Cuando los números confunden…

La reflexión iniciada en la columna anterior sobre las equivocaciones que se suelen presentar en las informaciones que contienen números, porcentajes o descripción de unidades, continúa hoy. Los lectores Michel Taverniers, Luis Alfredo Molina Lopera, Jorge Iván Osorio, Jorge Arango, entre otros, señalan errores en sus asiduos y pertinentes comentarios y críticas.
Uno de los gazapos se registra en la escritura de las cifras decimales. Si bien la Real Academia Española admite que se pueden usar tanto el punto como la coma, el Manual de estilo y redacción de El Colombiano determina el uso de la coma en vez del punto. Por esta razón en el periódico no se debe usar el punto.
Se cae en confusiones cuando se combinan palabras y cifras. La norma general es que solo se usen los números. No obstante cuando se trata de sustantivos numerales como millar, millón billón, etc., se pueden escribir estas palabras.
El Manual del periódico dice al respecto: “Al escribir cifras se deben usar puntos para separar los millares, los millones, los billones. Ejemplos: 101.032; 4.056.398; 12.000.000.000.000. La coma debe usarse sólo para los números decimales, así: 2,5; 0,3.”.
También hay equivocaciones en los ordinales al confundirlos con los fraccionarios. Un caso frecuente es decir onceavo por undécimo; veinteavo por vigésimo; cuarentavo por cuadragésimo.
Las críticas recibidas descubren otro error común: el mal manejo que se les da a las unidades de medida. Por ejemplo en casos de superficies se escriben metros o kilómetros pero no se especifican que se trata de metros o kilómetros cuadrados.
Y confusiones similares en cantidades que expresan volumen, potencia, masa, tiempo, intensidad eléctrica y porcentajes.
No obstante, considero que los periodistas debemos poner números para informar mejor, con más precisión. Estoy muy de acuerdo con el pensamiento de John Allen Paulos, matemático, investigador y escritor estadounidense cuando dice que: “Después de los titulares, dentro de cada historia, el periodista debe responder a las cinco W del periodismo: ¿quién, qué, dónde, cuándo, por qué? (who, what, where, when, why?). Pero con ciertos temas, como estadísticas, sondeos, estudios científicos, etc., eso no es suficiente. Hay que responder preguntas más allá de las clásicas: ¿cuánto?, ¿con qué frecuencia?, ¿con qué tasa?, ¿la tasa crece o decrece?, para contextualizar la información y ponerla en perspectiva…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>