Mis Primeras Caminatas – Urrao (Antioquia) – Cármen de Atrato (Chocó) Parte I

Enero 7 de 1991

El domingo 6 de enero de 1991 nueve caminantes emprendimos el viaje hacia la población de Urrao en bus de servicio público. A Urrao llegamos a eso de las 3:00 de la tarde luego de un viaje de seis horas durante el cual nos detuvimos a almorzar en Bolombolo a orillas del río Cauca.

Urrao - Cármen de Atrato

Urrao es un agradable pueblo en el sur oeste de Antioquia a 170 kms de Medellín y a 1.800 metros sobre el nivel del mar. Es famoso por sus cultivos de granadilla. Tiene varios hoteles y un aeropuerto en una explanada a pocas cuadras del parque principal. Desde el aeropuerto la panorámica de Urrao es espectacular. El río Penderisco se escurre por la orilla del pueblo y al atardecer sus meandros deslumbran como una serpiente dorada. Las curvas rodean el cementerio haciéndolo ver como una isla blanca en medio del río. Más allá se extiende maravilloso su valle y sus playas. Al norte pudimos divisar al Páramo de Frontino, alturas de más de 4.000 metros en medio del Parque Nacional Natural Las Orquídeas, siempre nubladas.

Puente sobre el Río Penderisco (Urrao - Antioquia)

Puente sobre el Río Penderisco (Urrao - Antioquia)

Llegada la noche nos deleitamos con un plato de fríjoles de Urrao en uno de los restaurantes del parque principal y departimos con un gran amigo de Don Carlos, se trataba de Jorge Cartagena, un colono de sombrero, machete al cinto y piel curtida que vivía en una casa humilde a unas dos horas caminando desde el pueblo en la ruta que conduce al Chocó. Jorge Cartagena nos entretuvo hasta bien tarde con sus historias de tigres, leones, verrugosos, indios, etc. Nos contó de su vida como colono y por sus historias inverosímiles entendimos la biodiversidad que se esconde en la selva, arriba en la montaña, atrás de su casa…

Don Jorge Cartagena y su Familia

Don Jorge Cartagena y su Familia

A las 6:00 de la mañana del 7 de enero de 1991 nos encontrábamos montados en un bus de escalera que nos llevaría a Pavón, vereda donde se acaba la carretera y comienza el camino de herradura. Hoy en día no hay ya camino, una carretera atraviesa la selva hasta Carmen de Atrato

3 comments

  1. silverio rueda   •  

    Yo tambien tengo muchos recuerdos de mi pueblo, a pesar e la distancia aqui en usa.Recuerdo a mi gente, sus montanas, la plaza,la iglesia,sus calles y ese olor por las tardes a comida.Yo tambien émigré dejandolo todo,pero llevando conmigo muy grabada en mi alma su recuerdo.

  2. gloria   •  

    Que interesante son sus reportajes senor caminante, tuve muchas vacaciones a pabon y siempre escuche a los viejos de mi familia hablar de una posible carretera al Carmen de Atrato por esas inmensas cordilleras. Me parecia imposible y hoy usted nos cuenta todos que es una realidad como todas las cosas hermosas que muestra y dice de mi querido URRAO. Lo felicito por su trabajo SENOR CAMINANTE.

  3. Gustavo.Galeano   •  

    Que hermosa lectura,mis pensamientos regresan a mi jubentud cuando con mis padres y hermanos heramos parte de ese hermoso mundo del campo del cual hoy solo quedan los recuerdos,gratos recuerdos porque éramos inmensamente felices a pesar de no tener los lujos de hoy; El tiempo a pasado aquel paraíso nuesrtros padres lo cambiaron por una ciudad en un país extraño donde la familia es mas grande como grande es el mundo cada cual vive en diferentes estados y muchos de nosotros recordamos el pasado como un dulce sueño, sin rencores, las cosas cambiaron no porque mis padres lo quicieran sino por la ley de ese entonces 1950 nuestro paraiso se tornó en infierno, pero no ay mal que por vien no benga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>