Descifran crimen de hace 2.500 años

Lo cogieron y lo colgaron. Luego, ya muerto, lo decapitaron. Científicos que parecen haciendo de policías descifraron ese asesinato, un asesinado que se sepa, nunca fue denunciado: ¡ocurrió hace 2.500 años! En plena Edad de Hierro.

Durante excavaciones en la Universidad de York se encontró en 2008 el cráneo y el cerebro de alguien que vivió en aquel periodo. Perteneció a una persona que fue víctima de un ritual.

Las fracturas y marcas de los huesos sugieren que el hombre, que tenía entre 26 y 45 años, murió probablemente ahorcado y después fue cuidadosamente decapitado y su cabeza enterrada aparte del cuerpo.

Dentro del cráneo se encontraron rastros del cerebro, siendo uno de los cerebros más antiguos hallados en Europa.

Un equipo multidisciplinario de científicos, incluyendo arqueólogos, químicos, bioarqueólogos y neurólogos condujo el estudio para tratar de ver cómo sobrevivió el cerebro tanto tiempo, cuando el resto de tejidos blandos se descompuso.

El estudio fue publicado en el Journal of Archaeological Science.

Desde su hallazgo el cerebro es preservado baja estrictas condiciones controladas para evitar que se destruya, pero se han examinado muestras con sofisticados equipos, incluyendo escáneres.

La datación indica que ese individuo vivió en algún momento entre el año 673 y el 482 antes de Cristo.

Se cree que parte de la extraña preservación del cerebro se debe a que fue enterrado pronto tras la muerte.

Foto cortesía U. de York.