¿Qué sería de la vida sin música?

Siguiendo de cerca como periodista musical el circuito de los músicos independientes de Medellín y Colombia, de estar cerca también de los conciertos realizados en la ciudad y de las bandas que están proponiendo nuevas estéticas auditivas; veo una clara evolución con respecto al trabajo de los músicos y de la escena musical así, otros digan que no, que todo va de cabezas. Llego a este cuestionamiento, precisamente por la lectura de un documento sobre la vida de los afganos en la que básicamente cuentan la historia de la abolición de la música en la cultura afgana por parte de dos eruditos islámicos.

Estas manifestaciones de exclusión las hemos visto reflejadas en la historia en muchas oportunidades desde la música negra con el blues y el jazz al ser sonidos exclusivamente para la raza negra, la mismísima salsa con el recelo de los cubanos por sus composiciones y arreglos, hasta el ámbito religioso que se remonta a la época del genialísimo Mozart cuando quien reproduciera o transcribiera la obra “Miserere” utilizada en la capilla Sixtina los miércoles y viernes de la Semana Santa quedaba bajo pena de excomunión y para no irnos muy lejos, con los estigmas por el rock y las músicas urbanas en la sociedad actual.

También un referente importante dentro de la censura de la música en Suramérica es precisamente Argentina, donde la censura de la música popular y sobretodo del lunfardo que era catalogado como la jerga de los delincuentes, se evidenció como una forma más para protestar por la libertad de expresión.

Con la guerra de Malvinas nació una de las etapas más oscuras de la historia argentina y a la vez, una de las más brillantes del rock nacional, debido al reflotamiento del mismo por parte de los medios de comunicación y al cierre del mercado musical, lo que creó que las producciones nacionales fueran valoradas como tal. La Guerra de las Malvinas fue en cierta manera la que potenció lo que conocemos hoy como Rock Argentino, el grandísimo Rock Argentino que es influencia directa para muchos países latinoamericanos con respecto a la música.

Por eso no vamos de cabeza, porque hablando de Medellín y del movimiento musical que se vive en la ciudad, podemos destacar la gran producción de videoclips de bandas musicales, la consolidación de festivales independientes, el surgimiento de nuevos e interesantes géneros y también la materialización del trabajo de los músicos a través de buenas producciones discográficas. Eso no es poco.

Medellín sin duda, según los antecedentes antes mencionados, se está convirtiendo paso a paso, lentamente y aprendiendo de su propia experiencia, en una ciudad propositiva, plurigenérica y representativa en cuanto a la música, pero la censura musical en la ciudad al parecer, va por otro lado, ¿cómo tolerar actos de violencia contra los músicos?¿Cómo tolerar la muerte de varios jóvenes raperos de la Comuna 13 –Yhiel, Colacho, Marcelo Pimienta, Medina, El Gordo-, o la muerte de Rasta, líder del rap en Medellín desde hace más de una década o la muerte de El Pollo Músico de la agrupación de Techno (Automático) de la Zona Noroccidental, o de dos guitarristas representativos de la escena metalera de la ciudad– Monsa y Néstor-, o simplemente el acto bochornoso del Altavoz clasificatorio de Hip Hop de hace algunas ediciones cuando bajaron a un grupo a punta de botellas plásticas porque simplemente no les gusta la música?

Pensemos un poco en estas situaciones, la música no puede hacer parte de la violencia de esta ciudad. Porque, ¿Qué seria de la vida sin música?…

3 comments

  1. Pablo Villegas   •  

    Pero a mi me surge una pregunta. ¿a ellos los matan por hacer música? porque en este conflicto muere gente de todas las profesiones pero no precisamente por ejercer la profesión. Ahí hay una gran diferencia. Si yo soy músico pero cruzo una frontera de un barrio y me matan no me matan por músico sino por la lógica de la guerra. Pienso que acá en la ciudad está pasando es eso, así como caen niños, caen taxistas, caen profesores, también los músicos hacen parte de la vida de las ciudades.

    Retomo la pregunta, ¿los están matando por ser músicos?

    • elfanfatal elfanfatal   •     Autor

      Si Pablo, es un panorama generalizado de la violencia que está padeciendo la ciudad, y que está padeciendo la juventud. Tienes razón, la muerte es un proceso natural de la vida, lastimosamente que en este país, la muerte natural son los asesinatos. Acá hay un panorama también de esas muertes que han callado varias voces, en el rock, en el hip hop, no es una ni dos, son varias y eso es loq ue preocupa, serpa censura? bien sabes lo que dicen las letras del hip hop o del rock, y lo tezo es en que lugares se canta, que historias cuenta. Estamos hablando del sentido de la vida misma, no queremos más cifras generalizadoras!

      Un abrazo Pablo y gracias por pasar por acá y estar siempre tan atento!

  2. Davodka   •  

    Buen analisis con interrogante al final. No es solo la censura del “comerciante”, de los gobiernos o del que desconoce de musica; es tambien la que viene de nosotros mismos, de satanizar y no escuchar.
    y para contestarla pregunta del final: De la vida sin musica nada. Todos los dias escucho de 3 a 5 horas de musica y si no lo hago, me enfermo, no camino, no vivo.

    y si nos quitan la musica, ella seguira sonando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>