Una arañita en el jurásico

No parecía gran cosa frente a los dinosaurios: un cuerpo de solo 1,65 centímetros y una longitud total de 5,82. Convivió con los dinosaurios aunque de ella no se ha hecho una película.

Las arañas del jurásico no han sido comunes. Una fue descrita en Rusia en 1984, otra tres años después. Eso era todo.

Era todo hasta que este siglo agricultores de Daohugou en China, interior de Mongolia, comenzaron a encontrarlas. Por eso comenzó a hablarse de ellas.

“Los agricultores cavan huecos para extraer los fósiles, en su mayoría insectos y de vez en cuando una araña u otro animal, expertos de la universidad en Beijing viajan allá y evalúan los hallazgos”, según Paul Selden, profesor de paleontología de invertebrados en la Universidad de Kansas y miembro de un grupo que encontró el mayor espécimen hasta ahora, presentado en el último número de Naturwissenschaften.

“Es único porque es intermedio entre tipos más primitivos de las araneomorfas, o arañas verdaderas, y las tejedoras de redes que vemos hoy”.

Es el fósil más grande, pero no la araña más grande, que es la tarántula brasileña.

Este fósil es considerado la versión macho de una araña hembra hallada hace poco en la misma zona, clasificada como Nephila jurassica.

Algunos rasgos, determinados mediante microscopio electrónico, permitieron descubrir que eran diferentes al género Nephila, determinándose que eran arañas tejedoras que ya en aquellos tiempos del jurásico medio entre hace 174 y 166 millones de años cazaban insectos.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>