Reflexiones sobre la matanza de Newtown

Una llamada y varios comentarios sobre la matanza ejecutada por Adam Lanza en la escuela Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, motivan esta crítica. La lectora Rosa Margarita Ramírez me pide opinar sobre la manera cómo debe informar la prensa, cuál es la responsabilidad de los periodistas y cuál la actitud de los lectores en estos casos. Las inquietudes de la lectora dan para escribir una tesis, no obstante se pueden hacer varias consideraciones. El canal de noticias de Fox mostró por un tiempo este rótulo mentiroso en su pantalla: “Fox confirma que el tirador es Ryan Lanza”. La veracidad también falló en Huffington Post y CNN al publicar el perfil de Facebook de Ryan Lanza sindicándolo de la masacre. Solo después de insistir que él estaba en otra ciudad y que el autor, su hermano Adams, yacía al lado de los niños muertos, los periodistas reconocieron el error. El afán por la primicia los condujo a la trampa. Quizá pensaron que todo el mundo tiene cuenta de Facebook y no verificaron el dato clave. Tampoco se fiaron de fuentes serias ni constrastaron la versión. La credibilidad perdió en esta carrera veloz del periodismo sin responsabilidad ni rigor. Quizá faltó una simple llamada telefónica. La crítica no cesa porque algunos periodistas relacionaron el síndrome de Asperger, conducta autista manifestada por dificultades de interacción social y otros trastornos de los pacientes, como una de las causas que movieron a Adams a perpetrar el crímen. En realidad no existen fundamentos válidos para mencionar este vínculo estigmatizante. “Resulta lamentable el ejercicio periodístico basado en la difusión de datos no contrastados o directamente basados en rumores que lejos de informar pretenden generar morbo y audiencia especulando de forma irresponsable sobre las causas del mismo”, expresa el comunicado Federación Asperger España. Dos circunstancias más generan reproches de lectores y televidentes: el periódico The Herald publicó un aviso de gran formato sobre venta de armas en un almacén, al lado de la crónica central de la matanza de niños. Y varias televisiones, entre ellas CNN y NBC se atrevieron a entrevistar niños en el propio escenario del crímen. Algunas de estas transgresiones a principios éticos y legales fueron reproducidas por otros medios de comunicación en todo el mundo. Se imponen responsabilidad, verificación, autorregulación, autocrítica y más interacción de los lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>