Un planeta que flota en la bañera

Qué tal tener un planeta y meterlo en la piscina para que flote. Y no se crea, podría ser posible si la piscina fuera lo suficientemente grande.

Científicos planetarios identificaron el objeto sólido más grande del Sistema Solar que podría flotar en agua. Se trata de un cuerpo de roca y hielo que orbita más allá de los planetas conocidos y que es menos denso que el agua.

En una bañera del tamaño de Londres a Frankfurt cabría.

Se trata de 2002 UX25, objeto del cinturón de Kuiper, ese reservorio de planetas menores, cometas y cuerpos pequeños congelados más allá de la órbita de Neptuno.

Su baja densidad y tamaño -unos 650 kilómetros de diámetro- parecen contradecir el modelo de formación de cuerpos grandes sólidos en el Sistema Solar.

La medición de su densidad será publicada por Michael Brown, del California Institute of Technology en próximo número de The Astrophysical Journal Letters.

Los objetos en esa región deben haber cambiado poco desde la formación del Sistema Solar, por lo que se trata de un laboratorio para comprender mejor las fases iniciales de formación planetaria según Andrew Youdin, científico planetario en Nature.

El modelo aceptado dice que pequeñas partículas de polvo en el disco que rodeaba al Sol colisionó y se reunió para formar partículas mayores, proceso que construyó cuerpos en la región de Kuiper como Plutón, pero también la Tierra y los otros planetas rocosos del Sistema Solar Interior.

Si los cuerpos más grandes de Kuiper fueron hechos por agregación de los más pequeños, las densidades de pequeños y grandes debería estar relacionada. Pero los objetos de Kuiper con diámetros de menos de 350 kilómetros parecen menos densos que el agua, pero aquellos de más de 800 son más densos.

Podría ser que los pequeños fueran más porosos y la gravedad de los más grandes los compactara, pero eso falla al hablar de un término medio.

2002 UX25 tiene una densidad de 0,82 gramos por centímetro cúbico, 18% menor a la del agua y sugiere que está constituido más que todo por hielo.

Otra posible explicación sería la formación inicial de los grandes cuerpos y tras colisiones en las que perdieron capas heladas, surgieron los menores.

El caso es que si se pudiera, tendríamos un cuerpo de 650 kilómetros flotando en una bañera.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>