Mujer u hombre, ¿da lo mismo?

Sexo. Sexo y hermafroditismo. Imagínese: nacer como mujer y más tarde en la vida cambiar naturalmente hacia un hombre. O al revés.
¿Por qué es tan escaso este hermafroditismo, llamado hermafroditismo secuencial, si no parece ser costoso para los animales que lo viven?
La mayoría de los animales tienen sexos separados, pero algunos viven como un sexo en una etapa de sus vidas y luego como el otro sexo, y para la ciencia sigue siendo un enigma porqué es un fenómeno tan raro si los costos del cambio de sexo raramente exceden los beneficios.
Científicos de Yale abordaron el tema en The American Naturalist y expresaron que mientras el proceso es favorecido evolutivamente, su escasez no puede ser explicado por el análisis de los costos biológicos versus los beneficios.
El hermafroditismo secuencial ocurre en varios organismos, desde plantas a peces. Y tras cuatro décadas de investigación, que demostraron porqué el cambio de sexo es ventajoso, no se ha respondido porqué sigue siendo tan escaso.
Erem Kazancioglu, investigador, se mostró sorprendido al ver que un hermafrodita podía pasar el 30 por ciento de su vida en el proceso de cambiar de sexo, pese a lo cual el proceso se mantiene en ciertas poblaciones.
Esto sugiere que solo enormes costos pueden dejar de favorecer el cambio de sexo.
En la imagen de Erem Kazancioglu se aprecian algunos organismos que cambian de sexo durante su vida, de la izquierda arriba, en sentido del reloj: Thalasoma bifasciatum, Pandalus borealis, Credipula fornicate y Bryaninops yongei.