Discordancias numéricas y gazapos matemáticos

El lector Michel Taverniers objeta: “En El Colombiano de hoy, portada, “Salvan 206 perros que iban a sacrificar, sufrían Leptospira… (sin mayúscula)”. En El Tiempo, portada, “En la Perla, erradicaron la leptospiria (sic) de los 30 perros que la padecían”. Se refiere a la edición del jueves 12 de marzo.
Y también cuestiona: En El Colombiano de hoy, página 4, Segunda columna: “El director del programa… costará unos 100 millones de dólares”. En El Tiempos de hoy, portada: “La tarea de limpiar el territorio puede costar US$ 200 millones”. Edición del lunes 9 de marzo.
Estas son solo dos de las críticas, pero con frecuencia recibo observaciones de lectores que se quejan por errores y equivocaciones en los números, en el manejo de las cantidades y porcentajes y en la escritura de decimales y unidades de medida, entre otros asuntos.
El lector tiene razón en plantear las discordancias de las cifras que publicaron los medios de comunicación. Y también con las demás correcciones que anota en sus mensajes.
Sin embargo, en el primer caso el periódico El Tiempo publica una información posterior que concuerda con la cifra de El Colombiano: “En el Centro de Bienestar Animal La Perla erradicaron la leptospiria de 206 perros que la padecían…” (http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/animales-de-la-perla-curados-de-leptospiria-/15380770).
Sobre la segunda observación encontré en varios medios que el propio general (r.) Rafael Colón, director del programa contra minas antipersonales, había declarado que el costo de la operación de desminado sería de US$ 100 millones. Ese era el monto estimado, según varias informaciones y documentos que consulte.
Concretamente le respondió a El Tiempo, el pasado 16 de febrero: “¿Cuánto calcula usted que costaría el desminado total? Hemos hecho cálculos, y el desminado humanitario vale unos cien millones de dólares; calculamos que eso es lo que implica dotar a la Fuerza Pública, hacer la certificación, dotar al organismo internacional que hace el monitoreo y ayudar a las organizaciones civiles que hacen el proceso”.
Es frecuente que los periodistas consulten versiones diferentes y de ahí tales discordancias. También puede suceder que haya una equivocación o error, porque quizá los periodistas tenemos problemas con la precisión, que es “concisión y exactitud rigurosa en el lenguaje”, según la define el Diccionario de la RAE.
Este tema requiere de una reflexión adicional para analizar otros errores numéricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>