“Eres lo que escribes…”

Con frecuencia recibo quejas por el lenguaje ofensivo, agresivo y de odio que se emplea a veces en los comentarios y mensajes de las redes sociales y del el foro de lectores.
Es una realidad que preocupa. Las expresiones agresivas van desde la burla hasta el lenguaje de odio usado abusivamente para lastimar a otras personas por motivos raciales, de sexo y de credos religiosos e ideológicos y aún por condiciones socioeconómicas.
Estos mensajes se reproducen exponencialmente por acciones de aprobación complaciente, irreflexiva y aún cómplice, cuando se trata de un comentario difamatorio o injurioso.
A veces surgen voces que van en contravía de las expresiones inmoderadas que reclaman argumentos en vez de frases irracionales y mal expresadas.
La libertad de expresión es uno de los derechos más valiosos conquistados por la humanidad y consagrada en el universo de las normas que rigen a los ciudadanos de todas las latitudes. Solo hay un límite: el de los demás derechos humanos.
El derecho a insultar no existe. Además es una salida falsa de quienes quieren interactuar sin ideas ni argumentos.
Suplantar la identidad o usar un seudónimo para agredir y disparar palabras desde la trinchera del anonimato es un delito. Un acto tan cobarde como quien tira la piedra y esconde la mano, en vez de dar la cara y expresar libremente sus juicios sin menoscabar el buen nombre y reputación del otro.
No hay justificación para revelar intimidades o echar al vuelo rumores y prejuicios alejados de la verdad. Hacerlo, trasgrede el derecho a la intimidad y honra de las personas.
Burlarse de alguien y discriminarlo por cual causa son conductas infames que atentan contra la dignidad de las personas y pueden ser castigadas con “el precio del dolor”.
Más allá de ponerle lupa legal a estos excesos de intolerancia y desenfreno verbal o de complacencia irreflexiva, que encajan perfectamente en los tipos penales de los códigos, urge una acción colectiva que desestimule las expresiones insultantes y aliente la argumentación.
El mundo de hoy, que no se explicaría sin las redes sociales, tan involucradas en la vida personal como en la de los medios de comunicación. Si se utilizan para molestar, maltratar, calumniar e injuriar, la conducta de los autores oscila entre la de un incivil y la de un transgresor.
“Eres lo que escribes, eres como escribes”, es una frase afortunada que debe trascender el cuidado del lenguaje y la corrección idiomática que usa el autor en sus tuits y comentarios.
EL COLOMBIANO acaba de lanzar una campaña (#HablaDeTI), en Twitter, Facebook y Youtube (Las redes sociales hablan de quien las utiliza, reportaje de Marcela Vargas Aguiar, publicado el 31 de enero, página 33). La reflexión tiene el propósito de enriquecer la interactividad de las audiencias y desanimar la intolerancia y la comunicación violenta a través de las redes.
La explica la directora Martha Ortiz Gómez: “El periódico cree en las redes sociales y en el debate pero quiere promover que se haga con respeto y argumentación. Colombia ha tenido suficiente intolerancia y violencia, si queremos evolucionar a un país en paz, contemporáneo y democrático debemos elevar el nivel de nuestras conversaciones para que de ellas salgan conclusiones relevantes, y que podamos construir tanto desde los acuerdos como desde los desacuerdos”.
Creo que la interacción, a través de las redes sociales y del foro de lectores, compromete también el esfuerzo de formar audiencias activas y responsables, que participen y actúen de manera inteligente, tolerante, cívica, correcta y civilizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>