Entrenándose para la demencia

Mantener actividades mentalmente estimulantes como resolver crucigramas, leer y escuchar radio puede en primer término desacelerar la pérdida de la capacidad de pensamiento, pero acelera la demencia un poco más adelante en la edad avanzada.
Eso mostró un estudio publicado en Neurology.
“Nuestros resultados sugieren que el beneficio de retrasar los signos iniciales de pérdida cognitiva puede venir con el costo de una progresión más rápida de la demencia más adelante, pero la pregunta es ¿qué hace que eso sea así?”, indicó el autor Robert Wilson.
Las actividades mentales estimulantes, según él, pueden alentar la capacidad del cerebro para funcionar relativamente normal pese a la aparición de lesiones cerebrales relacionadas con la demencia. Sin embargo, una vez se diagnostica demencia, las personas que tienen un estilo de vida más activo mentalmente es probable que tengan más cambios en el cerebro relacionados con demencia que aquellos sin mucha actividad mental.
Durante su estudio Wilson evaluó las actividades mentales de 1.157 personas de 65 o más años.