Las huellas de los gigantes

Las galaxias son como las personas: normales, mientras no se les conozca. Y eso lo acaba de demostrar un equipo de astrónomos, que con el telescopio espacial Hubble miró de cerca unos 14 millones de estrellas en 69 galaxias situadas a entre 6,5 millones de años luz y 13 millones de años luz de nosotros, en el llamado Volumen local, más allá de los 3 millones de años en los que está situada una parte de las pocas docenas de galaxias del Grupo Local, del cual forma parte la Vía Láctea.
¿Qué hallaron? Pues esa imagen de galaxias tranquilas, planas quedó atrás.
La observación permitió individualizar la luz de las estrellas, que de otro forma parecen juntas, atiborradas en las lejanas galaxias.
Comprobaron que muchas estrellas son fósiles equivalentes a la activa formación de estrellas en galaxias del universo lejano, cuya huella es difícil de seguir por obvias razones.
Los científicos, indicó Benjamín Williams, de la Universidad de Washington, pudieron apreciar características distintas en cada galaxia, de modo que no son una agrupación uniforme de estrellas.
El estudio fue enviado a The Astrophysical Journal Supplement Series.
En la imagen cedida por el Hubble, se aprecia parte de la galaxia NGC 253. ¡Qué grande es el universo!