Noche de contrastes

Mientras el desfile de clausura de Colombiamoda se veía en directo por cuatro canales y los presentadores del mismo -Lina Marulanda y Juan Carlos Giraldo- sobresalían por el manejo del tema y la sobriedad para conducir el desfile, por Cosmovisión veíamos la transmisión del cierra de la Feria Moda para el mundo.
A la emisión de Cosmovisión, que se hizo desde La Macarena, le faltó acompañamiento por parte de sus presentadores, fueron muchos los momentos, eternos, en los que vimos desfilar modelos sin saber nada al respecto (diseñador, tendencias, accesorios o nombres de los modelos).

Adicionalmente, la parte de producción tuvo varios fallos, especialmente por la cantidad de planos abiertos, que no dejaban ver detalles de las colecciones en pasarela.
Fue una noche de contrastes: brillante la transmisión de Colombiamoda, muy deficiente la de Moda para el mundo

Sacaron al Gurú

El movimiento radial en Medellín no para tras los resultados el EGM (Estudio General de Medios).

Energía Estéreo llegan Carlos Serna y Diana Higuita, mientras que se confirmó la salida del Gurú del sistema Olímpica.

Otra noticia que anda circulando es la desaparición de Amor Estéreo de RCN, estación que asumiría la programación de la FM, de la misma cadena.

En el dial en el que está la FM quedaría una emisora religiosa.

La Copa del doblaje

La Copa América de Venezuela será recordada por la cantidad de doblajes y mentiras que los medios radiales le dijeron a sus oyentes.

Pocos, pero muy pocos, fueron los que transmitieron desde los estadios. La mayoría lo hacía desde los hoteles y de las salas de prensa, a través de las pantallas de televisión.

Hubo poco desplazamiento a otras sedes y a los mismo entrenamientos de la selección Colombia. Había que ver a los periodistas radiales detrás de los representantes de los medios escritos, solicitando las grabaciones para ellos emitirlas.

Se cansaron de cañar

Alianzas

Nos enteramos, a propósito de Caracol y RCN, que varios directivos de Caracol andan interesados en establecer alianzas y convenios con sus colegas de Cosmovisión en Medellín. Les interesa la penetración que el canal local tiene en E.U.

A Cosmovisión no le han faltado novios. Este mismo tipo de contactos los había sostenido de tiempo atrás con la gente de Citytv.
Cada día la televisión que se hace desde las regiones adquiere más interés para los grandes pulpos nacionales.
                                    

Celebración

Nueve años al aire están celebrando por estos días los canales privados Caracol y RCN, con resultados más que positivos, tanto económicamente como en penetración y rating.
En medio de la celebración, las juntas directivas de ambos canales andan un poco preocupadas con la entrada en operación, en 2008, de un tercer competidor en el mercado de la televisión privada.

El próximo año también vencerán las licencias de operación de RCNy Caracol, que con seguridad volverán a licitar para seguir al aire durante diez años más.    

Murphy y su infalible ley

Por suerte existe el señor Murphy – y su famosa ley- para descargarle a él la responsabilidad de todo lo que nos sale mal.

Es que es muy curioso y casual que cada vez que tenemos afán o queremos hacer algo de determinada manera ocurra un suceso que lo impida.

Edward A. Murphy, Jr. fue un ingeniero que trabajó en experimentos con cohetes para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en 1949.

Murphy fracasó tanto en sus experimentos, antes de alcanzar el éxito, que gracias a él se popularizó el adagio “si algo tiene la posibilidad de salir mal, saldrá mal”.

Pónganse a pensar y caerán en cuenta que cada vez que vamos al banco, de carreras, de afán, de pasada, justo adelante en la fila está un mensajero con un enorme maletín y por lo menos 20 consignaciones y 30 pagos de seguros y liquidaciones del ISS.
Igual cuando uno logra superar el ataque de histeria tras el paso del mensajero y su maletín negro, justo cuando va a llegar a la caja, el cajero se para a tomar tinto o llama a otra persona…

En ese momento ya se han lanzado dos madrazos y mínimo se ha tomado aire en más diez ocasiones, las mismas  veces en las que se ha mirado el reloj.

Cuando por fin llega el momento de ser atendido en la caja (tras un saludo hipócrita, entre la ira y la ironía) el encargado te mira -con una sonrisa burlona- y te dice que la consignación está mal diligenciada y que tenés que llenarla de nuevo.

Así que la “vuelta” a la que usted le calculaba no más de 20 minutos en el banco, termina por culpa del mensajero de las mil consignaciones, del cajero y de su ignorancia en llenar formularios, en una diligencia de una hora de duración.
Aesa hora, el madrazo ya fue público y su rostro ha pasado por todos los colores del arcoiris hasta llegar al pálido, casi blanco.

Murphy, nuestro impetuoso ingeniero, y su ley natural tampoco falla a la hora del mercado o a la hora de pagar.

Tras realizar las compras respectivas, recorremos todo el supermercado buscando la “caja más desocupada”. Tras hacernos tras la fila más “ágil” comienza Cristo a padecer.

No falta la devolución de la señora que con tres carros de mercado, llenos a más no poder, cree que con los 50 mil pesos que le dio el esposo puede pagar por todo lo que quiere llevar.

15 minutos demora el proceso en el que la cajera enciende el bombillito que alerta la devolución. La dama en cuestión, por su parte, demora 35 minutos en devolver los productos que no puede pagar.

Al final, apenas termina llevándose la bolsa de leche y las arepas.

A esa hora sus compañeros de compras fueron en busca de otras cajas. Lo peor del asunto es que uno ve como ellos van saliendo con sus mercados, mientras usted sigue detrás de la señora a la que no le alcanzó la plata.

Lo peor no ha ocurrido, por fin lo atienden y le dicen cuánto es…

Usted entrega la tarjeta y el maldito datáfono no lee su tarjeta. Usted que se aguantó más de 35 minutos en la fila, nota como la gente detrás comienza a quejarse ¡qué demora, qué lento!.

Intento tras intento, usted decide ir al cajero. Allí -en el cajero- la cosa es peor, la fila es de por lo menos 10 personas, entre ellas la señora a la que no le alcanzó la plata y que ahora no recuerda la clave.

Además, está el mensajero a la espera de hacer varias transacciones.

Primitivo

Primitivo es lo mismo que Anaconda, con la diferencia que en vez de una enorme serpiente aparece un cocodrilo. Así de simple se puede definir esta pobre propuesta de cine de aventuras que se estrenó el pasado fin de semana en Colombia, como una de las grandes novedades de la temporada de vacaciones.

Resulta insólito que a estas alturas del partido, con toda la tecnología disponible y todos los alcances del cine moderno, se estrene una producción tan floja, que además de recordar a Anaconda -por la similitudes de sus historias-  nos traslada 30 años atrás en el tiempo, al año en que fue estrenado Tiburón, de Steven Spielberg.

La verdad es que inspiraba más miedo y terror el tiburón mecánico que se usó en el filme de 1976, que la caricatura de cocodrilo gigante que aparece en Primitivo.

Es insólito, casi insultante que en pleno siglo 21, se estrenen producciones de Hollywood con tan poca credibilidad, con efectos especiales tan sosos e irreales como los vistos en Primitivo.

Uno de los ganchos de la cinta es la presencia de Dominic Purcell -protagonista de la serie de televisión Prison Break- como protagonista de esta aventura que se desarrolla en las selvas de Burundi, en África. Ni el carisma ni la recordación de Dominic Purcell lo salvan de la mediocridad del guión, lleno de clichés y de lugares comunes.

El realizador, Michael Katleman, quiso darle un toque social a la cinta, con la recreación del conflicto armado de Burindí, en un intento fallido por salvar la producción.

Es la historia de un grupo de periodistas que va a África por la historia de sus vidas: un cocodrilo de más de siete metros que está depredando la selva.

O sea, lo mismo de Anaconda: un grupo de héroes tras una bestia, en este caso un cocodrilo.

Título original: Primeval
Director: Michael Katleman,
Reparto: Dominic Purcell, Orlando Jones y Brooke Langton
Género: Aventuras
Duración:Una hora y 34 minutos
Se proyecta en El Tesoro, Molinos, Oviedo y Puerta del Norte.

El que aplaude, tiene más de 30

Son múltiples las formas de averiguar la edad de una persona, sin necesidad de mirar su cédula o de hacer una profunda indagación familiar.

Hace días descubrí una o mejor dicho me la revelaron. Es una característica infalible, no tiene pierde, aunque requiere que la persona en cuestión esté bailando o por lo menos escuchando música.

Esta singularidad permite detectar, de una, si la persona tiene más de 30 años. Para saber si tiene más de 40 ó 50 existen otros métodos, muy cercamos al que vamos a revelar.

Una persona tiene más de 30 años, sin pierde, si justo cuando inicia una canción el sujeto o la dama en cuestión, por acto reflejo comienza a aplaudir y a asentir con la cabeza, mientras con el pie derecho intenta llevar el compás de la canción.

El día que usted vea a una persona en estas condiciones, aplaudiendo, y moviendo coordinadamente el pie y la cabeza, no lo dude, es mayor de 30 años de edad.

Desde ese día, casi por acto reflejo y de defensa, cada vez que voy a un bar o a una discoteca opto por mantener las manos en el bolsillo o cruzadas, para evitar que ante un ritmo conocido o pegajoso termine aplaudiendo.

No se trata de esconder la edad, pero tampoco estarla revelando públicamente gracias a un desafortunado gesto o movimiento de manos.

Así que sí usted todavía quiere hacerle creer a su novio/novia que aún no ha llegado al tercer piso, no se deje pillar siguiendo el ritmo de una canción con las palmas, los pies o la cabeza.

Más de 40
La misma observación se aplica para identificar esos viejos verdes, mayores de 40 años, o aquellas cuchachas que, gracias a la silicona, logran ocultar su real edad.

Para identificar a los personajes que ya subieron al cuarto piso es sencillo: sí además de aplaudir y acompañar la canción con pies y cabeza, el personaje en cuestión comienza  a silbar la canción o seguirla con el clásico (Shhh, shhh, shhh, shhhh…) no lo dude, hace parte de la década de 1960.

Es más, este tipo de bailarín es el que baila electrónica al mismo ritmo que lo hacía John Travolta, en los setenta, en la cinta Fiebre de sábado por la noche. Sabe hacer pasos tan clásicos como el submarino (tapándose la nariz) o las gafas o el antifaz (cruzando los dedos sobre sus ojos).

Además, ya cuando tiene unos traguitos en la cabeza es capaz de hacer la caída de la hoja, no sin antes ponerse la mano derecha en la cintura y con la mano izquierda señalar a su pareja.

Este cuarentón o cuarentona siempre habla de música americana cada vez que escucha en tema de house, electrónica o un simple reggaetón. Igual, todos los géneros musicales o ritmos los baila de la misma manera.

Este mismo personaje, cuando ya está sobre la frontera de los 50 años es el que para sacar a bailar a su pareja cruza toda la pista (donde todavía existen) bailando solo, con la mano derecha estirada y haciendo gestos con dedos para que la otra persona se ponga de pie.
Este tipo de personaje aparece generalmente en las reuniones familiares o en las fiestas de fin de año. Identifíquelo y si es posible sáquele el cuerpo.

Más de 50
Este individuo es más fácil de identificar, casi siempre por las canas, la calvicie o por sus pintas. Estos hombres y mujeres son los que todavía le piden a su pareja, después de hacer una reverencia con su cabeza, “me concede esta pieza”.

Ambos bailan separados, no más cerca de 40 centímetros, con los brazos estirados, mientras acompañan la canción (casi siempre un porro o un tema de Lucho Bermúdez) con el infaltable (Shhh, shhh, shhh, shhhh…).

Este tipo de bailarín, con seguridad, ya superó el medio siglo de vida, y sigue añorando los bailes de salón, con orquesta en vivo. Así que sí usted no quiere revelar su edad, ponga mucho cuidado a su forma de bailar: no vaya a delatarse.

De todo un poco…

* Siguiendo con la Copa América, varios periodistas presentes en Venezuela  se han quejado porque el cuerpo técnico de la Selección Colombia y algunos jugadores nacionales no le hablan a los medios colombianos, en cambio con los argentinos, especialmente con los periodistas de Fox Sports, les da más de la medianoche en entrevistas y especiales.

Las quejas también son contra Bolillo Gómez, que ahora es enviado especial de RCN Radio, que no habla con otros medios porque tiene contrato de exclusividad con RCN, donde alterna con Carlos Antonio Vélez.  

* RCN y Caracol en radio, localmente, decidieron cubrir la Copa América desde sus cabinas en el edificio Coltejer y el barrio La Consolata, respectivamente.

Rouguet Taborda y Papo Díaz transmiten por RCN lo que ven en la pantalla chica, mientras que John Jairo Agudelo, el Capitán, y Juan Guillermo Montoya hacen lo mismo por Caracol: ver televisión y transmitir por radio. Épocas aquellas cuando la radio colombiana emitía en vivo y en directo desde los diferentes estadios del mundo. 

*  Yilmar Gómez es el nuevo jefe de prensa y comunicaciones del canal Cosmovisión, cargo que venía cumpliendo desde la aparición de esta señal Luis Guillermo Sosa, más conocido como Pike.

Yilmar estuvo al frente del programa La Zona, que recientemente salió del aire, y ha estado manejando las comunicaciones de diferentes conciertos y espectáculos.  

* El popular Informante, que envía a    través de correo electrónico todos los chismes de la radio antioqueña, sigue acertando en sus pronósticos.

Se confirmó el paso de Rodrigo Salazar, más conocido como Chulabita, a la dirección de La Vallenata, de Caracol.

También acertó en el nombramiento de  Andrea Escobar como directora de Tropicana y en el paso de Carlos Serna, de La Mega, de RCN,a Tropicana, de Caracol. ¼br> Cada resultado del EGM (Estudio General de Medios) trae su propio revolcón a la radio, donde ahora los contratos son de seis meses, mientras sale el próximo EGM. 

* Las productoras de televisión colombianas parecen estar en la mira de los grandes canales internacionales. La semana pasada se confirmó la compra,  por parte de Fox de la empresa nacional Telecolombia (que produce, entre otras, la serie Zona rosa). Ahora la empresa se llamará Fox Telecolombia y seguirá produciendo espacios para la televisión colombiana (especialmente para el Canal RCN) y para la pantalla chica internacional. Cada día  más las multinacionales, caso Fox y Sony, se interesan por los contenidos originados desde América Latina.

En el país quedan otras dos grandes productoras: RTI, que trabaja para Telemundo y Caracol, y Teleset, que tiene como aliado a RCN.   

* A propósito de Sony lanzó hace un par de semanas una programación dedicada para Latinoamérica y producida en Venezuela. Infortunadamente la propuesta no ha sido la mejor, al igual que la respuesta del público. 

Ahora Sony decidió sacar de su parrilla el espacio Nada que ver, que proponía una mirada irreverente sobre ciertos personajes y situaciones de este lado del mundo.

Sony, en cambio ratificó la continuidad de Ya es medio día en China, promocionado como el primer late night show para toda Latinoamérica, con el venezolano Luis Chataing y el mexicano Arturo Hernández. Una propuesta tan pobre como Nada que ver.

Andrea Gómez presenta y Copa América

• Muy bien lució el pasado fin de semana la periodista Andrea Gómez en la presentación de las emisiones del noticiero Teleantioquia Noticias. Además de que la comunicadora registra y modula bien, transmite seguridad y conocimiento de los temas. Una buena apuesta.

• Pese a tener los derechos de transmisión de todos los partidos de la Copa América, Caracol parece no estar muy interesado en sacrificar sus novelas por el fútbol. Esa decisión es respetable, lo que los televidentes no entendemos es porque si el canal no emite, impide que los otros lo hagan, caso Fox Sports.