Todo me lo dio mamá

Recuerdos. Que el bebé herede la educación de su madre, sería ideal. Pero, ¿es posible?
De cierta manera. Investigadores revelaron que las mamás transmiten sus experiencias a los hijos sin siquiera intentarlo, según un estudio en el Journal of Neuroscience.
Ratones jóvenes que crecían en ambientes enriquecidos con juguetes y otro tipo de estimulación trasladaban estos beneficios de aprendizaje a las crías que tenían luego en sus vidas.
Larry Feig, uno de los autores, comentó que “se pueden heredar en algún grado ciertos aspectos de la experiencia de los padres”. Feig es profesor de Bioquímica en la Escuela de Medicina de Tufts University.
Es, explicó, como un mecanismo protector: la madre es modificada durante meses y su cerebro cambia como para que cuando sea adulta para quedar embarazada, el efecto esté aún allí.
Los científicos criaron a un grupo de ratones. A algunos se les diseñaron ambientes enriquecidos, con ruedas, juguetes y otros arreglos.
Los expertos evaluaron el nivel de aprendizaje con una incómoda “cámara de choque”, para condicionar a los roedores a temerle.
Los ratones nacidos de madres criadas en ambientes enriquecidos aprendían mucho más rápido que la cámara de choque era un lugar para temer, reveló el equipo de Feig. Esto sucedió incluso cuando las madres no quedaron embarazadas hasta varias semanas después de haber vivido en las cajas especiales.
¿Qué le dejó su madre?

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>