Todos los días lo chuzan y no se da cuenta

Cuidado lo inyectan sin que se de cuenta. Y aunque no lo crea, eso puede sucederle con demasiada frecuencia. Tanto, que puede caer enfermo.
Para una infección exitosa, las bacterias deben burlar la defensa del sistema inmunitario de la persona u hospedero.
Para lograrlo, deben transmitir los llamados factores de virulencia a través de un canal de transporte situado en la membrana de la bacteria. En algunas, semeja una jeringa, permitiéndoles inyectar los factores directamente a la célula del hospedero.
Científicos del Max Planck Institute y el Federal Institute for Materials Research and Testing lograron identificar los principios básicos del ensamblaje de este ese canal de transporte, un paso hacia el desarrollo de medicinas que interfieran, antes que los antibióticos, en el curso de la infección, según reportaron en Nature Structural & Molecular Biology.
Cada día, es bien conocido, el organismo humano es confrontado por una gran variedad de patógenos. La mayoría son derrotados por el sistema inmunitario, por lo que la bacteria, para lograr una infección exitosa, debe entonces manipular al hospedero para asegurar su supervivencia.
Secreta factores de virulencia a través del canal de transporte situado en la membrana. Bacterias como las que provocan la disentería, el envenenamiento por alimentos, la fiebre tifoidea y la peste, han desarrollado un mecanismo especializado de transporte, denominado Sistema de secreción Tipo 3.
Mediante microscopía de electrones, se reveló que esta estructura está formada como una jeringa y su base está insertada en la membrana bacteriana mientras la aguja sobresale. Con este aparato, la bacteria puede inyectar los factores de virulencia directamente dentro de la célula hospedera.
Hasta ahora poco se conocía acerca de cómo las bacterias construyen la nanojeringa.
En la imagen de arriba, de Volker Brinkmann, Diane Schad, y Michael Kolbe, la bacteria Shigella flexneri, causante de la disentería, establece contacto con una célula humana (azul). La barra corresponde a una longitud de un micrometro o una milésima de milímetro. En la foto de abajo, la membrana celular con las agujas claramente visibles.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>