El control de calidad de la información

El uso adecuado y correcto del lenguaje es vital para el periodista por su alta exposición ante las más variadas audiencias. “Los periodistas no hablan peor ni mucho menos que el resto de la población, pero tienen mucha responsabilidad y se les debe exigir, dado que son una parte importante en el desarrollo de la lengua”, afirma Joaquín Müller-Thyssen, director de la Fundación Español Urgente, Fundéu.
El control de la calidad de la redacción debe ser ejercido por todos: periodistas, editores y medios de comunicación. La publicación debiera hacerse cuando se obtenga el respectivo certificado. Los vistos buenos de los editores y macroeditores, aun en medio del fragor que produce la palpitante actualidad, deben ser señal de certeza y responsabilidad.
Además de las correcciones de ortografía, concordancia, semánticas y simples erratas los editores deben leer los textos de los periodistas para mirar si cumplen los requisitos de veracidad, pluralidad y demás principios del periodismo.
Algunos medios de comunicación han establecido el lector invisible que detecta errores e incoherencias para lograr la calidad que se merecen las audiencias. Revisar, analizar, proponer y acompañar al autor son funciones permanentes de los editores. Deben ser agentes de cambio del control de los errores y líderes de la difusión pedagógica para evitar la repetición de las equivocaciones.
Quizá por no revisar el original en el proceso de edición se publicó incompleta la columna del pasado 17 de noviembre. Esta es la corrección pertinente.
El comentario íntegro del lector Eduardo Aristizábal Peláez es el siguiente: “El periodista debe tener mucho cuidado con el significado de las palabras, pero especialmente cuando los términos son jurídicos. Hemos leído o escuchado frases como: le aprobaron la demanda a Juan Sin Miedo. El receptor, también, equivocadamente, interpreta además que Juan Sin Miedo ganó la demanda que había instaurado. Y lo que en realidad sucedió fue, que la demanda presentada cumplió con todos los requisitos legales y constitucionales que todo proceso tiene que cumplir. Si utiliza el término exacto, sería: le admitieron la demanda o en caso contrario, la inadmitieron, pero no hay ningún pronunciamiento del juez, que a esas alturas, ni siquiera ha recibido el documento”.
Nuestras excusas a Aristizábal Peláez y a los lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>