Colombia y Argentina en el Festival Internacional de las Artes – Costa Rica 2017

 

FIA9

Recibí la especial invitación de parte del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica, para vivir el Festival Internacional de las Artes, un certamen del que había escuchado unos años atrás y que ahora se posiciona como uno de los referentes de la cultura en Iberoamérica, por su capacidad y por la inclusión de diferentes manifestaciones del arte en once días de programación artística en toda la ciudad, desde música, danza, cuentería, hasta teatro, cine y artes circenses.

La programación se hace tan extensa día a día que hay que tomar buenas decisiones para no perderse las joyas musicales y artísticas que ofrece el festival, así que a mi llegada, eso fue lo primero, y por supuesto en mis elecciones estaba “Labio de Liebre”, la comentada y aplaudida obra del Teatro Petra, en la dirección de Fabio Rubiano; estaba la obra musical “Desandando el Camino” de Gustavo Santaolalla; y el baile frenético y sabrosón de Carmelo Torres con “La cumbia en acordeón de los Montes de María”.

Labio de Liebre – Teatro Petra

 

labio-de-liebre-1_0

Nunca pensé llegar a verla. Tuve la oportunidad en Medellín, y por los asares del destino no pude estar en el teatro aunque tuviera las boletas en mi mano. No soy un amante del teatro y se lo dije al mismo Rubiano tres horas antes de la función en el hotel, él solo dijo “No te la pierdas…te espero”. Allá estuve y desde el primer parpadear fue alucinante. Los colores, las luces, los fotogramas de Rubiano sentado en el sofá se quedaron en mi memoria.  Los trajes, el sonido y las reacciones disímiles de los Ticos en el Teatro Melico Salazar en el centro de Costa Rica. Es tan sutil y divertida que hace llorar del dolor. Esa es la capacidad de dirección de Rubiano, nos habla del conflicto colombiano de una manera tan cruda que hasta nos da risa, con lágrimas de dolor. Aún no lo puedo explicar. En las sillas de atrás, unos jovencitos de colegio no pararon de reír, mientras yo, conociendo el contexto de violencia de mi país, me revolcaba por dentro en la cabeza y en el corazón.

Al final, un aplauso de casi 4 minutos y ellos, haciendo una venia necesaria para todas las víctimas de la violencia en Colombia. Salí sorprendido, tocado y con ganas de más teatro.

Desandando el Camino – Gustavo Santaolalla

 

noticia405

La trayectoria de Gustavo Santaolalla no tiene dudas. Siempre preferí al productor que al músico, pero luego de la presentación de esta obra mi percepción cambia y me doy cuenta de la majestuosidad compositiva de este personaje. Hizo un recorrido musical por su agrupación de adolescencia “Arco iris”, banda importante en esa fundación del rock nacional argentino; también por sus canciones para cine, e incluso, los sonidos de Bajo Fondo Tango Club. Cinco músicos en escena y una voz limpia, aguda, potente que nos llevó por la música desde los años 60 hasta ahora. Las atmosferas, lo orgánico de sus instrumentos, los silencios y el uso adecuado del sonido, hicieron que esta presentación emocionara y se convirtiera más que en un concierto, en una experiencia de vida.

Más de dos horas de concierto, hicieron que Santaolalla fuera tan íntimo que el teatro era suyo, no solo con aplausos y miradas, sino con 1.080 corazones en la misma vibración: su música.

 

La cumbia en acordeón de los Montes de María – Carmelo Torres

 

19807346_10154797242827194_779438889_o

Nunca me sentí tan colombiano como la noche de Carmelo Torres en el Festival Internacional de las Artes de Costa Rica. Carmelo hizo un paseo sonoro por las cumbias sabaneras de acordeón, y en su timidez escondido en un acordeón virtuoso lleno de historias y paisajes, nos presentó la banda sonora de la tradición colombiana. La plaza de la Democracia en el centro de San José estaba a reventar de un público tan diverso como la misma música en estos días de Festival, y eso es lo que me impresionó en mayor medida, ver a chicos, jóvenes, y abuelos bailar de esa manera pintoresca en la que bailan la cumbia en Costa Rica, y todo porque estaba la interpretación de Carmelo en el escenario.

Carmelo se despidió de Costa Rica alzando el sombrero vueltiao, pero la gente no lo dejaba ir. Se despidió tres veces entre aplausos y bailes. Todo el mundo gritaba ¡Viva Colombia! y él, con una sonrisa diagonal, achinaba los ojos y los abrazaba con el acordeón en el corazón.

___

La programación en este fantástico Festival continua por una semana más, así que acá encontrarán historias que vivo en territorio Tico por estos días. Mucha música, mucho teatro y la representación de colombianos en las artes del mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>