Detectan galaxia casi toda de materia oscura

La galaxia de materia oscura. Pieter van Dokkum, Roberto Abraham, Gemini, Sloan Digital Sky Survey

La galaxia de materia oscura. Pieter van Dokkum, Roberto Abraham, Gemini, Sloan Digital Sky Survey

Cosa de locos para los astrónomos: varios de ellos estudiaron la galaxia Dragonfly 44, situada en la constelación Coma y que poco había sido estudiada porque se trata de una ‘bola’ difusa casi del tamaño de nuestra Vía Láctea. ¿Qué hallaron? Que está compuesta casi toda de… materia oscura, la elusiva materia que aún no sabemos qué es.

Pronto entendimos que tenía más de lo que revelan los ojos. Tiene tan pocas estrellas que se despedazaría a no ser que algo más la mantuviera unida”, explicó Pieter van Dokkun, de la Universidad Yale, cabeza de la investigación en el Astrophysical Journal Letters.

Él y su equipo usaron los telescopios W. M. Keck y Gemini del norte, en Hawai para medir durante 6 noches las velocidades de las estrellas en la galaxia y miraron además el halo de cúmulos estelares esféricos alrededor del núcleo galáctico.

La velocidad de las estrellas ayuda a deducir la masa de la galaxia. A mayor velocidad, más masa.

Para sorpresa, las estrellas se mueven a velocidades mucho más altas que las esperadas para una galaxia tan tenue. Significa que tiene una gran cantidad de masa no vista”, en palabras del coautor Roberto Abraham de la University of Toronto.

Dragonfly 44 tiene una masa de 1 billón de veces la del Sol, similar a la de la Vía Láctea. Sin embargo solo un centésimo de 1 % de esa masa está en forma de estrellas y materia normal. El otro 99.99 % es materia oscura, que es mayoría en el universo.

El hallazgo, según los astrónomos, no es la primera vez se que se produce: las galaxias enanas ultra débiles tienen una composición similar, pero son 10.000 veces menos masivas que Dragonfly 44 lo que sí es una gran novedad.

Los astrónomos no saben cómo se pueden formar galaxias de este tipo, pero su estudio tal vez podría aportar pistas para determinar qué es esa elusiva materia oscura.

Hallan planeta de diamante

Si una chispa de diamante hace las delicias de muchos humanos y ennegrece los corazones, ¿qué tal un diamante del tamaño de un planeta más grande que la Tierra?

Eso es lo que podría ser el planeta 55 Cancri e, que tiene un radio dos veces el terrestre y una masa ocho veces mayor, una Supertierra en el argot astronómico.

El estudio de los científicos de Yale University será publicado en Astrophysical Journal Letters.

“Esta es nuestra primera mirada a un mundo rocoso con una química diferente a la de la Tierra”, expresó Nikku Madhusudhan, cabeza del equipo. “La superficie de este planeta está probablemente cubierta en grafito y diamante en vez de agua y granito”, dijo.

El planeta orbita la estrella 55 Cancri a 40 años luz de nosotros, estrella que se puede ver a simple vista en la constelación Cáncer. Lo hace a una supervelocidad tal que su año solo dura 18 horas. Es un cuerpo demasiado caliente, cerca de 2.150° C, por lo que se descarta cualquier tipo de vida conocida.

Este planeta fue observado por primera vez el año pasado mediante la técnica del tránsito, permitiéndoles a los astrónomos medir su radio. Esa información más la reciente estimación de su masa permitió a los científicos inferir su composición química mediante modelos de su interior, estableciendo todas las posibles combinaciones de los elementos y compuestos que le otorgarían características especiales.

Astrónomos habían reportado previamente que la estrella madre tiene más carbono que oxígeno. Madhusudhan y colegas confirmaron que cantidades sustanciales de carbono y carburo de silicio y una cantidad despreciable de hielo de agua estuvieron presentes durante la formación del planeta.

El planeta está compuesto más que todo de carbono (como grafito y diamante), hierro, carburo de silicio y posiblemente algunos silicatos.

Los cálculos sugieren que cerca de un tercio de la masa del planeta, equivalente a tres masas terrestres, podría ser de diamante.

“En contraste, el interior de la Tierra es rico en oxígeno, pero muy pobre en carbono, menos de una parte en mil”, dijo Kanani Lee, coautor del estudio.

Dibujo de Cancri 55 E

Una persona añade 37 millones de bacterias al ambiente

Respiramos bacterias. Somos bacterias. La sola presencia de una persona en un cuarto agrega 37 millones de bacterias en el ambiente cada hora, dice estudio de ingenieros de Yale University.

“Vivimos en esta sopa microbiana y un gran ingrediente son nuestros propios microorganismos”, dijo Jordan Peccia, profesor de ingeniería ambiental y autor principal del estudio publicado en Indoor Air.

“El polvo del piso es la mayor fuente de bacterias que respiramos”.

Estudios previos han analizado la variedad de gérmenes presentes en los espacios diarios, pero este parece ser el primero en cuantificar cuánto la sola presencia humana afecta los aerosoles dentro de un cuarto.

Peccia y su grupo midieron y analizaron las partículas biológicas en un salón de clases de la universidad durante 8 días, 4 durante los cuales estuvo siempre ocupado y 4 en los que estuvo vacío. Todo el tiempo ventanas y puerta permanecieron cerradas.

Encontraron que la ocupación humana estaba asociada con un aumento mucho más alto de la concentración de agentes aéreos de bacterias y hongos de varios tamaños. La ocupación resultó en grandes picos de partículas de hongos de gran tamaño y bacterias de tamaño medio. El tamaño de bacterias y hongos es importante porque afecta el grado por el cual pueden ser filtrados y recirculados.

Los investigadores hallaron que cerca del 18% de todas las emisiones bacteriales en el cuarto, incluyendo bacterias frescas o previamente depositadas, provenían de los humanos y no de plantas ni otras fuentes. De las 15 variedades más abundantes de bacterias identificadas, 4 están asociadas directamente con personas, incluida la más abundante, Propionibacterineae, común en la piel humana.

Peccia dijo que los cuartos con alfombras parecen retener altas cantidades de microorganismos, pero esto no indica que deben ser removidas. Muy pocos de los microorganismos detectados, menos del 0,1% son infecciosos.

Pero entender el contenido y la dinámica de los aerosoles biológicos puertas adentro es útil para divisar nuevas formas de mejorar la calidad del aire.

“Las enfermedades infecciosas que contraemos, las cogemos en esos espacios”, dijo. Y es común que permanezcamos la mayor parte del tiempo en ambientes interiores.

Hallan virus que se come el cáncer

Un virus de la familia del que causa la rabia, eliminaría ciertos tipos de cánceres, revelaron científicos en Yale University.

En un artículo en la edición de septiembre del Journal of Virology, reprotaron el hallazgo.

Los sarcomas de tejido blando son cánceres que se desarrollan en tejidos que conectan, soportan o rodean otras estructuras y órganos del cuerpo. Los músculos, tendones, tejidos fibrosos, grasa, los vasos sanguíneos, los nervios y los tejidos sinoviales son clases de esos tejidos blandos.

Mientras que relativamente escasos en adultos, los sarcomas representan cerca del 15 por ciento de las malignidades pediátricas, provocando la muerte de un tercio de los pacientes en los cinco años siguientes al diagnóstico.

El virus de la estomatitis vesicular es un rhabdovirus que es de la misma familia de los virus de la rabia y provoca una enfermedad similar en el ganado. Estudios recientes han descubierto que el virus es también oncolítico, os ea que busca y destruye los tumores cancerosos. Estudios previos han demostrado que el VSV es prometedor en el tratamiento de los tumores cerebrales en ratones.

En el estudio de Yale, conducido por J. C. Paglino y A. N. van den Pol, los científicos investigaron el potencial del virus así como una versión mejorada del virus (VSV-rp30a) para dirigirse y matar 13 sarcomas diferentes. Ambos virus infectaron eficientemente y aniquilaron 12 de los cánceres. La resistencia de uno que sobrevivió pudo deberse a tratamientos previos con compuestos que bloquean su acción.

Los investigadores analizaron además la capacidad de la versión mejorada para infectar y detener el crecimiento de un tumor en ratones.

“Una simple inyección intravenosa de VSV-rp30a infectó de manera selectiva los sarcomas humanos subcutáneos estudiados en ratones y detuvieron el crecimiento de los tumores que de otra manera hubieran crecido 11 veces”, dijeron los investigadores.

“En conclusión, hallamos que la eficacia potencial del VSV como agente oncolítico se extiende a tumores no hematológicos mesodermales y que una resistencia inusualmente fuerte al VSV se puede enfrentar con atenuadores de interferón”.

Te gusto yo, ¿o son mis bacterias las que te atraen?

Cada vez, parece, queda menos espacio para la libre determinación. Un parásito, el T. gondii, por ejemplo, está en el cerebro de cientos de millones de personas y les ha modificado su personalidad. Ahora llega lo que nadie esperaba.

Científicos parecen haber demostrado que podríamos tener sexo dirigidos por las bacterias: lo tendríamos con quienes tienen bacterias similares a las que poseemos en nuestros intestinos. Es decir: ¿te gusto yo o son mis bacterias las que te apetecen?

Eso se desprendería de un estudio publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences que halló que las moscas Drosophila prefieren aparearse con otras que se alimentan de la misma dieta como producto de las bacterias que viven en su sistema digestivo.

Estas aparentes preferencias, que surgen justo luego de una generación, sugieren que la microbiota de un organismo puede facilitar la rápida evolución y la especiación.

“Es un paper interesante”, dijo Patty Gowaty, de la Universidad de California, Los Ángeles, quien no tuvo que ver con el estudio. “Pensar que esas bacterias intestinales podrían estar asociadas con los eventos reproductivos de los individuos es fascinante”.

“Existe mucha investigación emergente hoy acerca de los efectos fisiológicos de la microbiota, y los cambios en ella en respuesta a las condiciones ambientales”, indicó a The Scientist el genetista evolutivo Paul Hohenlohe, de Oregon State University. “Este estudio agrega las preferencias de apareamiento”. Él no estuvo vinculado a la investigación.

Diane Dodd, de Yale University, crió hace años moscas Drosophila melanogaster en distintos medios por más de 25 generaciones y encontró que las criadas con residuos vegetales se apareaban con mayor probabilidad con las criadas en el mismo medio, así como las criadas con maltosa tendían a aparearse con las criadas en el mismo medio.

Para averiguar el porqué, Eugene Rosenberg, de Tel Aviv University, coautor del presente estudio, cultivó moscas en distintos dietas y confirmaron los hallazgos de Dodd. Al suministrarles antibióticos a las moscas para eliminar las bacterias, ellas se apareaban indistintamente, sin preferencias por un medio en especial.

Para Gowaty, esa es sólo una posibilidad, la otra es una interacción entre los sexos.

Al restablecer una bacteria en una de las moscas, Lactobacillus plantarum, las preferencias de apareamiento retornaron.

No se sabe en verdad cómo se da, pero podría ser por las feromonas sexuales, en las que se encontraron diferencias según la dieta, pero es sólo un indicio.

La mosca Drosophila melanogaster es uno de los animales más estudiados, por cierto parecido genético con los humanos. ¿Será que nuestras bacterias nos dicen con quién tener sexo?