La Sierra Nevada del Cocuy, Güicán y Chita (tercera entrega)

Texto: Henry Mariño López

Bordeando el costado Oriental de la laguna, desde donde se pueden observar los nevados de Pan de Azúcar, el Toti, el Diamante, el Portales y el Cóncavo, caminamos sobre el Chorro de la Paz, que vierte sus aguas, formando dos cascadas de incomparable belleza, en un cañón colosal que se ensancha en la distancia, hasta el infinito horizonte de los Llanos Orientales. Camino difícil por la consistencia del terreno de roca y arena y la espesa niebla, que hace que la orientación dependa en alto grado de la ubicación de los “mojones”, pilas de piedras dejadas por anteriores caminantes que indican la ruta correcta, silencio absoluto, solamente interrumpido ocasionalmente por el ruido lejano de una avalancha de rocas, sendero largo y extenuante, que finalmente conduce a la Laguna del Pañuelo, sitio designado para levantar el campamento. Una niebla vaporosa recorre los senderos perdidos de la Sierra, provocando una errática visión en la distancia, tenuemente iluminada por la luz de la luna, sombra misteriosa que proyecta imágenes inconcebibles, como extraños seres que deambulan en el silencio infinito, en la inmensidad de la noche.

El Cocuy

El Cocuy Foto: Alejandra Murcia

Hermoso, como siempre, el amanecer de la Sierra. Juegos infinitos de colores permiten fotografiar los nevados de San Pablín (Norte y Sur) y el Cerro del Castillo, en todo su esplendor. Avanzando al Norte, también encontramos los cerros de El Picacho y La Puntiaguda, las lagunas de La Cueva y Los Patos y los picos Ritacubas (Blanco y Negro), mientras se hace la travesía del Valle de Los Cojines, espectáculo natural sin igual, bordeado en ambos lados pos cerros nevado, en cuyo fin se encuentra la Laguna del Avellanal: Sus aguas se unen a las de las lagunas de La Meseta y El Rincón, para crear el Río Ratoncito, que forma la cascada del mismo nombre y que constituye un panorama espléndido.

Difícil ascenso al boquerón de la Sierra, 4.700 MSNM, desde donde se puede divisar la Laguna de la Isla, que bordeamos en su margen izquierda, descendiendo el boquerón bajo una lluvia pertinaz y espesa niebla, condiciones inclementes que nos acompañan mientras hacemos el ascenso al Alto de los Frailes, desde donde se puede observar el sitio de nuestro próximo campamento, la Laguna Grande de Los Verdes.

Una brisa helada recorre la impenetrable soledad de los indescifrables caminos de la Sierra, penetra en cada cueva, en cada grieta, se anida en los bordes de los glaciares, se refleja en la enigmática silueta de los frailejones, convocando a los espíritus de la tradición indígena. Acuden, entonces, el Mohán, dueño de las aguas y los páramos, cuya apariencia es la de un hombre de tez oscura que gusta de fumar chicotes y suele presentarse a las mujeres jóvenes y bonitas, a quienes visita en sueños eróticos hasta hacerles perder el calor vital; El Cojo, espíritu de un solo pie, con hábitos antropófagos; Las Lloronas, mujeres que dieron muerte a sus hijos y cuyos espíritus, como castigo, vagan sin rumbo, con ojos ardientes, por las desoladas cañadas; Los esqueletos de dientes largos, habituales vigilantes de los pasos altos, a veces adultos, a veces niños…

Valle de los Frailejones

Juan Fernando Calle y Mireya Ardila en el Valle de los Frailejones Foto: Alejandra Murcia

Última parte del recorrido, ascenso al Boquerón del Carmen y descenso desde allí, atravesando el páramo Cardenillo, hasta las Cabañas de Ideboy, centro turístico, comunicado por carretera con Güicán, en la parte Nor-Occidental de la Sierra. Hay agotamiento físico total en el grupo, pero una paz interior indescriptible. Hemos completado el circuito natural más impresionante de los Andes Colombianos y hemos descubierto que, cuando se conquista un objetivo de tal magnitud, permanece por siempre en el corazón y el recuerdo de cada uno de nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>