El desafío de recuperar la credibilidad

A la hora de revisar los mensajes que recibí de los lectores en el año 2015 salta a la vista que el mayor volumen de quejas y observaciones corresponde a errores ortográficos, gramaticales, de digitación y de toda clase de equivocaciones e imprecisiones.
Esta falta de calidad de las informaciones también se refiere al contexto de la historia, a las cualidades periodísticas y de redacción, al contraste de las fuentes consultadas y a la observación de los principios del periodismo.
Buena parte de los errores son corregidos y aclarados en la sección Fe de errores que se publica tanto en la edición impresa como en la digital.
Es evidente que la calidad tiene objetivos por cumplir para alcanzar mejores estándares. Los periodistas tenemos el gran desafío de mejorar la credibilidad perdida o menguada por cuenta de los gazapos.
Es cierto que las equivocaciones se presentan en todos los medios de comunicación del mundo y que tienen un impacto directo en la credibilidad, incluso en la imagen de los periodistas.
En Colombia la confianza en los medios de comunicación ha experimentado la peor caída en los dos últimos meses, según los estudios de opinión de la firma Invamer-Gallup.
En la medición de noviembre la opinión favorable bajó al 56 por ciento y en diciembre al 57 por ciento. La desfavorable, alcanzó el 41 y el 40 por ciento, respectivamente. El estudio se realizó sobre una base de 600 encuestados y el margen del error es más o menos 4 por ciento. Hace 10 años la confianza rondaba el 80 por ciento, según los datos históricos de la misma firma encuestadora que periódicamente mide la aprobación y desaprobación de las distintas instituciones nacionales.
Otra referencia cercana la presenta el reciente Informe Anual de la Profesión Periodística 2015 realizado por la Asociación de la Prensa de Madrid, APM.
Según este estudio, los periodistas españoles gozan de una calificación de 5,5 sobre 10, índice ligeramente superior al 5,3 logrado en la misma medición del año 2014.
En Estados Unidos está fresco el episodio protagonizado por Brian Williams presentador de la cadena de televisión NBC quien dijo que estaba en un helicóptero que se vio forzado a aterrizar en 2003, versión desmentida por los veteranos de la guerra de Irak. En realidad Williams iba en otro helicóptero de las fuerzas estadounidenses.
El error, en este caso tan grave, porque riñe con la verdad, que es el valor supremo del periodismo, atenta contra la credibilidad de los periodistas y del medio de comunicación para el cual trabajó.
Según publica BBC, “La mentira de 12 años de Williams es un desastre para él y la cadena de la que es la imagen de noticias”, escribió John Nolte, del sitio web Breitbart.
Añadió: “Obviamente nadie en NBC se molestó en comprobar una historia que era demasiado buena. Y peor aún, esto sólo agravará los problemas de credibilidad y audiencia que han dañado la marca NBC desde hace unos cuantos años”.
El primer paso para mejorar la calidad y recuperar la credibilidad del periodismo es corregir los errores en la edición siguiente o cuanto antes en las ediciones digitales. Es apenas una actitud de honradez profesional, de rigor y respeto al principio de veracidad.
Luego, generar un proceso de aprendizaje a partir de las equivocaciones. Este programa de formación permanente debe extenderse a toda la redacción con capacitaciones y ayudas de instrumentos pedagógicos. Algunos periódicos realizan evaluaciones permanentes con el fin de mejorar las competencias profesionales.
El desafío de recuperar la credibilidad es un propósito inaplazable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>