Redes sociales: dudar y confirmar antes de replicar

El asunto de los contenidos de las redes sociales reproducidos por los medios, planteado por el lector Jorge A. Ríos, y al cual me referí en la última columna, amerita esta reflexión.
Todos los días los medios les dan crédito a informaciones que con febril velocidad se propagan a través de las redes sociales, sin considerar que son fuentes que necesitan verificación y contraste.
Basta mirar lo ocurrido estos días cuando se divulgó la fotografía de la niña siria. Hudea, de cuatro años. La imagen, tomada por el fotógrafo turco Osman Sağırlı y publicada en diciembre de 2014, se volvió viral cuando la fotoperiodista Nadia Abu Shaban la divulgó por Twitter.
Medios de todo el mundo, se contagiaron de la emoción y del impacto producido por la niña que levantó sus brazos y miró con gesto indulgente al fotógrafo, pensando que le apuntaba con un arma letal y no con el teleobjetivo.
Pero les faltó a muchos contextualizar la noticia con uno de estos datos de Unicef: “14 millones de niños de la región sufren los efectos del cada vez más intenso conflicto que se desarrolla en Siria y gran parte de Irak. Más de 4 años de guerra están dejando profundas cicatrices en: 5,6 millones de niños que sufren situaciones extremas dentro de Siria: pobreza, desplazamiento y estado de sitio. 2 millones de niños que viven ahora como refugiados en Líbano, Jordania, Irak, Turquía, Egipto y otros países del norte de África. 3,6 millones de niños de las comunidades vulnerables en las que se albergan otros refugiados. 2,8 millones de niños iraquíes obligados a abandonar sus hogares…”.
El asunto no es solo replicar. Es informar y contextualizar. Y también, verificar. Algunos medios también cayeron en la trampa: ni dudaron de los datos tomados de las redes sociales ni verificaron. Un vistazo revela la falta de rigor: ser los primeros a costa de la precisión, o de errar la fecha y el nombre del autor de la fotografía.
Estoy muy de acuerdo con BBC que tiene como regla de oro usar “un segundo par de ojos” para mirar antes lo que se va a publicar. Y con lo que escribió el editor de tecnología de El Tiempo, José Carlos García: “A los periodistas no nos queda más que afinar el “dudómetro”. Estar alertas, atentos, acordarnos que la celeridad diaria por el tráfico y la preferencias de las audiencias no nos debe alejar del sagrado rito de la confirmación de las fuentes y los datos…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>