… y nada que la mosca cae

Mosca Drosophila melanogaster

La pregunta del millón: ¿por qué es tan difícil cazar una mosca? Ese zumbido fastidioso le da vueltas a la cabeza. Usted está en una reunión. Se asienta frente a usted en su taza de café, lo espanta con las manos. Luego se le unen los contertulios y con un periódico mandan el golpe y tres segundos después: la mosca reaparece zumbándole por la cabeza o parándosele en sus orejas.
¿Le ha pasado? Una de las preguntas que más le han hecho en los últimos años a Michael Dickinson, experto en la biomecánica del vuelo de los insectos, es ¿por qué es tan difícil cazar una mosca?
Parece que al fin obtuvo la respuesta, para que se sorprenda y lo tome en cuenta cuando el sociable insecto se le aparezca la próxima vez en el momento menos oportuno.
Este profesor del Instituto de Tecnología de California, con el uso de imágenes digitales de alta velocidad y resolución, encontró al fin el secreto, junto al estudiante Gwyneth Card, de la exitosa maniobra evasiva de la mosca.
Antes de que las alas se muevan, su pequeño cerebro calcula la ubicación de la amenaza inminente y se idea un plan de escapa, coloca las patas en una posición óptima para saltar en dirección contraria. Toda esta acción toma lugar en tan solo 100 milisegundos desde el instante en que la mosca detecta la amenaza.
“Esto ilustra cuán rápido su cerebro procesa la información sensorial en una respuesta motriz adecuada”, dijo Dickinson.
Los videos mostraron que si el golpe descendente -se usó un disco negro de 14 centímetros de diámetro cayendo en un ángulo de 50 grados hacia la mosca parada en el centro de una pequeña plataforma- viene de frente, la mosca mueve sus patas medias adelante y se inclina atrás, se levanta y extiende las patas para empujarse hacia atrás. Cuando la amenaza viene de atrás, la mosca (que tiene una visión de casi 360 grados) mueve sus patas medias un poco hacia atrás. Cuando llega de lado, mantiene las patas medias estacionarias, pero inclina todo su cuerpo en la dirección contraria antes de saltar.
Se encontró además que cuando la mosca efectúa movimientos antes de volar, considera la posición de su cuerpo en el momento en que observa la primera amenaza.