El que aplaude, tiene más de 30


Son múltiples las formas de averiguar la edad de una persona, sin necesidad de mirar su cédula o de hacer una profunda indagación familiar.

Hace días descubrí una o mejor dicho me la revelaron. Es una característica infalible, no tiene pierde, aunque requiere que la persona en cuestión esté bailando o por lo menos escuchando música.

Esta singularidad permite detectar, de una, si la persona tiene más de 30 años. Para saber si tiene más de 40 ó 50 existen otros métodos, muy cercamos al que vamos a revelar.

Una persona tiene más de 30 años, sin pierde, si justo cuando inicia una canción el sujeto o la dama en cuestión, por acto reflejo comienza a aplaudir y a asentir con la cabeza, mientras con el pie derecho intenta llevar el compás de la canción.

El día que usted vea a una persona en estas condiciones, aplaudiendo, y moviendo coordinadamente el pie y la cabeza, no lo dude, es mayor de 30 años de edad.

Desde ese día, casi por acto reflejo y de defensa, cada vez que voy a un bar o a una discoteca opto por mantener las manos en el bolsillo o cruzadas, para evitar que ante un ritmo conocido o pegajoso termine aplaudiendo.

No se trata de esconder la edad, pero tampoco estarla revelando públicamente gracias a un desafortunado gesto o movimiento de manos.

Así que sí usted todavía quiere hacerle creer a su novio/novia que aún no ha llegado al tercer piso, no se deje pillar siguiendo el ritmo de una canción con las palmas, los pies o la cabeza.

Más de 40
La misma observación se aplica para identificar esos viejos verdes, mayores de 40 años, o aquellas cuchachas que, gracias a la silicona, logran ocultar su real edad.

Para identificar a los personajes que ya subieron al cuarto piso es sencillo: sí además de aplaudir y acompañar la canción con pies y cabeza, el personaje en cuestión comienza  a silbar la canción o seguirla con el clásico (Shhh, shhh, shhh, shhhh…) no lo dude, hace parte de la década de 1960.

Es más, este tipo de bailarín es el que baila electrónica al mismo ritmo que lo hacía John Travolta, en los setenta, en la cinta Fiebre de sábado por la noche. Sabe hacer pasos tan clásicos como el submarino (tapándose la nariz) o las gafas o el antifaz (cruzando los dedos sobre sus ojos).

Además, ya cuando tiene unos traguitos en la cabeza es capaz de hacer la caída de la hoja, no sin antes ponerse la mano derecha en la cintura y con la mano izquierda señalar a su pareja.

Este cuarentón o cuarentona siempre habla de música americana cada vez que escucha en tema de house, electrónica o un simple reggaetón. Igual, todos los géneros musicales o ritmos los baila de la misma manera.

Este mismo personaje, cuando ya está sobre la frontera de los 50 años es el que para sacar a bailar a su pareja cruza toda la pista (donde todavía existen) bailando solo, con la mano derecha estirada y haciendo gestos con dedos para que la otra persona se ponga de pie.
Este tipo de personaje aparece generalmente en las reuniones familiares o en las fiestas de fin de año. Identifíquelo y si es posible sáquele el cuerpo.

Más de 50
Este individuo es más fácil de identificar, casi siempre por las canas, la calvicie o por sus pintas. Estos hombres y mujeres son los que todavía le piden a su pareja, después de hacer una reverencia con su cabeza, “me concede esta pieza”.

Ambos bailan separados, no más cerca de 40 centímetros, con los brazos estirados, mientras acompañan la canción (casi siempre un porro o un tema de Lucho Bermúdez) con el infaltable (Shhh, shhh, shhh, shhhh…).

Este tipo de bailarín, con seguridad, ya superó el medio siglo de vida, y sigue añorando los bailes de salón, con orquesta en vivo. Así que sí usted no quiere revelar su edad, ponga mucho cuidado a su forma de bailar: no vaya a delatarse.


4 comments

  1. Camilo Betancur   •  

    Amigo Jaime, te confieso que algunas veces leo estos articulos para refrescarme de tanta noticia dura que continuamente nos toca recibir y publicar, pero las que vos sacás dan pena ajena. No son siquiera ligth, son física mierda…se nota lo bobo, idiota y frívolo que seguís siendo. Cuantos años tenés…o creés tener. Te voy a postular como candidato a premio una.A de los “periodistas faranduleros más imbéciles” Te Imagino armando componendas para moverle la silla a Sergio Barbosa y a la Negra Candela cuando te de por dar el salto a la t.v capitalina, máximo puesto en el escalón de imbéciles habla mierda salidos de alguna facultad de comunicación social. Amigo Jaime, te invito a que pensés en tanta gente que necesita alimento espiritual serio y responsable, no ese sartál de sandeces que te permiten publicar…gas, fo.

  2. Camilo Betancur   •  

    Bobo y más que bobo, Jaime idiota, frívolo y tontarron. No te da el cerebro para escribir nada más…

  3. Jacobo   •  

    Que güevonada de columna. Es muy fácil escribir sobre lo cotidiano repetiendo hasta el cansancio los mismos temas de siempre: la edad, el sexo, la clase social, etc. ¿Quien dijo que una persona de 40 años es un viejo verde? Por favor, no sea ridículo, investigue y escriba sobre temas más trascententales, pero si insiste en seguir escribiendo pendejadas por lo menos hágalo con originalidad. ¿Eso es periodismo?

  4. maria   •  

    ridiculo : pense^
    en este pais hay tanto tema interesante para tratar y se gasta el papel y el cerebro escribiendo sobre la edad.
    cual es su edad? le parece que a los 40 años se es un viejo verde?
    escriba , pero escriba sobre temas d eactualidad. La edad ya no es barrera para nada. No pierda su tiempo. En que universidad estudio????????.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>