontraron que los invidentes tenían una mayor capacidad para procesar sonidos con el área de percepción espacial de la corteza visual. “Los resultados demuestran la sorprendente plasticidad del cerebro”, dijo Olivier Collignon, uno de los autores. Muy curioso.

Estómago y pulmones. Bacteria comensal del intestino, esencial en el proceso de digestión y el bienestar general de ese conducto, también juega un papel crítico en establecer una respuesta inmune al virus de la influenza en los pulmones, de acuerdo con estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences. El resultado sugiere que el uso de antibióticos podría afectar la capacidad de la persona para combatir el virus estacional. El estudio está en línea con recientes investigaciones sobre cómo las bacterias comensales afectan no sólo el metabolismo del hospedero, sino también su inmunidad, indicó Yasmine Belkaid, jefe de Mucosal Inmunology Section en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos. Curioso.

Marte helado. Un par de cámaras en la nave Phoenix Mars Lander capturaron cómo una luz láser fue filtrada por el hielo de agua en la delgada atmósfera del planeta rojo. John Moores y colegas usaron la técnica durante cuatro noches en 2008 para determinar un perfil detallado del contenido de agua helada en la atmósfera marciana cerca a la superficie. La bruma helada era de unos 50 metros de altura sobre la superficie con una concentración máxima de 1,7 miligramos por metro cúbico. Hallaron que esa especie de neblina no era uniforme sino que tendría a ser menos densa cerca de la superficie. Cuando la noche marciana llega, la superficie se enfría debajo del punto de congelación y el vapor de agua en la atmósfera llega al piso. Cuando el Sol nace, 2,5 microgramos de nieve y hielo ha cubierto el terreno de Marte en la región norte alrededor del Phoenix Lander. Muy curioso.

Presión arterial. Investigadores encontraron una relación entre la presión arterial alta y un descenso en la velocidad de caminado de adultos mayores. La caída parece ocurrir también en personas cuya presión es tratada con éxito. Los cambios drásticos en la velocidad al caminar pueden impactar la capacidad de los mayores de permanecer independientes e indican posibles problemas de salud. El estudio lo financiaron los Institutos Nacionales de Salud de E. U. Curioso.

Por sus orejas los conoceréis

No es mentira, es la pura verdad. De todas las formas y tamaños hay. Y sirven hasta para distinguirnos unos de otros: el orejón, el orejicortico, el que parece un elefante o el que las tiene como ratón.

Para algo más, aparte de la importante función que cumplen, deberían servir. Científicos que trabajan en biométrica en la University of Southampton encontraron una manera de identificar orejas con un éxito de casi el 100 por ciento.

En un informe llamado A novel ray anology for enrolment of ear biometrics describieron cómo una técnica de imágenes denominada ray transform puede determinar estructuras tubulares como las orejas, haciéndo posible su identificación.

La investigación liderada por los profesores Mark Nixon, John Carter y Alastair Commings describe cómo la técnica es capaz de determinar estructuras tubulares como la hélice de la oreja, lo que podría ser una base para identificación por medio de las orejas.

En 1999 ya el profesor Nixon había probado que eran viables como instrumento biométrico.

Es que, quién loo pensara, ofrecen ciertas ventajas sobre otras partes de la anatomía humana: tienen una estructura rica y estable que se preserva desde el nacimiento a la vejez y en vez de envejecer, se tornan más grandes.

Tampoco sufren de los cambios en la expresión facial y están fijamente situadas a lado y lado de la cabeza contra un fondo predecible, contrario al reconocimiento del rostro que a veces requiere que la cara sea capturada contra un determinado fondo.

Pero como las orejas pueden permanecer ocultas por el cabello, los investigadores idearon una manera de poder identificarlas, mediante algoritmos que las aíslen de la cabeza.

La técnica tuvo un éxito del 99,6 por ciento en 252 imágenes

No hay que olvidar que el reconocimiento de rasgos es uno de los grandes retos de la visión por computador.

No ponga el dedo, tampoco entiese la cara. Más bien… ¡saque las orejas!

¿Huelen más los ciegos?

Puede que no vean, pero qué sentido del olfato tienen. O desarrollan más otros, como el tacto o el oído. ¿Será que los ciegos huelen mejor?
Mathilde Beaulieu-Lefebvre, del Departamento de Psicología de la Universidad de Montreal, desbarató el mito de que los ciegos tienen un sentido del olfato más agudo que el de las personas con visión. Lo que sucede, encontró, es que la pérdida de su visión hace que le presten más atención a cómo perciben los olores.
“Si usted entra a un cuarto en el cual se prepara café, usted mirará la cafetera. El invidente que entre al mismo cuarto sólo tiene el olor del café como única información. “Ese olor será por lo tanto muy importante para su representación espacial”, dijo.
El estudio lo realizó con 25 sujetos, 11 de ellos ciegos de nacimiento. La idea era verificar o no la leyenda de que tienen un mejor sentido del olfato, dijo Maurice Ptito, director de tesis de Mathilde.
Mediante imágenes funcionales, el equipo determinó que los invidentes utilizan su corteza olfativa secundaria más que los videntes cuando huelen. También emplean la corteza occipital, que normalmente emplean para la visión. “Eso es muy interesante, porque significa que los ciegos están recuperando esa parte del cerebro”, dijo Ptito. No se trata de un reciclaje, aclaró, sino de una reorganización.
El estudio podría tener aplicaciones para facilitar el desplazamiento de los invidentes en sitios como los centros comerciales, donde distintos almacenes y salones tienen su propio aroma.

Abejorros más rápidos que humanos para ver

No se sabe con qué fin, pero los abejorros y abejas perciben los colores tres a cuatro veces más rápido que los humanos.
Como la velocidad de la visión demanda algo de energía, los resultados sugieren que identificar pronto los colores debe ser valioso para estos insectos.
“La visión del color no tiene que ser tan rápida, si usted quiere rastrear con precisión algo que se mueve, usted requiere procesar rápido porque ese algo se está moviendo, pero los objetos no cambian de color rápido, es un rasgo que tiene a permanecer”, dijo Peter Skorupski, investigador de Queen Mary, University of London, en Inglaterra Pero para estos insectos parece algo importante.
El investigador con su equipo colocaron pequeños electrodos en los fotorreceptores de los abejorros para ver cuán rápido respondían a los cambios de luz.
La rápida visión de colores podría servir para identificar las flores, pero como éstas son fijas, tal vez no sería la mejor explicación, especulan los científicos, cuyo artículo apareció en el Journal of Neuroscience.
Una razón más válida sería la de mantener el rastreo en la luz variable e intensa, lo que se da cuando vuela rápido entre los arbusto

¿Tiene ojos la piel?

¿Sabía usted que se ha especulado de tiempo atrás sobre la posibilidad de ver a través de… ¡la piel! Leonid Yaroslavsky, profesor de la Universidad de Tel Aviv cree que las personas tienen la capacidad de ver colores y formas a través de su piel, una consideración presentada en el libro Avances en Información, Óptica y Fotónica.
En él, expone un modelo para explicar cómo ese instinto básico, observable en algunas plantas y animales, puede haber evolucionado durante millones de años.
Algunas personas pregonan que poseen esa capacidad, según el profesor, aunque los biólogos lo desechan de plano. Para él, hay una explicación científica, que podría ayudar a entender esos casos.
Se sabe que las plantas se orientan hacia la luz y algunos animales con visión infrarroja o sensores en la dermis, pueden ‘ver’ sin el uso de sus ojos. La visión humana a través de la piel podría ser una habilidad ancestral que involucraría células en la piel muy sensibles a la luz conectadas a la maquinaria neuronal en el cuerpo y en el cerebro, explicó Yaroslavsky.

12