Viejitos no dejan de trabajar

Viejitos, pero buenos. Los bosques son defendidos por capturar carbono, entre otros aportes a la naturaleza, pero los tratados internacionales que los defienden poco se ocupan de los bosques viejos. Tal como les sucede a los humanos: se cree que ya no son útiles a cierta edad.
Pues bien, Sebastián Luyssaert, de Antwerp University en Bélgica, y colegas, acaban de revelar en la revista Nature, que en los bosques entre 15 y 800 años de edad, el balance del carbono es positivo, lo que sugiere que aún viejos continúan acumulando carbono y no son neutrales como se creía.
Ese 15 por ciento de masa global boscosa vieja, suministra al menos 10 por ciento de la captura de carbono.
El dióxido de carbono secuestrado de la atmósfera es almacenado en los tejidos del árbol y en la materia orgánica de las hojas acumuladas en el suelo.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>