Realizando la travesía (1)

El sábado 21 de marzo a las 7:20 de la mañana partimos Mireya y yo rumbo al Huila en “Bombas” nuestra Freewind 650. El equipaje: el mínimo, aunque seguimos aprendiendo que podemos viajar con menos, mucho menos, sigo regresando a casa sin usar alguna camiseta o algún equipo. Por ejemplo, llevé mis binoculares y nos los usé. Con ellos podría haber escudriñado el cielo en busca de las “Águilas Cuaresmeras” que comienzan a atravesar el Tolima y el Huila en esta época del año en un largo viaje desde los Estados Unidos y Canadá hasta la Amazonía, Argentina, Paraguay y Uruguay.

tatacoa-171Desierto de La TatacoaDesierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

A mitad de la mañana ya estábamos desayunando en el “Plan de la Arepa”, un desayuno rápido para continuar descendiendo por la carretera que por La Mesa nos llevaría hasta Girardot. Allí, cruzamos por primera vez en el viaje el siempre majestuoso Río Magdalena, que en este sitio divide los departamentos de Cundinamarca y Tolima. Al norte del río está Girardot y al sur Flandes.

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Salida de Bogotá – Calle 13 y Ciclistas en la vía a La Mesa por Mondoñedo

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Iglesia de La Mesa y primer paso del Río Magdalena entre Girardot y Flandes

Cuántas veces he cruzado el río Magdalena… Lo he cruzado por la mayoría de los puentes que existen en todo su recorrido, lo he cruzado en canoa, lo he cruzado en ferry, lo he navegado en algunos de sus trayectos, he pescado en él. Algún día espero hacer rafting en sus aguas y otro día quisiera conocer la Laguna de la Magdalena en el páramo de Las Papas, en el macizo colombiano, donde nace el río de la patria, a varios días caminando desde San Agustín.

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Los letros de la vía

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

El Cerro de Pacandé y el segundo paso del Magdalena muy cerca a Neiva

Ya en el Tolima, la carretera es muy plana. Largas rectas hacen un poco monótono el viaje. Una parada obligatoria en El Espinal para deleitarse con la mejor avena. Un merecido almuerzo en El Guamo. Nuevamente en carretera vemos con asombro el espectacular Cerro de Pacandé en el municipio de Natagaima, que bueno algún día ascenderlo, me trae recuerdos de Cerro de Tusa (o Cerro Tusa o Cerro e’Tusa en paisa!) en el municipio de Venecia en el sur oeste antioqueño. El cerro se ve bien al frente, como si la carretera la hubieran construido como un acceso al cerro. Es puntiagudo e imponente.

Desierto de La Tatacoa

“Velocidad Máxima 80km/hr”

Desde Natagaima se nos acerca al Magdalena a mano izquierda. Ya estamos muy cerca de Neiva, ciudad a la que ingresamos a través de pozos petroleros que lanzan sus llamaradas a ambos costados de la carretera. Aunque antes de llegar al centro de la ciudad es necesario tomar a la izquierda en el primer intercambio vial con el fin de continuar hacia el desierto, nosotros quisimos darle una mirada rápida a la capital Opita. Entramos por el “malecón”, a orillas del gran río, habiéndolo cruzado nuevamente en la entrada a Neiva, y continuamos hasta el parque Santander con su monumental Catedral de la Inmaculada Concepción.

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

El Mohan en el malecón de Neiva y la Catedral de la Inmaculada Concepción

En Neiva nos comunicamos con doña Orfanda a su celular del desierto para contarle que ya estábamos muy cerca, ella aprovechó para encargarnos pan; pan de trescientos; cinco mil pesos de pan de trescientos (que entre otras cosas, ahora caigo en la cuenta, no me lo pagó. Tranquila doña Orfanda, si usted lee este Blog no se preocupe, antes nosotros le quedamos debiendo por su amable hospitalidad!!)

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Las vías del Huila que conducen al Desierto

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Los paisajes del Desierto

Un jugo de mandarina y de nuevo al asfalto. Tomamos la vía que conduce al municipio de Villa vieja, puerta de entrada al Desierto de la Tatacoa. Son unos 40 minutos desde Neiva, por una carretera pavimentada en buenas condiciones, hace 15 años cuando fui por primera vez era una trocha. Villa vieja es un pequeño y pintoresco poblado, denominado la capital paleontológica de Colombia y testigo de batallas entre las tribus Caribes, Doches, Otaches, Paéces y Andakies y los conquistadores al mando de Sebastián de Benalcázar y de su designado Juan de Cabrera, quienes exploraban estas tierras en busca de El Dorado. La zona donde yace el pueblo fue posteriormente llamada “Valle de las Tristezas” por el conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada, debido a lo inclemente y malsano del clima, que terminó por diezmar sus tropas.

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Los paisajes del Desierto

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

“Bombas”

Bolívar, el libertador, también pasó por allí un par de veces y se alojó en la habitación principal de la posada La Casona, según nos comentó su administradora. Si el lector se quiere sentir como Bolívar por una noche, es posible alojarse en esa alcoba.

Desierto de La TatacoaDesierto de La Tatacoa

Mireya y el cactus

Desde Villa vieja son 30 minutos atravesando el desierto hasta la casa de Doña Orfanda. La carretera es pavimentada hasta el Observatorio Astronómico del desierto y luego una trocha que en invierno debe ser imposible en una moto de alto cilindraje.

Desierto de La Tatacoa

La casa del desierto de Doña Orfanda

9 comments

  1. jaime duque r   •  

    hola Rodrigo, me llamo Jaime ,vivo en Circasia Quindio, tengo 68 abriles, que buen comentario y aventura ,yo tambien las hago enmi 650 freewing, me gusta salir con al menos otra motocicleta , hago motociclismo desde los 14…me encanta …saludes a todos …manejen con cuidado…Dios los bendiga

  2. El Caminante El Caminante   •     Autor

    Hola Rodrigo, gracias por tu comentario. Que bueno que te haya gustado mi aventura, tienes que estar pendiente porque no he terminado de contar mi travesía en el Desierto de La Tatacoa, los episodios más interesantes apenas vienen!! La Freewind es una moto muy versátil, un excelente motor para las autopistas y sufientemente alta y fuerte para las carreteras destapadas, muy cómoda y muy económica. A mi me ha ido muy bien, te la recomiendo!!

  3. Rodrigo Giraldo   •  

    Me encanto tu aventura y forma de narrarla, como te envidio, soy veterano de 60 pero con corazon de 15 , aspiro a salir en una moto como la tuya, es costosa , pero me encanta, si puedes mandarme comentarios sobre el aparato como te ha ido con ella te lo agradezco , pues he pensado comprarla, tengo una de menos cilindraje, te felicito espectacular tu aventura, sigue para adelante y que DIOS TE BENDIGA AHORA Y SIEMPRE

  4. MARIA JIMENEZ A   •  

    Que dicha para ti como vaijas y conoces nuestro hermosos pais, espero hacerlo pronto.
    Nuevamente gracias por compartirlo con nosotros y darnos tambien tantos consejos para viajar, contigo aprendemos a disfrutar y ser muy practicos al viajar.

  5. El Caminante El Caminante   •     Autor

    Hola Enrique, gracias por tu comentario. No te pierdas la continuación de la historia de nuestra travesía por el desierto y no pierdas nunca ese espíritu aventurero!! Salir solo también tiene su encanto, está uno solo con la inmensidad, espero contar pronto una aventura en solitario por la Sierra Nevada del Cocuy!!

  6. Enrique   •  

    Conozco el desierto de la tatacoa, es el lugar más alucinante y hermoso que han visto mis ojos. Ahora casi no salgo porque me da mamera ir por ahi solo, si alguien anda buscando compañero de aventuras contacteme, soy aventurero tambien. abrazos enrique
    correo: enrique.bar@gmail.com

  7. Mireya Ardila   •  

    Estuvo super la aventura, y lo mejor atravesar parte del desierto solos para podernos encontrar con los buhos, los loros, y toda la serie de aves que habitan la zona. Me hubiera gustado toparme con un zorro pero bueno esa no fue posible, espero en la próxima si lograrlo.

  8. El Caminante El Caminante   •     Autor

    Gracias Carlos por tu comentario! En que parte de Estados Unidos vives? Tal vez algún día podríamos vivir alguna que otra aventura juntos por allá… Saludos!!

  9. carlos velez   •  

    al leer tus aventuras se me pararon los pelos pues yo soy tan aventurero como tu al leer parecia que yo era el protagonista pues los suenos y resultados son muy similares yo queria ser agronomo y nada de eso pero soy bien aventurero como tu y me gusta andar solo sea en moto o en carro creo q se resuelve mejor soy paisa y vivo en Estados Unidos espero algun dia poder conocerte y recibir algunos consejos como ser mejor aventurero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>