Uno de esos objetos rarísimos

Un desafío. Una galaxia que reta la ciencia. NGC 4696 no se parece a nadie. Ni a nada. Reside en la gran nube de galaxias Centauro (Abell 3526) y tiene unas peculiaridades.
Una galaxia elíptica surge del choque de galaxias espirales, tras lo cual experimentan un breve estallido de estrellas nacientes mientras el polvo y las partículas chocan y se reúnen. Al acabarse el gas, las galaxias se vuelven viejas y débiles. No brillan tanto.
Pero esta galaxia es rara, según un reporte de la Agencia Espacial Europea (ESA) y el telescopio Hubble.
Presenta un filamento de polvo que se extiende unos 30.000 años luz, lo que le da un aire muy particular. Observado en ciertas longitudes de onda, se aprecian filamentos delgados de hidrógeno ionizado.
En el centro galáctico habita un supermasivo agujero negro que está expulsando chorros de materia a casi la velocidad de la luz.
Todo un monstruo espacial, bien lejos de nosotros, a unos 150 millones de años luz. La foto es cortesía de Hubble-ESA.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>